Dirigente llama a construir una oposición con consenso

El flamante presidente del Comité Departamental del radicalismo, Ricardo Rodríguez, realizó un balance de su partido y de la situación del país.o


 

 

 

Ricardo Rodríguez consideró que el 2008 “ha sido sin dudas atípico, no colmó las expectativas que en sus comienzos había generado, fundamentalmente en lo que tiene que ver con mejorar la calidad institucional, el diálogo con las fuerzas de oposición, la distribución de los ingresos y la reforma política. También una mayor apertura al mundo, la creación de condiciones para generar inversión y fortalecer la economía con que terminó el 2007; todas cuestiones que fueron enunciadas en la campaña pero no se han concretado”.

Acotó: “si bien debemos reconocer que este gobierno en sus comienzos careció de ese plazo de gracia que tiene todo nuevo gobierno, con la gravedad de ser un continuismo aferrado al poder y no una continuidad como proyecto de Estado.

Sufrió desde el inicio numerosos inconvenientes que complicaron el normal desarrollo de la gestión, comenzando desde las sospechas de los fondos de campaña. Se le sumó la falta de transparencia del INDEC lo que provocó la polémica sobre los índices de inflación generando desconfianza en la sociedad. Posteriormente el conflicto con el campo lo que trajo aparejado la renuncia del Ministro de Economía Lousteau, el desenlace de la resolución 125 que acarreó un problema institucional con Julio Cobos.

Si a esto le sumamos algunos proyectos cuestionados como el blanqueo de capitales, el flagelo del narcotráfico y la crisis internacional, es indudable que el año pasado no ha sido el mejor para llevar a cabo con tranquilidad un plan de gobierno”.

-¿Se puede revertir esta situación?

No es tema fácil para el gobierno que afrontó la mayor conflictividad en la ruta de los últimos 25 años, siendo una de las causas más importantes la crisis política con el campo; además tuvo que soportar el regreso de los cacerolazos rememorando el 2001 y que hoy solo cuenta con un 29% de imagen política cuando hace tan solo 12 meses ese índice trepaba al 56%.

Es una situación complicada, hoy los liderazgo políticos son sumamente importantes y más en un sistema presidencialista como el nuestro; la desmesurada exposición del ex presidente Kirchner sin dudas no ayuda a fortalecer la figura de la presidenta lo cual sería necesario para aumentar la credibilidad y la confianza en la actual gestión.

-¿Rescata algo positivo de este gobierno?

Creo que sí, hay algunos puntos a destacar; en primer lugar es importante que el Gobierno haya tomado conocimiento de la crisis que antes negaba. A partir de asumir la crisis se han implementado esta batería de medidas en las que se puede estar de acuerdo o no pero en definitiva son intentos para salir de estos momentos críticos y reencaminar la situación.

En tanto, el también presidente del Ateneo Gualeguaychú, consideró que el 2008 marcó un antes y un después en lo que respecta al poder legislativo y al poder judicial. El Congreso Nacional revertió su imagen a partir de la Resolución 125. Fue la propia presidenta la que confió en que su Parlamento era la mejor y única vía para superar la crisis del momento. Hasta esos momentos el Congreso solo oficiaba como una escribanía aprobando los proyectos en la mayoría de los casos a libro cerrado.

 

2009, año difícil

Para Rodríguez, el 2009 “según los pronósticos de economistas y sociólogos será un año difícil, el país no está en su mejor momento, la crisis afectará. Tengamos en cuenta que es un año electoral, no será fácil para el oficialismo mantener su poder político en esta situación. Por momentos, como estrategia, trata de recuperar los sectores medios pero no deberá descuidar su electorado tradicional y en este terreno es donde justamente la inflación, el desempleo y la desnutrición pegan más fuerte”.

Frente a ese panorama, la clase política “deberá actuar con suma responsabilidad para que entre todos podamos salir adelante logrando los consensos necesarios a través del diálogo, dejando de lado las diferencias y teniendo como objetivo fundamental construir un república para todos”.

-¿Qué rol debe ocupar la oposición en estos tiempos difíciles?

Creo que la UCR debe recuperar la identidad de un partido y contar con una buena estructura para ser una alternativa válidad. No debemos caer en la denuncia como único argumento que solo sirve para tapa de los diarios.

La fragmentación y debilidad de los partidos políticos y la falta de oposición articulada, condicionan la posibilidad de mejorar la institucionalidad y la practica democrática.

Como oposición no podemos estar solo en la búsqueda electoral sino encontrar alternativas para solucionar los problemas de la sociedad; es indudable que hay tiempo para la protesta y para la propuesta, hoy creemos que es momento del diálogo y los consensos.

-¿Cómo se logra?

La oposición no debe unirse para hacer anti kichnerismo sino para realizar proyectos y propuestas, y articular acciones para poner limites al abuso del poder. En la actualidad existe un predominio del oficialismo y una marcada debilidad de la oposición.

Existía una hegemonía del Ejecutivo sobre la debilidad del parlamento y fueron justamente los acuerdos entre los bloques de lo oposición los que permitieron revertir esta situación, debemos tomar este ejemplo como válido.

Es necesario forjar una oposición como estructura política, con acuerdos de base que permitan perdurar en el tiempo; no debemos confundir oposición con intolerancia, el desafío es construir un proyecto de Nación. Hace cien años, cuando se celebraba el centenario, había un proyecto de nación, hoy en vísperas del vice centenario no lo tenemos, tenemos que revertirlo.

Informe Rubén Skubij

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.