El Sol emite otra fortísima llamarada, la cuarta en menos de una semana

sol

Los astronautas que viven en la Estación Espacial Internacional (EEI) se vieron obligados a esconderse en el refugio habilitado en plataforma orbital ante el potentísimo impacto de una llamarada solar, ha asegurado el director del Instituto ruso de Física Nuclear Skobeltsyn (SINP), Mijail Panasiuk.

“Ayer domingo, a las 8 de la tarde, tuvo lugar una brusca variación de protones de una alta carga energética. A los astronautas de les dio la orden de alerta y se trasladaron al refugio en la EEI”, según Panasiuk.

El científico ruso aseguró que la medida de precaución no es baladí, ya que “una potente cascada de protones puede penetrar en la estructura de la Estación”. A pesar de que cuando ocurrió la llamarada la plataforma se encontraba expuesta a la estrella, la emisión de protones fue breve, por lo que no causó daños.

La prolongación o no de esta anómala actividad solar se prolonga durante más días determinará el lanzamiento de la nave tripulada Soyuz, previsto para el próximo miércoles. Si se prolongara, los responsables del proyecto son partidarios de aplazarla. De momento, las últimas eyecciones no han variado los preparativos del Centro de Control de Vuelos.

El Sol está inmerso en una frenética actividad últimamente. Este domingo emitía una nueva y fortísima llamarada que alcanzaba una intensidad de X8,3. Es la cuarta de considerables dimensiones en tan solo una semana.

La letra hace referencia al tipo de fulguración (las eyecciones de tipo X son las más potentes) y el número a la intensidad del fenómeno. Esto significa que una X2 es dos veces más intensa que una X1, y una X3 es tres veces más intensa. Y así sucesivamente.

El miércoles tuvieron lugar dos llamaradas solares de gran potencia. La segunda de ellas ha sido la más intensa que se ha registrado desde el inicio de este ciclo de actividad solar (se inició en diciembre de 2008) según indicó la NASA en un comunicado, con una intensidad de X9,3.

La llamarada más intensa del ciclo

La primera se detectó a las 11:10 h (hora peninsular española), con una intensidad de X2,2, y la otra, mucho más potente, a las 14:02 h. El satélite Solar Dynamics Observatory (SDO) de la NASA y otros instrumentos las captaron desde el espacio.

Según el Centro de Predicción de Meteorología Espacial (SWPC, por sus siglas en inglés), estas erupciones llamadas de “categoría X” perturbaron las comunicaciones de radio de alta frecuencia durante una hora en el lado de la Tierra situado frente al Sol y también las comunicaciones de baja frecuencia utilizadas en la navegación.

Alteración de las comunicaciones

Pueden llegar a alterar, también, el funcionamiento de los satélites de comunicación y el GPS, así como las redes de distribución eléctrica al alcanzar la atmósfera superior de la Tierra. Las dos erupciones se produjeron en una región activa del Sol donde ya había ocurrido una erupción de intensidad media el 4 de septiembre.

En teoría, el Sol está finalizando el ciclo solar actual (cada ciclo dura 11 años). Es cuando su actividad disminuye. Pero la historia y estos últimos ejemplos están demostrando que pueden surgir algunas de gran intensidad.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.