Virtualidad: ¿es el fin de la vida real?

facebook 01La generación actual pasa más tiempo frente a las pantallas, más enchufada  a los aparatos, que en contacto cara a cara con las otras personas. ¿Fin acaso de la vida real tal cual la conocemos hasta ahora?

Parece que el hombre del siglo XXI ha encontrado un nuevo hábitat: la realidad mediada por la tecnología digital, una experiencia antropológica inédita que concita todo tipo de hipótesis.

El proceso de virtualización de la experiencia humana es indetenible, dice Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, quien sugiere que está emergiendo un nuevo espécimen evolutivo, el  “Homo Interneticus”.

“En la década de 2030 –dice– la realidad virtual será totalmente realista y convincente, y pasaremos la mayoría de nuestro tiempo en entornos virtuales (…) todos nos convertiremos en humanos virtuales”.

Algunos piensan que la persecución de lo virtual en paralelo con la realidad mundana es un sueño antiguo de la humanidad. Los hombres de las cavernas, al construir artilugios pictóricos, ya estaban manifestando su pasión por lo virtual, razonan.

Otros en cambio creen que de esta manera se construye una distopía, es decir una utopía perversa en la cual los usuarios, espoleados por circunstancias de la vida no satisfactoria, aprovechan la virtualidad para escapar de lo real.

El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu verbalizó al respecto un peligro en ciernes. “Me da miedo la realidad virtual, ya nadie está en la Tierra. Hemos perdido la batalla de la realidad”, ha dicho.

¿El hombre se está alejando inquietantemente de su experiencia originaria y está huyendo a un mundo paralelo, fabricado por él mismo y a tenor de su fantasía? ¿Está edificando, así, la Babel del siglo XXI?

Por lo pronto, cada vez se escuchan más voces que demonizan las redes sociales, sugiriendo que el tipo de vida que ofrecen las sociedades virtuales puede ser como una especie de videojuego sofisticado que engancha, vicia y desconecta de la realidad

Al respecto se llama la atención sobre la paradoja de que puede haber gente que tiene muchos amigos en Facebook y contactos en Skype, y sin embargo lleva una vida solitaria entre sus familiares, vecinos y compañeros de estudio o de trabajo.

Hay una discusión teórica respecto al compuesto “realidad virtual”. El diccionario de la Real Academia Española da esta definición: “Representación de escenas o imágenes de objetos producida por un sistema informático, que da la sensación de su existencia real”.

Los especialistas dicen que hay que distinguir dos tipos de experiencias virtuales, según el grado de “inmersión”, concepto que sugiere determinado nivel de involucramiento artificial.

Los sistemas “no inmersivos” son los más utilizados por los usuarios de Internet, y mediante ellos las personas interactúan en tiempo real. Esta modalidad ofrece un mundo alternativo a través de la pantalla de una computadora.

Los sistemas “inmersivos”, en tanto, son aquellos que envuelven al usuario completamente en el mundo virtual y normalmente van unidos a un ambiente en tres dimensiones creado por la computadora. Este sistema usa cascos, guantes u otros dispositivos que capturan la posición y rotación de diferentes partes del cuerpo humano.

Vivir este tipo de experiencias será lo más usual en muy poco tiempo. Su masificación a gran escala sería una vuelta de tuerca de la virtualidad, y es lo que más temor provoca entre los que creen que asistimos al fin de la vida real.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.