Por una alimentación sana, segura y soberana

Tenemos el deber de dar la pelea por la garantía de derechos y la vida de las personas.

 

Esteban Martín Piaggio

 

Como equipo de gobierno municipal hemos puesto mucho trabajo, esfuerzo y convicción en el proceso previo para llegar hasta este momento del lanzamiento del PASSS (Plan de Alimentación Sana, Segura y Soberana). Lo logramos gracias al empeño de un numeroso grupo de técnicos y profesionales y sobre todo el apoyo de toda la comunidad, de gente que tiene experiencia en la temática y en las luchas por restablecer y garantizar derechos a las personas.

El planeta y el ser humano viven en una constante crisis, que en la actualidad podría definirse como una crisis civilizatoria, que no es sólo económica ni financiera, sino que hay una enorme falencia en el modo de vida que se ha adoptado en general.

 

Te puede interesar: La Mesa de Enlace: “La prohibición del glifosato muestra la incapacidad del Estado para controlar”

 

Nuestro pueblo supo levantarse ante diversas luchas para garantizar los derechos a la vida y un ambiente sano. Como sociedad aprendimos a evidenciar de forma categórica y fidedigna que ese modelo, ese ritmo y ese estilo de vida que hemos optado seguir, se rige por otros valores y que atenta contra nuestros propios derechos sobre todo en ciudades, provincias y países como el nuestro, en los que el modelo de agricultura del tipo industrial, rentístico, solo busca ganar más dinero a costa de todo y de todos. Los pueblos que más territorio tenemos, sufrimos  consecuencias más directas, ya que hemos sido los que más hemos perdido montes nativos, somos quienes tenemos las superficies de monocultivo extensivo más grandes, con el impacto directo de la pérdida de riqueza de nuestros suelos, y además por ubicarnos en Entre Ríos, vemos las consecuencias lamentables sobre los cursos y dinámicas de nuestros ríos.

En la primera mitad del siglo XX el río tenía una o dos crecidas, ahora llega a tener dos o tres levantadas por año, vemos a diario un sinfín de consecuencias como esta, de este modelo que no sólo golpea la salud del ecosistema, sino también impacta en la salud del ser humano, porque nos estamos enfermando cada vez más, porque  todo el trabajo que hacemos en materia de  salud empieza a quedar corto, porque el impacto es cada vez mayor, y las enfermedades en términos genéricos, no solamente las oncológicas, empiezan a predominar en proporción directa a la intensidad de este modelo de vida.

Somos un pueblo que ha sabido organizarse y luchar contra las papeleras, formando una generación de vecinos comprometida con el ambiente, construimos un nivel de consciencia muy importante y es esa misma y furiosa energía y esos valores los que hoy nos invitan a rediscutir cómo queremos vivir y sobre todo con la responsabilidad de hacerlo en el marco y en el terreno de los derechos, entonces así, poder pensarlo hacia el futuro, poder pensarlo en función de nuestros hijos.

 

Te puede interesar: El Municipio cosechó 25 mil kilos de verdura sin usar agroquímicos

 

Por todo esto es en Gualeguaychú que se ha nucleado muchísima gente que trabaja en estos temas, absorbiendo la energía de un pueblo que ha sabido decir basta y en base a esta declaración de principios empieza a buscar algunas herramientas para discutir con dignidad, con total ética y moral, ante un sistema que nos ha pasado por encima, transformándonos a todos en sus víctimas, en las víctimas de la implementación de un modelo que pareciera que no nos dejó chances, que metió todo en la lógica de mercado, de la cual no podríamos salir, y que nos obligó a hacer durante más de 20 años acciones para poder mejorarlo, para poder extraer más, para cada vez poder ganar más dinero y en el medio vimos y vivimos el éxodo del campo, la pérdida de fuentes de trabajo, nos enfermamos y nuestro suelo perdió vida, este modelo nos dejó solamente la carroña, quedando así, cada vez más manifiesta, la enfermedad, la contaminación.

Como gobierno tenemos el enorme deseo de andar juntos este camino buscando en el consenso y el diálogo la perspectiva de un futuro distinto, de un cambio de paradigma, entendiendo que no lo lograremos de un día para el otro, y si con la firmeza de hacernos eco de lo que le pasa a nuestras sociedades, para que podamos decidir en qué ciudad, en qué pueblo, en qué provincia o en qué país queremos vivir, como una proposición, transitándolo con mucho amor, energía y pasión, y fundamentalmente con el anhelo de que otro mundo es posible siempre, siendo este el motor de nuestras luchas.

En lo práctico el PASSS es trabajar, trabajar y trabajar, en la búsqueda e implementación de nuevas herramientas, en la búsqueda de otros modelos, en la implementación de nuevas tecnologías, que permitan un renacer de nuestros vínculos con la tierra, que nos de trabajo y que Gualeguaychú produzca sus alimentos decidiendo así, como comunidad, qué ponemos en nuestras mesas. Es una invitación a continuar los pasos que hemos dado con las luchas de tantos años y han generado cohesión y conciencia que permiten que hoy podamos estar hablando de este tema y que nuestra ciudad  se convierta en un faro a nivel nacional, que se anima a hablar de estos temas, encarados con honestidad, prudencia y especialmente andaremos un camino que requiere la energía de toda una sociedad, que requiere de todas las religiones, de todos los partidos políticos, de todos los sectores de una comunidad y que fundamentalmente no es en contra de nadie, sino que al contrario, es a favor de todas nuestras familias, nuestros niños y lo vamos a hacer convencidos de que se puede, porque además hay esfuerzo de muchísimas personas que vienen trabajando en el diseño e implementación del plan.

Esta propuesta está en sintonía con otras cosas que nos pasan. Son muchos los desafíos que tenemos por delante, somos una sociedad que se ve interpelada por el modo de vida en el que todos hemos estado inmersos, viviendo en una vorágine y que quizá abordar estas cuestiones nos permita buscar una salida. Gualeguaychú ha decidido con mucha fuerza, basada en la potente energía de toda nuestra comunidad, que pide por tener más salud para nosotros, para nuestros niños, una comunidad que pide por proteger el ambiente, una comunidad que hace muchos años supo organizarse para tirar para adelante, para pensar en un pueblo a 30, 40 ó 50 años, un pueblo que ha sabido defender que nuestros ríos no estén contaminados, que ha sabido pelear para que el aire esté libre de contaminación y que con esa dignidad ha dicho que no a los venenos.

Ojalá que podamos lograrlo y que fundamentalmente entre todos seamos los creadores de una alimentación, sana, segura y soberana.

*Presidente Municipal

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.