Algo huele muy feo en la justicia entrerriana

Los dichos del presidente del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos (STJ), Emilio Castrillón, contra la injerencia de la política en el ámbito judicial provincial refleja que se está ante un poder del Estado que se ha venido degradando.

“A confesión de parte, relevo de pruebas”, es un axioma jurídico que significa que quien confiesa algo libera a la contraparte de tener que probarlo.

Pues bien, las palabras de Castrillón, tratándose de la máxima figura del Poder Judicial, exime de tener que dar demasiados argumentos a quienes vienen censurando la politización de la justicia entrerriana.

Por estos días el presidente del STJ dijo que “hay ciudades, como Concordia, donde para ser político tenés que tener un apellido. Y para ser integrante del Poder Judicial, tener otro”.

En declaraciones a Radio La Voz cuestionó que exista gran cantidad de “suplentes acólitos” en las Fiscalías y Defensoría, sugiriendo que fueron puestos allí por un sector de la política, aparentemente con fines non sanctos.

“Hay muchos jueces que son buenos. Pero vos ves cuantos cargos de Fiscalías sin concursar, el 80%… Defensorías, el 85%… entonces, algún problemita hay… o cambian favores o algo hay”, indicó.

En el mismo sentido añadió: “No pueden tener siete meses el pliego de un fiscal de La Paz, cajoneado, para tener un suplente acólito… o tener sin concurso defensorías y fiscalías para mantener el poder político dentro del Poder Judicial. Necesitamos un Poder Judicial independiente. Para eso estoy. Y si me llevan puesto, me lleven puesto”.

Castrillón continuó: “Yo defiendo a muerte al Poder Judicial. Todo lo que hace que la gente esté insegura, que te tengan a la parrilla… que por los mismos hechos, a uno le den probation, a otro dos años en un abreviado, y a otro ocho años, me pone mal porque no tengo forma de explicar, y es el Poder que yo elegí para estar. Y no es nada contra nadie. Es mi función”.

También pidió fijarse “en el nombre de los fiscales, a lo largo y ancho de la provincia. Quienes están fijos, y quienes están suplentes, pero tienen alguna vinculación, que están para formar parte de operaciones políticas. Se podría, por ejemplo, nombrar a los que rindieron y salieron segundos o terceros, hasta que decidan a quien nombrar. ¿O es mejor el que viene de afuera, o el ordenanza o escribiente, al que salió segundo? Esa incoherencia es la que causa un poquito de escozor. No digo que nadie sea malo, pero hay cargos que necesitan más experiencia”.

Al mismo tiempo el magistrado reflexionó: “Hace muchos años, en el gobierno de Jorge Busti, dicen que algún sector de apoderó de las decisiones del Poder Judicial, que luego se calmó, y luego, revivieron. Solo basta con mirar las relaciones. Los que iniciaron esto, o sus herederos, continúan. Nadie viene de un repollo”.

A todo esto, un grupo de jueces, defensores y fiscales de distintas jurisdicciones de Entre Ríos crearon un observatorio “sobre la independencia judicial”, según ellos ante las presiones que los tribunales están sufriendo por la investigación de distintas causas de corrupción.

En tanto, la semana pasada el Consejo de Fiscales provincial presentó un documento expresando “especial preocupación ante el intento de obstaculizar las investigaciones de hechos de corrupción, evidenciadas en operaciones políticas y mediáticas tendientes a desviar la atención de la ciudadanía en asuntos públicos de incidencia colectiva”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.