Una extraña enfermedad los unió y descubrieron que eran hermanos

HermanosFrancisco y Emanuel no se conocían. Ambos comparten una rara patología que es genética y, gracias a la rehabilitación en un centro especializado entrerriano, lograron reencontrarse.

Los hermanos fueron adoptados por familias distintas de Paraná, y nunca se conocieron, nunca se cruzaron en la calle. Pero la vida les dio una segunda oportunidad, la de reencontrarse en un centro especializado a causa de la patología genética que comparten.

Se trata de Francisco Ríos (28) y Emanuel Godoy (27), quienes padecen corea de Huntington, una grave y rara enfermedad neurológica, hereditaria y degenerativa. Ambos comenzaron a tratarse en el Centro Integral de Rehabilitación Neurológica de Entre Ríos (CIRNER) y allí descubrieron que eran hermanos de sangre.

La historia de los jóvenes

“Cuando llegué al Centro le comenté a mi mamá que había un chico que tenía mi misma patología y ella me dijo: `Debe ser tu hermano, seguro´. Ella empezó a investigar y dio con el papá de Emanuel, ahí se fusionaron las historias”, rememoró Francisco, quien es profesor de Educación Física y tiene un pos título en Discapacidad.

Emanuel, por su parte, comentó: “A mí me dijo mi papá y me puse muy contento. Ahora lo veo todos los días”.

Los jóvenes coinciden en los horarios de terapia y comparten su pasión por el fútbol, pero por equipos distintos. “Lo gasto porque yo soy de River y él es de Boca”, bromeó Francisco.

Cómo fue el reencuentro

“Francisco hace un año que comenzó con movimientos anormales en el cuerpo, así que decidió concurrir a un centro de rehabilitación para tratarse, porque creía que era mejor que sentarse a esperar el momento”, rememoró Gloria, quien junto a Alfredo, son los padres del corazón de Francisco, y ahora también de Emanuel.

“Llegó al centro y encontró con su hermano biológico. La vida los separó cuando era bebés, pero Dios los volvió a reunir y ahora tengo un segundo hijo”, animó la mujer. “Estamos peleándola y felices porque se han unido dos hermanos que no se conocían”, recalcó.

Familias unidas

“Fue muy raro porque viviendo en la misma ciudad nunca se encontraron en la calle, y vienen a hacerlo acá en un instituto, donde si no eran hermanos, eran parientes”, completó Soledad, hermana de Emanuel, quien además, sumó un tío nuevo para su hija Emilia.

Es que con el reencuentro de Francisco y Emanuel, también se conocieron las familias adoptivas. “Somos hijos del corazón y sabemos que podíamos tener más hermanos”, dijo la joven.

Sobre la enfermedad de Huntington

“Fue una coincidencia muy grande porque comparten la patología corea de Huntington que afecta a diez personas de cada 100 mil habitantes”, explicó el neurólogo Javier Rolles. “La enfermedad produce alteraciones en el movimiento, movimientos involuntarios y en el único momento en el que el paciente no los tiene, es cuando duerme”, agregó.

“Genera depresión o trastornos psiquiátricos, y para la rehabilitación, este reencuentro es una inyección de alegría; en la parte anímica les vendrá muy bien para enfrentar todo lo que les venga por delante”, arengó el especialista.

Fuente: ElOnce.com

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.