A días de su puesta en marcha, la tarjeta boliche sigue generando críticas

tarjetabolicheA poco menos de dos meses de que el Concejo Deliberante aprobara por mayoría la tarjeta boliche, que habilita a los adolescentes de 16 y 17 años a ingresar a locales bailables de la ciudad, ésta no está aun en vigencia. Las críticas opositoras.

Los derechos de los jóvenes y la regulación que hace el Estado de ellos, es uno de los temas que, tanto en la política nacional como local, genera mayores controversias en una sociedad que ─ saludablemente ─ está dispuesta a discutir y poner en cuestión, con o sin argumentos, con espírito constructivo o no, toda medida regulatoria.

Pasó con el voto a los 16, pasa con la edad de imputabilidad. Lo importante es identificar el problema y buscar la mejor solución. En este sentido, el oficialismo reconoció los problemas de inseguridad (robos, asaltos, peleas) que ponen en peligro a los jóvenes que deambulan hasta altas horas de la madrugada. Una medida para apalear este flagelo es la creación de la tarjeta boliche. ElDía habló con Jorge Carrozo y Juan Maya, concejales de Color Gualeguaychú, quienes votaron en contra de la medida.

La posición opositora

Los interesados deberán concurrir con alguno de sus padres o tutor a realizar el trámite correspondiente a fin de hacerse de la tarjeta; se trata de regular una realidad que se da de hecho. En este sentido Carrozo expresó que “el principal desacuerdo es que nosotros pensamos que el Estado no debe regular una relación familiar, como es la de padre-hijo. El Estado debe hacer cumplir las ordenanzas vigentes que reglamenta la prohibición de venta de alcohol a menores”.

Durante el debate de la tarjeta se cuestionó, desde  las bancas oficialistas, la falta de aportes de la oposición. En este sentido, Carrozo eligió poner un ejemplo de lo realizado durante la gestión de Martinez Garbino, “en 2000 y 2001 nosotros tomamos medidas de seguridad en todos los boliches de la ciudad; por ejemplo, resolvimos que los boliches debían cerrar como mínimo a las 6 de la mañana, a esa hora la gente grande está despierta, los negocios están abriendo, es mucho más seguro que caminar a las 4 de la mañana”. La medida tomada en ese momento “fue muy positiva”, según el concejal. Medida ─ como todas ─ que debió adaptarse a las necesidades marcadas por el tiempo y el espacio. Probablemente hoy no sea necesaria una medida de este tipo, ya que de hecho ningún boliche bailable cierra antes de ese horario.

Por otro lado, el concejal Juan Maya segura que la medida fue un “golpe de efecto, había salido el voto a los 16 y acá necesitaban hacer algo en ese sentido”, además aseveró: “como el espacio público es inseguro, te mando al boliche, al privado; entonces ¿qué hacemos con el chico que no puede pagar una entrada? ¿y los menores de 16 que salen, cómo le damos seguridad a ese chico?”. Además el concejal hizo alusión a la imposibilidad de controlar quién consume alcohol y quien no dentro del boliche.

Los adolescentes dicen…

ElDía consultó a jóvenes de 16 y 17 años, quienes serán los destinatarios directos de la regulación. Los argumentos, que se repiten en varios casos, son: “vamos a conseguir el alcohol de todas formas, todos tenemos un amigo o conocido dentro del boliche que pueda comprarlo”; “todos toman antes de ir al boliche”; “muchos tienen documento falsificado”. Éstos son solo algunos de los pareceres de los jóvenes. La medida por si sola, claro está, no resuelve una problemática tan compleja como la seguridad en el espacio público. Habrá que esperar a que esté vigente para sacar las conclusiones sobre sus efectos.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.