Una yegua chocó un auto y reavivó la polémica por la tracción a sangre

Carro 44

Fue ayer por la mañana en la intersección de Hernández  y Constitución. Una yegua asustada generó el impacto del carro que tiraba contra un Volkswagen Fox estacionado. El dueño del vehículo, un empleado fabril de 29 años, pide que el Estado municipal se haga cargo de los gastos.

Días atrás el bloque opositor de Cambiemos denunció la “mezquindad” y la “falta de voluntad política” de sus pares del Frente para la Victoria con respecto a tres proyectos que impulsan: el Consejo de Seguridad Ciudadana, la nueva regulación de los geriátricos de la ciudad y el programa de sustitución de la tracción animal.

En ese momento el oficialismo tuvo su versión para cada una de las tres iniciativas. Sobre la tracción a sangre, particularmente, argumentaron que el proceso de sustitución debe ser paulatino, que se deben convocar a otros actores sociales (ONGs, asociaciones, etc.) y que hace falta un “financiamiento importantísimo”.

“Necesitamos que el Estado municipal no sólo vaya y busque el caballo y lo cambie por una moto (proceso que ya se experimentó en Paraná). Necesitamos un Estado municipal que pueda abordar la realidad de la familia a la que se le va a cambiar; no podemos apurar los tiempos para sacar una ordenanza si no están dadas todas las condiciones financieras y técnicas para un proyecto de esa naturaleza”, sostuvo el concejal (FpV) Pablo Delmonte días atrás.

¿Quién se hace cargo del arreglo?

Fue el bloque de Cambiemos quien planteó en marzo del año pasado la problemática y lanzó algunas líneas de trabajo para ser abordadas, como la sustitución de caballos por motos. Lo hizo a través de la propuesta de “Asamblea Común para la Estrategia de Reemplazo de la Tracción a Sangre”, que considera la “sustitución voluntaria”, estimulando el trabajo en grupos pequeños y en forma gradual.

Ayer por la mañana, a pocos metros de la esquina de Hernández y Constitución, se produjo un accidente que vuelve a poner de manifiesto algunas de las consecuencias de circular en carros tirados por caballos.

Un joven de 23 años, que iba a bordo de un precario carro por Hernández, perdió el control del mismo y terminó incrustado en la parte delantera de un Volkswagen Fox que estaba estacionado. “La yegua se asustó”, explicó el chico que vive en el barrio Munilla y, hace un par de años, heredó de su padre el carro con el que junta cartonés, hace fletes y todo tipo de changas.

“Al menos se quedó, se podría haber ido”, reconoció Facundo Olivera (29), el dueño del auto chocado,  sobre el joven del carro. “Me llamó mi mujer, que tiene una despensa acá en la esquina, y me dijo que nos habían chocado el auto”, relató sobre el vehículo que con mucho esfuerzo compraron hace un año.

El carro impactó sobre el lateral derecho delantero del Volkswagen, ocasionando daños que demandarán una buena cantidad de miles de pesos. “El carro no está inscripto en ningún lado –esto fue constatado por el agente de Tránsito interviniente–, y los seguros no te cubren nada en estos casos. Por lo que me parece lógico que la Municipalidad, que abala la circulación de este tipo de vehículos en estas circunstancias, me dé una respuesta al respecto”, expresó a ElDía el damnificado.

En esta línea, Olivera solicitó a las autoridades a que “trabajen con el tema de la tracción a sangre” para evitar “el peligro que significa para terceros, ya que podría haber impactado contra una persona en vez de hacerlo contra mi auto” y “el maltrato que sufren muchos de los animales que son sometidos a este tipo de tareas”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.