Vuelta al deporte después de una lesión del ligamento ¿Sólo cuestión de tiempo?

gnostika-lesion-rodilla
Las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) son habituales en deportes como el fútbol, handball o voley, deportes denominados de contacto. Aproximadamente el 70% de las lesiones de LCA se dan durante aterrizajes después de un salto o ante un cambio de dirección con la pierna fija en el suelo.

 

Lic. Federico Peralta*

MN: 12024, MP: 1405

 

Entre los 15 y 40 años es el rango de edad de mayor riesgo para este tipo de lesiones. Además las mujeres tienen entre 4 y 6 veces mayor riesgo que los hombres en un mismo nivel deportivo.

Después de este tipo de lesión una pregunta frecuente es ¿en cuánto tiempo puedo volver al deporte? ¿Cuándo puedo volver a jugar a la pelota?. En general se piensa que volver al juego es una cuestión de tiempo. Seis meses, siete meses, etc. Los trabajos de investigación actualmente no centran la vuelta al deporte en el tiempo, ya que se ha visto que no existe un comportamiento regular entre las personas que sufren este tipo de lesión, es decir que no todos transitan su proceso de recuperación de la misma manera. Al pensar esta situación resulta bastante obvio que esto no suceda así ya que no todas las personas están en el mismo rendimiento físico previo a la lesión, por otro lado no todas las personas apuntan al mismo nivel de rendimiento deportivo después de la rehabilitación y por último, quizás el punto más importante, el proceso de rehabilitación depende en gran medida de la capacidad del equipo de salud para optimizar dicho proceso. En el caso del área de la kinesiología se ha visto que varían los resultados en relación al conocimiento del profesional a cargo. Al interpretar esta situación, con mayor importancia aún, se evidencia la necesidad de utilizar medidas que tiendan a objetivar cuáles son las condiciones para que la vuelta al deporte sea segura.

 

Rehabilitación

Los objetivos de una rehabilitación se pueden centrar en lograr el mejor resultado funcional adaptado a la actividad deportiva de cada persona y prevenir futuras lesiones relacionadas a la lesión del LCA o bien la re ruptura de dicho ligamento. Un artículo publicado en 2011 mostró que el 82% vuelven a alguna actividad deportiva, aunque sólo el 63% volvió al nivel previo a la lesión.

Volviendo al tiempo necesario para la vuelta al deporte existe un consenso en que esa decisión debe ser tomada por el kinesiólogo en conjunto con el médico y la persona que está siendo tratada. Esto sucede debido a que los trabajos han demostrado que el rango en que los deportistas vuelven al deporte varía de 2 a 24 meses y la tasa de re ruptura es igualmente de variable. Por otro lado, se ha visto que el 45% de las personas que vuelven a lesionarse lo hacen dentro de los dos meses desde la vuelta al deporte. Podríamos pensar que esto se debe a un proceso de rehabilitación ineficiente. Además, en otro estudio se vió que los deportistas que practican fútbol o bien otro deporte de contacto, que vuelven al juego antes de los nueve meses tienen un mayor riesgo de lesión, ya que el 39,5% se volvieron a lesionar, a diferencia de los que lo hicieron luego de los nueve meses, donde el porcentaje bajó al 19,5%. De todos modos, se insiste en la necesidad de tomar esa decisión en base a una evaluación realizada por un equipo de profesionales formados para dicha tarea.

 

La recuperación de la fuerza

Por otra parte, una de las variables que se suelen tener en cuenta y en gran medida es sobre-estimada es la fuerza. Se ha visto que es necesaria la recuperación de la fuerza como requisito para una vuelta al deporte de manera segura, pero está lejos de ser la variable más importante. Las personas en rehabilitación observan el volumen muscular de la pierna lesionada y evalúan su proceso de rehabilitación en base a esa observación ¿cuándo voy a volver a tener músculo en esta pierna?. Si bien, como se dijo, la fuerza es importante no es la variable principal. La capacidada de respuesta muscular y el control neuromuscular son factores que han sido ampliamente estudiados y han modificado las características de la rehabilitación, ya que son los factores que más han pesado al medir el riesgo de re ruptura. Este tipo de variables se evalúan mediante test clínicos, los mismos que necesariamente orientarán el proceso de rehabilitación y además definirán en gran medida el momento de vuelta al deporte.

 

La prevención

Por último, es fundamental remarcar que un porcentaje muy alto de las lesiones de LCA pueden ser prevenidas con la intervención adecuada. La realidad es que no estamos habituados a prevenir lesiones. Existen programas de prevención de lesión deportiva que han demostrado buena efectividad en este aspecto. También es importante remarcar que buena parte de los resultados dependen de la capacidad profesional del equipo de salud que esté a cargo del proceso de rehabilitación.

 

*Licenciado en kinesiología y fisiatría UBA orientado a rehabilitación neurológica, trastornos vestibulares y del equilibrio; docente UBA, investigador y responsable de CIRIC Formación Permanente.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.