Trabajo freelance, el nuevo cuentapropismo

ComputadoraAparecen como la fuerza laboral emergente de de la época gracias al progreso tecnológico y están llamados a cambiar la naturaleza del trabajo. Se trata de los profesionales autónomos del siglo XXI.

Freelance es un término inglés, adoptado por las sociedades para describir a aquel trabajador por propia cuenta. Originariamente, en la época medieval, fue usado para describir a un mercenario.

“Free” equivale a independiente y “lance” significa lanza. Es decir, un caballero que no servía a ningún señor en concreto y cuyos servicios podían ser alquilados por cualquiera.

Para los economistas Nicolás Ajzenman y Eduardo Levy Yeyati, los trabajadores independientes (freelance) están dando la nota en el siglo XXI, expandiéndose por la Argentina y por todo el globo.

Ellos son la expresión palpable de cómo el progreso tecnológico, a partir de las plataformas digitales, no sólo sustituye empleos viejos y cambia el perfil de los nuevos.

“También modifica la naturaleza del trabajo en aspectos tan esenciales como el lugar, la hora y la regularidad de las tareas”, dicen los economistas. Es que los freelancers vienen a sustituir al trabajo en relación de dependencia marcado por convenio, todavía hoy dominante.

Aparecen como un fenómeno de conexión laboral en el que ni el Estado ni los gremios pueden intervenir, salvando el caso de los impuestos. Algo así como un nuevo hito en la historia del trabajo humano.

Internet, las nuevas tecnologías, los millennials, la conectividad, los smartphones, todo parece contribuir a la expansión del universo freelancer, que en Estados Unidos y Europa ya representan el 30% de la fuerza laboral.

En lo que va del siglo, la gran mayoría de los nuevos empleos creados fueron freelance, según informes del parlamente británico. Un estudio reciente de la consultora McKinsey, revela que no necesariamente por necesidad: el 70% elude el trabajo en relación de dependencia por elección.

Según la revista Forbes, se estima que para 2020 la mitad de la fuerza de trabajo norteamericana serán profesionales freelancers. Latinoamérica, en tanto, es una de las regiones donde más crece esta modalidad.

Se vienen desarrollando plataformas exclusivas para trabajadores independientes. Una de ellas es Freelancer.com, que acaba de abrir su primera oficina latinoamericana en Buenos Aires.

Estas plataformas online no sólo son una ayuda para quienes ofrecen sus servicios, sino también para las empresas debido a que gracias a este sitio pueden dar con la persona ideal para el trabajo que necesitan.

El trabajo de selección es el mundo entero. De esta manera, por ejemplo, una empresa de publicidad japonesa, puede contratar a un argentino, y una empresa local a cualquier extranjero.

El perfil de los registrados en Freelancer.com pertenece a personas de entre 20 y 30 años. No necesariamente son universitarios, sino jóvenes que suelen aprenderlo casi todo a través de cursos web o tutoriales de YouTube.

La programación, el diseño web, y la traducción de idiomas, son las habilidades estrella de los freelancers argentinos, quienes son muy demandados en el exterior por sus cualidades de innovación y creatividad.

Los economistas Ajzenman y Levy Yeyati consideran que estos nuevos “cuentapropistas del siglo XXI” reflejan una tendencia que se profundizará en el futuro.

Entre otras razones porque la conectividad facilita la separación física del productor y su espacio de trabajo y porque el empleo se desplaza de la manufactura a los servicios.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.