“Se confió” y le robaron la balanza y la fiambrera

despensa

La Policía tocó la puerta de la casa de Néstor Ross en la madrugada y le dio una fea noticia. Delincuentes habían entrado a su despensa en Del Valle y Chacabuco. Se alumbraron con velas y cargaron dos máquinas indispensables para el negocio.

Ross tiene su comercio en Del Valle y Chacabuco desde hace 15 años y esta es la primera vez que sufre un robo de estas características, a pesar de que en otras dos ocasiones rompieron los vidrios del local con intenciones de ingresar.

“A la madrugada apareció la gente de Investigaciones en mi casa para decirme que el negocio estaba abierto”, relató a ElDía el comerciante de 47 años, que apenas llegó a la despensa notó que le habían sustraído la balanza, la cortadora de fiambre y la mercadería que estaba a la vista fácil de llevarse.

Los delincuentes forzaron la puerta de aluminio e ingresaron, y una vez adentro se alumbraron con velas. El local cuenta con rejas para la puerta, pero cuando Ross cerró la despensa por la noche no las colocó. “Me confié, nunca pensé que iban a entrar en una avenida tan transitada”, manifestó con cierta indignación.

El sábado por la tarde asaltaron una agencia de quiniela ubicada a solo cinco pasos de la despensa de Ross. Un joven se bajó de una moto y con un arma amenazó a la mujer de 57 años que atendía el comercio. En cuestión de segundos se llevó dos mil pesos que había en la caja registradora y huyó con el cómplice que lo esperaba en la calle.

Tanto Ross como el propietario de la agencia de quiniela coinciden en la falta de seguridad en la zona, en donde la delincuencia se ha visto beneficiada por la falta de iluminación en la esquina donde está ubicada la despensa.

A pesar de todo, Ross pudo comprar nuevamente una balanza para “seguir trabajando”, pero aún le resta conseguir una cortadora de fiambre, que en el mercado tiene un valor de 10 mil pesos.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.