Robaron un ecógrafo del Hospital: apuntan a una banda delictiva

Hospital Centenario 1

Se llevaron un equipo valuado en 7.500 dólares por la puerta del frente, sin que nadie lo notara y ante la vista de la seguridad privada. Investigan la relación con lo sucedido en Concordia y Colón, donde actuaron tres hombres y dos mujeres.

¿Existe un mercado negro para este tipo de robos? Es la pregunta que muchos se hacen, porque no es común que se lleven un equipo de estas características, que solo sirve para que lo manipule un especialista. Evidentemente hay un mercado negro para todo, incluso para un ecógrafo de 7.500 dólares.

El hurto se produjo entre las 13 del martes y las primeras horas del miércoles, pero fue recién por la mañana cuando se constató su faltante del Servicio de Rayos y Diagnósticos por Imágenes. Se trata de un ecógrafo portátil marca Mindray DP-100, adquirido en 2013, con monitor LED de unas 12 pulgadas y angulación de 30 grados. Su peso es superior a los 5 kilos, pero por sus características no resultó difícil al o los delincuentes desconectarlo y llevárselo.

Cuando se constató la faltante de este aparato, alrededor de las 7, desde el Hospital Centenario se decidió manejar la información con mucha reserva, pero cuando los medios tomaron conocimiento del caso poco antes del mediodía, no hubo otra alternativa que confirmar el hurto y dar a conocer algunos pormenores.

El representante legal del Hospital Centenario, Juan Ignacio López, realizó la denuncia y en paralelo la dirección del nosocomio inició un sumario interno para determinar responsabilidades. Si bien la hipótesis principal es que la sustracción del costoso aparato sucedió durante la noche, la policía secuestró las cámaras de seguridad del lugar y ayer por la tarde analizaba las imágenes. Se trata de cuatro cámaras con 12 horas de filmación cada una.

 

Una banda delictiva

Una de las hipótesis que siguen los investigadores es la intervención de una supuesta banda que días atrás cometió delitos similares en Concordia y Colón. El sábado por la mañana ingresaron al Sanatorio Garat  y se llevaron cinco transductores ecográficos – marca Toshiba – que son únicos en la provincia y están valuado entre 40 y 50 mil dólares. De allí fueron a una clínica óptica y robaron un paquímetro corneal ultrasónico, valuado en 25 mil dólares. La Policía concordiense está segura que en ambos casos se trata de la misma banda de delincuentes, que estaría integrada por tres hombres y dos mujeres. El mismo sábado que actuaron en Concordia, pero después del mediodía, los delincuentes robaron equipamiento de un centro médico privado en Colón.

El médico Joel Benech, uno de los profesionales concordienses que fueron víctimas, contó que la banda está integrada por cinco personas, que haciéndose pasar por pacientes distrajeron al personal de atención al público del Servicio de Diagnóstico por Imágenes (identificado con las siglas SEDIM), lo que fue aprovechado por “una persona que ingresó con un bolso al consultorio, que estaba cerrado pero sin llave, y sustrajo los transductores del ecógrafo”.

Opinó en declaraciones a Diario Río Uruguay que el mercado donde pueden comercializar estos aparatos “es muy reducido”, haciendo mención a que “yo creo que lo deben vender afuera, en ciudades de Paraguay o Uruguay”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.