Tambores de guerra ¿tiempos apocalípticos?   

af

Para muchos observadores internacionales ya está en curso la Tercera Guerra mundial. La “madre de todas las bombas” que acaba de lanzar Estados Unidos en Afganistán confirmaría esa tesis.

En enero de este año un grupo de científicos dijeron que el mundo está más cerca de un desastre nuclear. Expresaron esta inquietud moviendo 30 segundos adelante el “Reloj del Juicio Final”.

Este simbólico reloj se creó hace 70 años, en 1947, dos años después del bombardeo atómico de Estados Unidos sobre Japón. Desde entonces viene marcando, a juicio de un grupo de científicos atómicos, la distancia de una catástrofe atómica.

En enero esos científicos adelantaron el minutero porque percibieron altamente probable una guerra, señalando que la civilización humana había entrado en una “hora oscura”.

Entre la evaluación de este grupo de expertos, que incluye a 19 Premios Nobel, figuraba la conducta belicista del nuevo presidente de Estados Unidos, quien a través de las redes sociales esgrimía un discurso patriotero que alardeaba del poder militar de su país.

“Estados Unidos debe fortalecer y expandir en gran medida su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en razón con respecto a las armas nucleares”, afirmó Trump en uno de esos mensajes.

Por estos días el presidente republicano, en su papel de comandante en jefe militar, decidió lanzar un ataque con mísiles contra Siria, involucrando a Estados Unidos de una manera más profunda en el complejo entramado del conflicto en Medio Oriente.

Lanzado en una cruzada contra el islamismo radical, ordenó luego lanzar sobre Afganistán la “madre de todas las bombas”, conocida así por su radio de efecto, de 1.600 metros, el mayor de todos.

También conocida como GBU-43, se trata de la bomba no nuclear más potente del armamento estadounidense. Este misil carga una cantidad equivalente a 11 toneladas de explosivo.

Después de la Segunda Guerra mundial, las grandes potencias no han parado de fabricar armas y bombas. En todo este tiempo han desarrollado un arsenal bélico que sería capaz de volar en pedazos la tierra.

¿Será cierto que, a la luz de los últimos ataques norteamericanos y de la actividad terrorista desarrollada por el llamado Estado Islámico, el mundo se aproxima a su final?

Para los cristianos el Fin del Mundo precederá a la segunda venida de Cristo y al Juicio Final. Constituyen síndromes apocalípticos las guerras, las catástrofes cósmicas, el terror histórico, la desesperanza, el triunfo aparente del mal, entre otros.

“Cuando quiero conocer las últimas noticias leo el Apocalipsis”, decía el escritor católico León Bloy (1846-1917), haciendo alusión al último libro del Nuevo Testamento, cuya autoría se atribuye al apóstol Juan.

El Libro de las Revelaciones –como se llama en algunos círculos protestantes-, profetiza un período de gran tribulación para la humanidad, en el cual dominará el Anticristo (Satanás), que culminará en una gran batalla teológica (Armagedón), en que las fuerzas del Bien vencerán a las del Mal.

Luego acontecerá la segunda venida de Cristo, con lo cual empieza el período de mil años mencionado en el Apocalipsis, durante el cual los elegidos, los buenos, vivirán una eterna beatitud, tras un juicio en el que lo hombres serán juzgados por sus actos.

Eso marcará en cierto modo la restauración del Paraíso, ya que habrá abundancia de todo, como en el jardín del Edén, al tiempo que las enfermedades y las dolencias desaparecerán para siempre.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.