Se complicó la salud de la beba que recibió el hígado de su futuro tío adoptivo

jennifer.jpg WEB

Jennifer fue trasplantada a fines de febrero, pero por una perforación intestinal debió ingresar ayer nuevamente al quirófano. “Las próximas 72 horas son críticas”, informó la madre.

Jennifer Agustina, la beba de un año y medio que pudo recibir parte del hígado de su futuro tío adoptivo, sufrió una complicación durante su recuperación y ayer debió ingresar nuevamente al quirófano, esta vez por una perforación intestinal que puso en serio riesgo su salud.

“Las próximas 72 horas son críticas; afortunadamente en este momento se encuentra estable”, informó a ElDía la mamá de la nena, Nadia Maldonado, quién no se aparta de al lado de la beba, internada en el Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez de Buenos Aires, y reza en todo momento por la recuperación de su hija.

 

Te puede interesar: Autorizan a un entrerriano a donar parte de su hígado a su futura sobrina adoptiva

 

El ansiado trasplante pudo ser realizado el 28 de febrero último, hace poquito más de una semana atrás. Luego de la cirugía, Jennifer salió del quirófano sin problemas y comenzó en terapia intensiva la etapa de recuperación. Sin embargo, a comienzo de esta semana comenzó a mostrar síntomas de desmejoría y cuando los médicos detectaron la perforación intestinal decidieron volver a operar a la beba.

“Cuando abrieron, los médicos pudieron ver que el hígado nuevo estaba y que no habia señales de rechazo del órgano”, relató la madre, quien afirmó que el hermano de su marido, el donante en vida, ya fue dado de alta y que continúa con su recuperación de manera ambulatoria.

La historia de Jennifer se conoció a mediados de enero ElDía informó que el Juzgado de Villa Paranacito a cargo del juez Agustín Weimberg autorizó a una persona a donar en vida parte de su hígado a una beba que su hermano quiere adoptar, lo que conformó uno de los primeros casos en el país donde alguien vivo dona un órgano a una persona no consanguínea y que aún –judicialmente hablando– tampoco tiene un parentesco adoptivo.

Juan Miguel Gorosito y Nadia Maldonado, una pareja de Ceibas, tienen a Jennifer desde el día que nació, cuando su madre la abandonó. Al poco tiempo, la nena fue diagnosticada con atresia de vía biliar extrahepática, y la única salvación era un trasplante de hígado.

Gorosito y Maldonado esperan aún que salga la adopción y con los pocos recursos que tienen intentan acompañar a su hija en esta lucha: “Todo se complica, pero yo de acá no me muevo, y el papá todas las noches duerme afuera del Hospital, a la intemperie. Cada mamá tiene una cama adentro, pero es un sólo lugar por paciente. La salud de Jennifer es nuestra prioridad, y nosotros de acá no nos movemos”, reveló.

El papá de Jennifer hasta hace un tiempo trabajaba en una empresa constructora encargada del arreglo de los caminos de Villa Paranacito y demás localidades del Departamento de Islas, pero ahora está desempleado: “Toda su vida trabajó y sabe que tiene que conseguir empleo, pero su cabeza y su corazón están acá, con Jennifer, y esta situación hace que no pueda comprometerse”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.