No nos callamos más: “Después del abuso sabía que podía comer”

Silvia de niña. Es una de las pocas fotos que guarda de su niñez. Por la privacidad de sus hijos prefirió no exponer su imagen en la actualidad

Pasaron 35 años pero la herida sigue abierta y los recuerdos siguen ordenándose. Silvia Aguilar llegó a Gualeguaychú por el destino de sus padres y vivió años de horror. Entre el hambre y los abusos del hombre que le brindó un techo a su familia, debió hacerse fuerte. Hoy busca su identidad y sospecha que puede ser una nieta apropiada. Continuar leyendo