¿Quiénes son los familiares de ministros que tendrán que dejar sus cargos?

gabinete ultimo+

El hermano de Marcos Peña, la esposa de Rogelio Frigerio y tres familiares directos de Jorge Triaca son algunos de los funcionarios que tendrán que renunciar.

Andrés Peña, hermano del jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, deberá renunciar a su cargo de Subsecretario de Desarrollo Institucional Productivo de la Secretaría de Industria.

Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo, Jorge Triaca -que no estuvo en el anuncio-, tendrá que renunciar a su cargo como directora del Banco Nación. También Lorena Triaca, otra hermana, hoy directora de Asuntos Externos de la Agencia Nacional de Inversiones.

Andrés Peña, hermano del jefe de Gabinete

Andrés Peña, hermano del jefe de Gabinete

La esposa del titular de la cartera laboral, María Cecilia Loccisano, es subsecretaria de Coordinación Administrativa en Salud. Si bien está en el cargo hace 10 años, fuentes oficiales confirmaron a Infobae que dejará su cargo.

Victoria Costoya, esposa del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, deberá dejar su puesto como directora de Financiamiento Internacional y Cooperación Internacional del Ministerio de Desarrollo Social.  También debería abandonar su lugar como director de YPF Octavio Frigerio, padre del ministro.

Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo

Mariana Triaca, hermana del ministro de Trabajo

Matías Agustín Santos, hijo del ministro de Turismo, Gustavo Santos, tendrá que abandonar la Jefatura de Gabinete de ese Ministerio. Y Rodrigo de Loredo, yerno del actual ministro de Defensa (ex de Comunicaciones), Oscar Aguad, tendrá que abandonar su lugar como presidente del ARSAT.

Francisco Langieri, hijo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es otro de los que tendrá que renunciar a su cargo como asesor de la Secretaría País Digital, dependiente del Ministerio de Modernización.

Rogelio Frigerio junto a su esposa, Victoria Costoya

Rogelio Frigerio junto a su esposa, Victoria Costoya

En cambio, zafó María Carla Piccolomini, esposa del ministro de Modernización, Andrés Ibarra, que era directora de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina (RTA). Desde el 10 de diciembre de 2017 es diputada nacional.

María Pía Monkes Calcaterra, sobrina segunda de Mauricio Macri, jefa de Recursos Humanos de la Unidad de Información Financiera (UIF), tampoco debería renunciar, porque el decreto que se conocerá en breve, en esta misma semana, alcanzaría a primer y segundo grado de cosanguineidad, es decir, no llegaría a la hija del primo Angelo Calcaterra.

Y, por ahora, tampoco tendrán que dejar sus puestos Enrique Pinedo, hermano del vicepresidente 1° de la Cámara de Senadores, Federico Pinedo, ni María Alejandra Illia, prima de  Gabriela Michetti, que era empleada del Senado y ascendió dos categorías para trabajar junto a la vicepresidente. Es que el decreto solo involucra a los familiares de ministros del gobierno nacional, no alcanza –todavía- al Congreso de la Nación, donde cualquier tipo de medida en este sentido debe acordarse con los bloques de la oposición.

Aunque hay que esperar el decreto para tener precisiones, el impedimento involucraría solamente a familiares de ministros, en primer y segundo grado de cosanguineidad, y los funcionarios no recibirán en ningún caso indemnizaciones, ya que se trata de cargos políticos. En los casos de funcionarios que son familiares de ministros, pero son planta permanente o tienen sus cargos previamente al inicio de Cambiemos, no estarían obligados a apartarse.

La medida sorprendió entre muchos funcionarios, que no esperaban que el Presidente anuncie una medida altamente valorada por la opinión pública y también por varios funcionarios. “El nepotismo estaba a full y en todos lados había parientes de, así que yo creo que es una gran medida”, dijo un dirigente que milita en el PRO hace muchos años, y cree que esto le va a permitir pedir medidas similares en los gobiernos provinciales.

Desde Presidencia, se aseguró que “se viene discutiendo una medida así desde antes del episodio de la empleada de Triaca”, aunque internamente no había trascendido. Claramente, se trata de una respuesta a la andanada de críticas que recibió ese episodio que fue definido como “un error” por parte del Gobierno. Y demuestra que no está en los planes pedirle la renuncia.

Tampoco se sabe de cuántos funcionarios-familiares se está hablando. Según Infobae, cuando preguntó con insistencia solo obtuvo como respuesta que “quizás Jefatura de Gabinete lo tenga”, aunque ahí dijeron nada más que “muchos no deben ser”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.