Vecinos afectados por los robos denuncian, exigen por justicia y piden más seguridad

Tres vecinos de Gualeguaychú fueron objeto del accionar delictivo. Uno, en varias oportunidades, en su campo ubicado sobre ruta nacional 14. Reclaman seguridad y critican “la demora de la justicia”.

Rubén Skubij

Los robos en la ciudad y la zona se repiten, lamentablemente, situación que provoca perjuicios económicos y morales a las familias afectadas. Un vecino que ha recibido a “los desconocidos” en reiteradas oportunidades es Diego Fernández, propietario de un campo ubicado en el km 83 de ruta nacional 14.

“Entre robo y hacienda y otras cosas no se la cantidad de veces que me han robado, es incontable. Con la hacienda van como 6 ó 7, no recuerdo bien. El año pasado me carnearon 12 novillos, ahora me entraron hace unos días atrás”.

No obstante “no encontraron nada, dio la casualidad que había sacado la hacienda de ese potrero; entonces ensillaron mis caballos, anduvieron corriendo para encerrar la hacienda de un vecino en mis instalaciones, como no pudieron los mataron a balas. Entraron por mi campo, cruzaron el alambrado del vecino, carnearon sus novillos y salieron por mi puerta, dejaron todo abierto, me robaron el candado y la cadena. Hicieron buen negocio”.

Fernández sostuvo que “no se puede tener absolutamente nada, ni siquiera esperanzas. Al menos una esperanza de que haya seguridad o justicia. Pagamos impuestos al santo botón porque el Estado no existe, esa es la realidad”.

Aclaró que su padecimiento “es similar al de mucha gente. Yo porque me las doy de gallito y salgo a gritar y no me callo. Y le digo a la policía que no creo en ellos y pongo las solicitadas y protesto. Pero hay muchísima gente que no se anima a eso y se la come en silencio, pero somos miles los damnificados”.

Consideró que “no falta gasoil o móviles, esto es un problema de inteligencia. Si todos sabemos dónde están los ladrones y quiénes son. En el tema abigeato no son muchos los ladrones, simplemente hay que seguirlos, agarrarlos con las manos en la masa y meterlos presos”.

-¿Qué propone Ud. para encontrar una solución?

Hay que hacer inteligencia, que miren la televisión, vean las películas cómo funciona la policía en el mundo, eso es lo que hay que hacer pero no se hace.

Pero, ojo, así como la policía no hace nada la justicia tampoco hace nada. En mi caso, la única denuncia que fue al juzgado sucedió cuando publiqué una solicitada. Del juzgado me llamaron a los 3 ó 4 meses para ver si ratificaba la denuncia, caratularon el expediente como hurto.  Entonces le pregunté a la chica que me atendió en el juzgado si ella pensaba que esos novillos que estaban vivitos y coleando por qué terminaron con los esqueletos, ¿eso no era daño?, eso es un robo y no hurto.

Como ciudadano merezco por lo menos que alguien: la policía o el juzgado o no se quien del Estado me llame y me diga: ‘mire señor estamos investigando, hemos hecho esto. Tenemos pistas’. No, absolutamente nada, silencio de radio.

Desmedro de la economía

El contador Fernández dijo que “esta situación va en desmedro de la economía, cuando la propiedad deja de ser inviolable estamos en un problema serio como sociedad. Y ese problema serio se traduce automáticamente en el tema económico porque se pierden las libertades. Y si se pierden las libertades se va a la pobreza indefectiblemente. No hay otro camino”.

La realidad de Gualeguaychú “se da en todo el país, sin estado nos conduce directamente a la pobreza y a la desintegración social. El camino que tenemos por delante es muy difícil”.      

Más perjudicados

Dos vecinos se comunicaron con elDía para relatar su dolor y enojo por la presencia de los delincuentes. Ángel Caballero fue víctima, el sábado 28 de abril, a las 14,30. “Violentaron una puerta trasera con algo para hacer palanca, se sospecha de un hierro con punta tipo barreta”, expresó.

Caballero manifestó que sabe quién ingresó a su vivienda. “Me robaron una TV de 32″, un reproductor de DVD, un teléfono celular, una maquina de afeitar eléctrica, $1000 en efectivo y otras pertenencias”. Dijo que a las 18 “cuando volví del partido de futsal en el polideportivo me encontré con la escena del ilícito, llamé a la policía y llegaron los de investigaciones, había huellas de sus manos por muchos lugares con grasa de auto”.

El vecino no se quedó quieto. “Empecé a investigar si alguien había visto o sentido algo, me dieron mas datos de lo que me imaginaba, una vez identificado el delincuente me dirigí a la comisaría 3º para denunciarlo como el autor del hecho”.

Aseguró que la justicia autorizó dos allanamientos el domingo 29 “con resultados negativos. Pero a las 18 del mismo día me llamaron para que vaya a reconocer un TV como el denunciado, era el mío”.

Otro caso se dio en un lavadero de autos ubicado en calle Cervantes, casi Primera Junta. Javier Barello informó que le llevaron todos los elementos de trabajo. “Ocurrió en la madrugada del 1 de mayo, a las 6 de la mañana llamaron a mi casa los chicos de la remisera que está al lado. A los 15 minutos estaba allí”.

-¿Cuál era la realidad de su comercio?

Habían arrancado el candado, doblado la puerta. Logré entrar y me di cuenta que me habían llevado todas las herramientas del trabajo. Todo… todo… no me dejaron nada. Dos aspiradoras grandes, una hidrolavadora y el compresor.

El lavadero queda cerrado afuera por una cadena para que no ingresen autos porque tengo la parte de las rampas afuera. Tuvieron la caradurez de cargar afuera, en la vereda, las cosas y seguramente en un vehículo.

Nadie vio nada, justo fue el martes 1º de Mayo, con muy poca gente en la calle. Pregunté a los vecinos pero nadie escuchó nada.

Barello sostuvo que perdió más de 30 mil pesos. “Ahora estoy sin trabajo”, se lamentó.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.