Adrián Soria: Un cantor gualeguaychuense para ver

adriansoriaYa sé, lector: te preguntarás  ¿Julio está tarado que escribe “un cantor para ver”? Ten paciencia, hijo mío. Más te extrañará la introducción que sigue.



Escribe Julio Majul

Debe haber sido como en 1968. Estábamos con mi amigo (ma’ qué amici: fratello)  Huguito Chichizola en el segundo Patio de Tango, en plena Corrientes, justo donde ahora funciona el Palacio de la Papa Frita. Primero actuó Argentino Ledesma, cantor santiagueño que se consagrara con Héctor Varela y que era medio morochón subido;  cuando entonaba los versos que dicen “ya no soy más ese muchacho oscuro” me salió del alma el grito “¿qué? ¿te creés que te blanqueaste, loco?”.

A Ledesma le dio tal ataque de risa, y al director del trío acompañante, que era Pepe Libertella, que interrumpieron la ejecución del tema. Luego actuó Roberto Goyeneche, no sé si lo ubican, uno al que le decíamos Polaco. Cuando cantó “La novia ausente”  (“A veces repaso las horas aquéllas, cuando era estudiante y tú eras mi amada”, ¿lo captan?. Bueno: es realmente un tango muy dramático. Y muy hermoso. Y didáctico, porque uno escucha la Sonatina de Rubén Darío mechada por allí. ¿Qué es la Sonatina?  ¿Quién era Rubén Darío?. Cachen los libros, que no muerden. Los de poesía menos aún).

En medio de su interpretación, al Polaco se le quiebra la voz, y visiblemente emocionado, se le caen las lágrimas.

Lo más notable es que la función era un fracaso total: debíamos ser diez o quince tipos en las mesitas, que no pagaríamos ni el caché de los artistas. Y cantando para diez tipos, el Polaco se brindaba tanto, que lloraba y todo, de la emoción.

Volviendo al tema
Qué tendrá que ver esto con Adrián Soria, se preguntarán.

Es que hace pocos años lo vi a Adrián en nuestro Teatro Gualeguaychú, casi repleto; y el domingo lo volví a ver, en nuestra Biblioteca Sarmiento. (Alguna vez les voy a contar algo de nuestra querida Biblioteca, esperen que retome el ritmo de escribir y olvide el de hablar al cuete, que adquiriera en el Senado).

Adrián cantó en la Biblioteca ante poco más de una treintena de feligreses, incluyendo a sus papás y al grupete de chicas que mueren por él, algo que nunca me expliqué, con lo feo que es. Las cosas son así; una vez más, billetera mata galán. O sea, Adrián a mí…

La cosa es que aunque éramos muy pocos sus espectadores, Adrián cantó con el mismo fervor que puso en el Teatro lleno. Y por eso me acordé del Polaco. Adrián canta porque le gusta, y lo hace igual ante 500 como ante 25 espectadores. Detalle propio de los grandes.

Y Adrián impresiona porque es visible su preocupación tanto por el show integral como por sólo su canto. Aquí presentó chicos y chicas de Ysis (o como se escriba, yo lo haría Isis, pero me dijeron que no) que complementaban bailando o recitando; pero siempre se les ingenia para adornar sus espectáculos con toques de buen gusto.  Y a su natural simpatía le adosa un dominio del escenario cada vez más afirmado, y bien complementado con el histrionismo de su músico, del que ya hablaremos como tal.

Y además, Adrián canta. Y canta muy bien. Y otro acierto: la elección de un repertorio adecuado a su temperamento y a su caudal de voz, que es grande por cierto.

Son temas de siempre, conformando un repertorio ecléctico, unido por una invariable calidad: desde “La colina de la vida” (Gieco) hasta “Amarraditos”; desde “Quizás, quizás, quizás” hasta “Nostalgias”, con algunos bachecitos interpretativos (o sea: bien cantados, pero quizá inadecuadamente gestuados), permitiendo el lucimiento de Adrián que me pareció deslumbrante, sobre todo por su superación personal desde que se lo escuché por primera vez, en el pegadizo -pero peligroso de cantar- “Capullito de alhelí”.

Otro costado del crecimiento artístico de Adrián: como todos los artistas de todos los géneros, empezó tratando de mostrar todas las canciones propias, sin medir cuán atractivas resultaban. Ahora se pasó al otro extremo: hace solamente recreaciones de clásicos, cuando había un par de canciones suyas (sobre todo una, la que cerró su labor en el teatro, que se llama algo así como “Gualeguaychú es mi ciudad”) dignas de ser conocidas. Y reconocidas. Quede claro: el repertorio de Adrián Soria es perfecto, no tiene una perlita tonta. Digo yo, nomás, que quizá le falte agregar algún tema propio.

Y el domingo lo acompañó Juan Leuze en un teclado electrónico al que usó sólo como piano. Los Leuze, se sabe, son músicos de raza. Y la verdad que Juan es un digno heredero de su padre. Más: para orgullo de Luis, seguramente Juan lo supere. No se limita a la rutina -impecablemente desarrollada, por cierto- de enmarcar los ritmos de las canciones y rellenar los espacios vacíos de la voz de Adrián. Embellece la interpretación del cantor, con fiorituras, contracantos y argumentos musicales que, más que acompañar, complementan la labor del cantor. Tarea propia de un músico de categoría.

¡Qué pena que semejante espectáculo lo hayamos visto una treintena de personas! ¡Qué pena que tanto esfuerzo se vea tan míseramente recompensado desde lo económico!, ¡que importa para un artista tanto como para un obrero! ¡Qué pena que a los gualeguaychuenses nos cueste tanto (me incluyo, por cierto) apoyar más a los muchísimos talentos artísticos que nos enorgullecen!. O debieran enorgullecernos.

¡Qué pena todo!, ¿no?

Kirchner, con prisa y sin pausa: ahora va por el Grupo Clarín

Serán dos años de final de mandato turbulentos. Con Néstor Kirchner emperrado en no ver el mensaje de las urnas y la oposición tratando de hacerle entender lo que no quiere. Al cabo, la convocatoria al diálogo ya podría calificarse como un fracaso estrepitoso. Un escenario montado para ganar tiempo y oxígeno para seguir haciendo lo que cada uno quiere.


Por Jorge Barroetaveña
Gualeguay Al Día

Dispuesto a todo, y ya sin cubrir demasiado las formas, el kirchnerismo ha redoblado la presión sobre los gobernadores. Aunque suene paradójico, la crisis, le ha sido funcional a un modelo de acumulación de poder. Incapaces de un gesto de rebeldía, los gobernadores siguen mendigando ante el poder central.

Agobiados por los déficits de sus provincias y temerosos de no poder pagar los salarios, se allanan a los pedidos de la Casa Rosada. El caso más emblemático es el de Daniel Scioli. El ex motonauta, que en sus noches de delirio llegó a pensar en ser presidente, parece haber resuelto inmolar su carrera en el altar sureño. Tres meses antes de las elecciones, Scioli era el político con mejor consideración en la Provincia de Buenos Aires.

El conflicto agropecuario lo había alterado pero no lo había herido de muerte. Pero todo empezó a desbarrancarse cuando cedió ante las presiones de Néstor Kirchner. Es que Scioli acumula una larga historia de humillaciones presidenciales. Quien no recuerda cuando, a pocos meses de asumir como vicepresidente, se atrevió a hablar de un ‘reajuste tarifario’.  La respuesta de  Kirchner no se hizo esperar.  Primero lo zamarreó con rumores de renuncia y después lo humilló ante la opinión pública haciéndolo esperar tres horas en la antesala del despacho presidencial.

Tampoco los retos de la por entonces senadora Cristina Kirchner en la Cámara Alta pasaron desapercibidos. Hasta que llegó el fatídico conflicto agropecuario y Scioli tampoco pudo resistir las presiones. Todo desembocó en las elecciones de junio. Obsesionado, Kirchner  obligó a subir a todos al barco, incluído el gobernador bonaerense. Nadie podrá explicar a ciencia cierta, salvo desde la dependencia financiera, cómo Scioli pudo aceptar semejante dislate. Tenía todo para perder y nada para ganar, más en un territorio en el que los caciques del Conurbano sólo buscan satisfacer sus deseos de obras con la chequera.

Con el resultado electoral puesto, el bonaerense se convirtió en una hoja a merced de los vientos  políticos. Esta semana tuvo que enfrentar dos rumores que pusieron  en juego su propia supervivencia. Tuvo que desmentir hasta el cansancio que se verá obligado a emitir bonos para pagar salarios y que no fue desde Olivos que le ordenaron echar a un funcionario cercano a la Mesa de Enlace. La desmentida, tibia, no alcanzó para tapar el escandalete que tuvo una resolución sugestiva: el funcionario nombrado para reemplazar a Emilio Monzó (Ministro de Asuntos Agrarios) no sólo es un ultrakirchnerista, sino que se lleva a las patadas con el sector con el que ahora, supuestamente, deberá acordar. Si el mensaje buscado fue profundizar el conflicto con un sector clave para la economía bonaerense, está claro que lo consiguieron ampliamente.

Parecía una conferencia de prensa más  aunque con el ex presidente nunca se sabe. Hasta que le tocó el turno a un periodista (en ese momento no se sabía a qué medio pertenecía). El muchacho, habló y preguntó. Y Néstor Kirchner estalló. Justo el mismo día que el Congreso había empezado a tratar el proyecto de nueva Ley de Radiodifusión y la relación entre el gobierno y el Grupo Clarín seguía tan tirante como siempre, el ex presidente se encontró ante la pregunta más incómoda.

A ver, nadie puede creer que el periodista no fue dispuesto a preguntar y que, es probable que haya habido alguna orden de su medio para que lo hiciera. Y es legítimo. Pero tampoco debe olvidarse la obligación que tiene todo funcionario, en este caso un ex presidente (con más razón aún) de contestar un requerimiento periodístico. Leonardo Míndez fue el primero en preguntar por el patrimonio presidencial y las causas que hay abiertas sobre un supuesto enriquecimiento ilícito. Todo venía distendido hasta que Kirchner escuchó la pregunta. Y descerrajó sin anestesia todo el odio que siente por el Grupo Clarín. “A vos te mandó Clarín, te mandó Magnetto”, arrancó con visible incomodidad mientras a su lado  Scioli y Balestrini empezaron a rezar para que el chubasco pasara rápido. Rápidamente aseguró que estaba dispuesto “como cualquier ciudadano” a someterse a la Justicia, para aclarar sus cuentas y que la donación de su pensión de 24.000 pesos “es un problema mío”. Lo que pasa, agregó es que “ustedes están acostumbrados a extorsionar, a ensuciar, recurren a todo tipo de cosas, así como supieron abrazar a la dictadura en su momento…”, disparó. “Creen que vamos a retroceder porque nos agravien”, afirmó el ex presidente, que luego retrucó: “No le pregunto a la Noble qué hace con sus recursos”.

El aire se cortaba con un cuchillo y hasta los propios colegas miraban con no poca sorpresa al joven periodista. Míndez, guste o no, trabaje para Clarín o para cualquier otro medio, cumplió con su deber: preguntó. En el periodismo, se sabe, no hay preguntas incómodas sino respuestas incómodas. Y a Kirchner lo sacó de su centro. Quizás por eso el ex presidente cometió un error grosero al comparar la obligación que tiene como funcionario público de rendir cuentas, incluido su patrimonio personal, con las de un empresario privado que es, justamente eso, privado. La carga de responsabilidad es diferente y aquellos que pasaron por la función pública o están en ella, tienen el deber de explicar qué hacen con los dineros públicos, más cuando hay sospechas sobre su destino.

Pero el ex presidente actúa muchas veces como si no supiera diferenciar una cosa de la otra. El estado es, para él, una gran oficina donde son lo mismo las cuestiones públicas e institucionales que las político-partidarias. Más grave es cuando existen sospechas de utilización de dineros públicos para enriquecimientos privados. Ese es el límite. Y este gobierno parece desconocerlo.

Otro mundo sostenible y mejor es posible lograrlo

El agotamiento de las reservas de los combustibles fósiles y el impacto medioambiental de sus usos nos llevan al fin de un paradigma energético mundial; el cual ha producido el calentamiento global con un cambio climático con serias consecuencias.



Por Emilio Alcalá

Opinión

Amory Lovins que en la década del 70 predijo el cambio climático hoy está anunciando que el petróleo, el carbón y la energía nuclear desaparecerán en el 2030 ó 2050. Para darnos cuenta de los efectos del calentamiento global miremos dos ejemplos recientes el huracán Katrina en EE.UU. y la sequía en el oeste Chaqueño, el norte Santafesino y este de Santiago del Estero. Si bien en este último ejemplo se le agregan otros componentes agravantes como la desforestación y el uso irracional de agroquímicos.

Hoy el cambio climático global nos impele a prepararnos, para hacer frente, en un futuro no muy lejano, a sequías, tormentas, éxodo de poblaciones a otros territorios y además la extensión de distintas enfermedades epidémicas a varios países.

Los EE.UU., según el The New York Times, incorporaron el cambio climático a la planificación de la estrategia nacional de seguridad; por considerar que el calentamiento amenaza la seguridad global; teniendo un impacto importante geopolítico en todo el mundo agravando una serie de problemas, (pobreza, degradación del medio ambiente, debilitamiento de los gobiernos nacionales).

Teniendo en cuenta que una de las mayores demandas de energía primaria es para producir electricidad y la generadora del 80% de los gases que alteran el clima, y para ello utilizamos energías no renovables como el petróleo, carbón, lignito y muy pocas energías renovables que tienen al sol como fuente principal primaria ya sea en forma directa: la térmica y la fotónica y dentro de esta última la fotoquímica y la fotovoltaica. O indirecta: eólica, olas, hidráulica.

Dado que las energías renovables son inagotables por ser su fuente el sol. Sostenibles pues, su reducido  impacto, no condiciona la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras, el futuro deberá ser al menos: “tan bueno como el presente; en términos de su acceso a los recursos biofísicos y a los servicios provistos por el ecosistema”. Alternativas, por su variedad de fuentes y generadora de puestos de trabajo en una relación 5 a 1 con respecto de las no renovables.

Y si tenemos en cuenta que la energía, responsable del 80% de los gases que están alterando el clima, con un impacto económico que puede alcanzar el 20% PIB mundial anual. Por lo tanto de la protección del medio ambiente depende la calidad de vida de las generaciones presentes y  futuras.

Es por ello que el imperativo de hoy, en Argentina, es centrarnos en las fuentes de energías renovables, y cambiar el modelo energético; este cambio implica también un cambio en el modelo económico. Como lo ha entendido el Consejo Europeo quien aprobó para el 2020 que el 20% de la energía que consuma el continente sea obligatoriamente renovable.

Si bien es cierto que Argentina ha comenzado a transitar este camino, que sabemos no es fácil de recorrer, muchas veces por la incomprensión de la sociedad y otras veces por los estamentos públicos.

Toda época de crisis tiene su faz positiva, como en toda crisis que significa quiebre, rotura pero a su vez implica empezar a crecer nuevamente. La caída de la actividad económica hace que se consumirá menos energía no siendo necesario importar combustibles para subsidiar a las generadoras, por un lado y por otro somos un país agrícola ganadero no solo con un potencial de producir alimentos sino de producir energías alternativas generadoras de fuentes de trabajo y divisas por exportación de las mismas. Así vemos el cultivo de la jatropa que ocupa tierra marginal, que no compiten con las utilizadas para la producción de alimentos generando ocupación de pequeños productores agrupados en cooperativas.

Nuestra provincia debería apuntar a generar energía a partir de la: BIOMASA: pese a que en el país no existe gran cantidad de emprendimientos a nadie escapa las posibilidades potenciales como país agrícola-ganadero. Veamos una planta en Hungría

En el noroeste de Hungría la firma alemana Franz Eisele und Soehne, Pumpen und Maschinenfabrik ha construido una de las mayores instalaciones de biodigestores dedicada las actividades agropecuarias del mundo.

Los biodigestores no solo producen una energía eléctrica significativamente limpia si no también ahorra al propietario costos muy altos para la erradicación de los deshechos producidos por sus actividades.

Desde Enero se ha producido más de 5.000 Mw/h de electricidad y alrededor de 8.700 Mw/h de calor, la electricidad generada se almacena en la red pública lo cual significa mas de 40.000 Euros por mes. Así como en Alemania, el estado Húngaro también se obliga comprar la corriente eléctrica producida por las fuentes de energía alternativa.

El siguiente cuadro muestra la producción de energía:

Las excretas utilizadas provienen de  un corral de 2.700 vacas en producción y el agua de un camal de 20.000 pollos; es decir fluyen aproximadamente 300 metros cúbicos de desperdicios al día por dos ductos a la poza de preparación del substrato.

Como vemos existen maneras de generar mejores y también existen los profesionales que pueden desarrollar estos proyectos en Argentina. Lo que necesitamos no es un Acuerdo como el de San Nicolás, que algunos notables economistas reclaman; si no un gran acuerdo ético para obrar el bien, para poder decir como Bernardo Klisberg “Más ética más desarrollo” y con el pensamiento de Pablo VI (Populorum Progressio) que el desarrollo no es sólo económico, si no que debe entenderse bajo una dimensión humana integral y sólo así un mundo sostenible y mejor es posible.

emilioalcala@entrerios.net

El problema de los Kirchner no son los medios ni el periodismo, es la realidad

Mientras la Presidenta se embelesa con la política exterior y el debate sobre las bases norteamericanas en Colombia, Néstor Kirchner sigue haciendo de las suyas y cada vez se esconde menos. Esta semana sumó dos porotos más a favor: Reuteman tambalea y la nueva Ley de Medios ya le sacó urticaria a Ernestina Herrera de Noble.


 

Por Jorge Barroetaveña

Especial para El Día

 

Después de estallar cuando se enteró del voto de su mano derecha que posibilitó el tratamiento en el recinto de los superpoderes, el ex gobernador de Santa Fe y candidato presidencial para la mayoría del PJ entró en crisis. Carlos Reuteman siempre fue un hombre de pocas palabras. Acostumbrado a la soledad de un auto de Fórmula 1 y al modo en el que fue criado en medio del campo, sus silencios suelen decir más que sus palabras. Pero el martes estalló. Roxana Latorre lo ha acompañado de sus inicios en la política y siempre se mostró como una escudera fiel. Nunca, hasta ahora, había discrepado tan abiertamente con su antiguo jefe, al punto de llevarla a la ruptura. “Si es por la candidatura, que se la metan en el medio del culo…”, disparó Lole para sorpresa de los miles de oyentes que esa mañana escuchaban LT9 de Santa Fe. Es que Reuteman está convencido que fue una operación de Néstor Kirchner, destinado a debilitarlo y demostrarle, cuáles son los límites de su poder. Un puñado de horas después, la ex diputada y últimamente funcionaria del gobierno socialista de Santa Fe, María del Carmen Alarcón, también saltaba el charco para hacerse cargo de un ente hasta ahora no creado, pero más parecido a un engendro que a otra cosa y como si la Secretaría de Agricultura no existiera. Cheppi es, a esta altura, lo más parecido a un fantasma que vaga por los despachos oficiales. Son las paradojas kirchneristas, porque a Cheppi no lo quieren  ni adentro ni afuera pero sigue estando. En rigor, todo un síntoma de la falta de voluntad para solucionar un conflicto que debilitó la base de poder del kirchnerismo.

            Con esos dos mandobles a cuestas, el de Latorre y el de Alarcón, en el gobierno sonrieron satisfechos. Sacaron de caja a un potencial rival (quizás el más peligroso), lo hicieron dudar y lo dejaron expuesto ante la opinión pública. Un Reuteman abatido se vio el jueves en un programa televisivo. Con la camisa afuera del pantalón, y una carpeta en la mano, no pudo ocultar su desencanto ante Nelson Castro, reconociendo que sufrió uno de los peores golpes de su vida. Sólo al final, asomó algo de luz. Felipe Solá, que también estaba en el piso, lo abrazó y le pidió una reunión urgente. Muchos creyeron ver en esa fugaz imagen la mejor fórmula para derrotar a Néstor Kirchner en el 2.011.

            Pese a todo, el santafesino, tuvo lucidez para entender porque Kirchner actúa como actúa. Cuanto más se habla de la derrota electoral del 28 de junio, más se empeña en desconocerla, incluso redoblando la apuesta y advirtiendo que va por la profundización del ‘modelo’. No parece la misma persona que antes del 28 dijo que se ganaba al menos por un voto y que lo que estaba en juego era justamente eso, el modelo. Durante la semana, en un encuentro con intendentes del Conurbano, subió la  apuesta, renovó su enfrentamiento con el sector agropecuario y advirtió que se viene una ‘democratización’ de los medios.

La Presidenta, el jueves, le dio la puntada final a la embestida presentando en sociedad el proyecto de Ley de Radiodifusión que ya entró en el Congreso de la Nación. Evidentemente que, la iniciativa, merece un análisis aparte, aunque no deja de estar teñida del enfrentamiento que el gobierno tiene con el Grupo Clarín. La ley, de hecho, ha nacido fruto de esa pelea, y todo lo que nace mal suele terminar peor. Nadie podrá oponerse a una renovación del marco jurídico, legal y tecnológico que rodea a la comunicación en la Argentina. La vieja ley, todavía vigente, no sólo nació bajo un régimen antidemocrático, sino que los formidables avances tecnológicos la han dejado desfasada de la realidad.

Pero Néstor y Cristina se han dado cuenta ahora de esta realidad. El propio ex presidente tuvo casi 5 años para avanzar en un nuevo marco radiofónico y no lo hizo. ¿Porqué? Simplemente porque sus relaciones con el Grupo al que ahora defenestra, marchaban viento en popa, al punto de autorizar la famosa fusión entre Multicanal y Cablevisión. Esta actitud pendular es lo que siembra de sospechas las verdaderas  intenciones del gobierno. El estilo de confrontación permanente y la intolerancia ante la crítica también forman parte de su sello. Néstor y Cristina conciben a la prensa como un enemigo al que hay que derrotar, y es entendible suponer que la intención oculta de reformar  la Ley de Medios, es aumentar el control sobre la prensa, buscando acallar las voces críticas. Es que su propio pasado los condena.

El problema de la Argentina no es el periodismo ni son los medios de comunicación. De hecho, existe actualmente una ley antimonopolios. ¿Porqué nunca se aplicó contra los grupos multimediáticos que la violan? Los problemas de la Argentina son la pobreza  y la indigencia y los desafíos para integrar a millones de argentinos al aparato productivo. Intentar utilizar a los medios para ocultar esa realidad es tan inútil como peligroso. Es un camino que muchos gobiernos intentaron recorrer hasta que se dieron de bruces con la realidad o con las urnas. El 28 de junio pasado el gobierno recibió un aviso, aunque todavía no dio su conforme. Las peleas, en general por una plata que el ciudadano común jamás podrá dimensionar, que las libren en la superestructura del poder (al que pertenecen los Kirchner y Clarín). En el medio y por debajo, se consume el resto de la Argentina que asiste atónita a una disputa que sólo busca cuidar los bolsillos de un puñado de vivos.

 

 

¿Ciudad turística?

Cada vez que se aproxima una temporada alta es cuando Gualeguaychú atrae gran afluencia turística; recordamos y nos planteamos hechos desfavorables referidos a la actividad y justo ahí, un mes antes, es cuando nos acordamos de temas importantes que hacen a la identidad e imagen de nuestra ciudad.


 

* Por Juan Eduardo Irazu

Opinión

 

Temas como artesanos y vendedores ambulantes sin habilitación para realizar la tarea; calzadas invadidas por carteles, aceras ocupadas por carteles y mercaderías, y también en algunos espacios verdes se puede observar carteles. Olores nauseabundos y falta de barrido en plena zona turística.

Abusos en los precios de los servicios, abusos que se dan en distintos sectores que hacen a la actividad turística. Proyectos que se presentan sorpresivamente y de urgente tratamiento, dada la cercanía de la temporada alta. Los espacios verdes descuidados.

Además ruidos molestos que ocurren no precisamente dentro de los boliches, sino en los alrededores.

El Turismo es una de las actividades que mejora la calidad de vida de toda la comunidad, distribuye equitativamente los ingresos y es una fuente generadora de empleo genuino, lo que lo constituye como una actividad compleja y con intereses interrelacionados no siempre compatibles, y esto no significa que cada sector pueda actuar libremente sin tener en cuenta el apego a las normas, a la seguridad. La idea sería encontrar el orden, la armonía.

Es el momento de empezar a discutir, a debatir de forma madura, sin egoísmos y tomar medidas acertadas en estos temas, para que nuestro posicionamiento turístico, sea el que todos queremos y deseamos.

Es hora de tener en cuenta a este importante sector de la Economía, que es estratégico para un desarrollo local sustentable.

¿Queremos realmente ser y tener una ciudad turística?

La actividad turística es una de las fuentes que más impactos positivos -económicos, sociales, políticos, culturales, ambientales y estéticos- nos deja en toda la ciudad; pero que también hay impactos negativos a tener en cuenta, como consecuencias socioculturales y ambientales.

Si la respuesta fuese afirmativa, entonces deberíamos preguntarnos: ¿nuestra ciudad puede aspirar, está capacitada para captar uno, dos, tres o todos los segmentos de las demandas turísticas originadas en las distintas plazas de los mercados emisores?.

¿Qué tipo o tipos de demanda turística nos aportará o aportaran más beneficios, en términos económicos, sin dejar de tener en cuenta las posibles desventajas?

¿Las estructuras administrativas públicas dedicadas al Turismo controlarán el funcionamiento de los elementos que componen la infraestructura -caminos, transporte, terminal, comunicaciones-, el espacio público y la planta turística -alojamientos, alimentación, esparcimiento y otros servicios-?

¿Qué niveles de excelencia de las variables -calidad de los atractivos, de la planta turística, de los servicios- se deberán exigir desde el  Poder Ejecutivo Municipal a través de las áreas de habilitaciones e inspecciones?

¿No deberíamos establecer estándares básicos de calidad para los distintos tipos de servicios y acordar las formas de control externo de las empresas, sobre todo las que están directamente relacionadas con la actividad?

¿No deberíamos controlar el crecimiento del Centro Turístico,  la calidad, estilo y la ubicación de las nuevas construcciones? ¿No deberíamos tener en cuenta la capacidad de carga  y de sustentación de  todas las playas?

¿No deberíamos Controlar los aspectos sanitarios de los establecimientos turísticos?

¿Existe responsabilidad social empresaria; no solamente interna sino también externa, para con los vecinos? ¿Los prestadores turísticos demuestran un marcado compromiso social?

¿No habría que dejar opinar a los vecinos de las zonas afectadas, que sienten que se sobrepasan lo límites del orden público, escucharlos y actuar en consecuencia?

¿Habrá voluntad política para definitivamente regular eficaz y eficientemente la oferta turística? ¿Se podría crear un tribunal arbitral turístico, donde el turista pueda presentar su queja y resolverla inmediatamente en una breve audiencia conciliatoria?

¿Se podría organizar una comisión municipal de seguridad, vigilancia e inspección Ad-Hoc; integrada por vecinos, representantes del HCD, representantes del CMGT, representantes del área de Bromatología e inspección Municipal?

Últimamente se han realizado algunas reuniones para tratar la problemática. Sin embargo, estas preguntas y seguramente otras, no tendremos que hacer entre todos los prestadores de servicios turísticos, vecinos, Centro de Defensa Comercial, Corporación de Desarrollo, Prefectura, Jefatura de Policía, Poder Legislativo y Poder Ejecutivo. Luego de debatir y decidir hay que actuar mediante acciones positivas, es decir, con hechos concretos.

 

* Técnico en turismo Internacional – Corredor Publico Inmobiliario – Concejal, Mandato cumplido.

                                                                         

 

 

Ley de Arrendamientos, otra estrategia mezquina

El Gobierno Nacional, poniendo su energía en recuperarse del resultado electoral adverso, busca herramientas que le permitan romper el bloque que amenaza con quitarle la mayoría parlamentaria a partir de diciembre.



Por Lisandro Viale *

En ese camino, ha vuelto a la carga con la Ley de Arrendamientos, ya utilizada con los mismos fines el año pasado, en pleno conflicto agropecuario.

Este escenario muestra una difícil tarea por delante: buscar acuerdos que no resquebrajen la unidad estratégica y que hagan sentir el pronunciamiento ciudadano que el 28 de junio reclamó cambios en la gestión.

Creemos que es fundamental escuchar a quienes no tienen voz en el recinto y padecen más intensamente la crisis del sector. Empujados a dejar su tierra por una lógica de escala, los chacareros quedan sin opciones frente al monumental proceso de concentración de la producción agropecuaria argentina, cambiando la fisonomía de una pampa gringa que parecía que nunca iba a dejar de estar sembrada de familias, chacras, escuelas rurales, pequeños pueblos.

Casi un siglo atrás resonaban en el Congreso estas palabras del Dr. Juan B. Justo: “Viajando por la provincia de Córdoba, por el sud de Santa Fe y por la Pampa, uno de los rasgos más salientes del paisaje es la tapera, la habitación derruida, abandonada (…) y el cultivo único, siempre igual, malo no sólo porque esquilma la tierra, porque la empobrece, siempre de los mismos componentes, de las mismas substancias, sino también porque el trabajo de los hombres se distribuye muy desigualmente durante el año y se concentra todo en épocas determinadas, con intervalos prolongados en los que no se sabe qué hacer”.

¿Cómo es posible, cien años después, encontrar el mismo diagnóstico? Sólo por la deserción del Estado y la ausencia de planificación agropecuaria hemos podido dar este rodeo y pararnos, otra vez, en el punto de partida.

Inconsciente o indiferente a esta tragedia nacional, el Gobierno intenta utilizar la Ley de Arrendamientos, una reivindicación histórica de los pequeños y medianos productores, como una simple estrategia de ocasión para conservar el poder. Así, trae una propuesta originalmente presentada por la Federación Agraria Argentina al Congreso, y la transforma en el ariete para romper la Mesa de Enlace, haciendo eje en las diferencias que puedan existir en cuanto al uso y tenencia de la tierra.

Los socialistas no vamos a caer en el juego absurdo de utilizar el Congreso de la Nación para jugar sólo intereses de la dirigencia política, mientras las necesidades de los ciudadanos quedan entre las cuentas pendientes para más adelante.

Estamos convencidos de que hace falta legislar sobre contratos agrarios, para proteger al pequeño y mediano productor y porque la antigua Ley de Arrendamientos Nº 13.246 quedó, con la reforma de la dictadura, transformada en una cáscara vacía que permite pactar contratos anuales sin perjuicio para propietarios y arrendadores.

Sin embargo, seguimos creyendo que el camino más práctico sigue siendo el de reformar la Ley existente, en lugar de debatir los casi 100 artículos de la Ley propuesta. Tal como sucedió con la Ley de emergencia agropecuaria, aprobada recientemente por unanimidad, es importante dejar de lado exigencias sectoriales y avanzar en un puñado de artículos que sean medulares para que concite el consenso generalizado de todos los bloques.

A nuestro entender, la nueva Ley de Arrendamientos debería contemplar tres aspectos fundamentales:

1) Frenar el éxodo de los productores pequeños y medianos.

2) Cuidar el recurso suelo.

3) Garantizar la seguridad alimentaria.

Para asegurar la estabilidad del productor en su campo y evitar el éxodo es necesario fijar un tope en los arriendos y en los porcentajes de aparcería, establecidos como porcentaje del rendimiento promedio de los cultivos, para tornar menos conveniente para el propietario terciarizar la producción. Estos topes serán más bajos en caso de contratos por menor período de tiempo que el mínimo de tres años.

También debería contemplar la conservación del recurso suelo, evitando el monocultivo de soja. Para ello es imprescindible que los arriendos se paguen en quintales del mismo cultivo o unidades de producción de la actividad pecuaria que se realizará en ese contrato (es decir, el que siembre maíz, pague en quintales de maíz; quien produce leche pague en litros de leche, y así). Además, entendemos que se debe establecer una rotación con gramíneas del 30 por ciento de la superficie anual cultivada.

* Diputado Nacional. Partido Socialista de Entre Ríos. Ingeniero agrónomo y productor agropecuario

El de Urribarri es un gobierno con piloto automático

Si vemos la realidad de todos los días encontraremos que en el presente año el Gobierno provincial tiene varios conflictos abiertos con los empleados estatales. La pandemia le dio una tregua. Pero más allá de ese impasse, que se debió aprovechar para buscar acuerdos y soluciones, el gobierno esta empeñado en  confrontar con los gremios.


 

Por Oscar Ávila*

Colaboración

 

 

Confrontar porque no hay respuesta convincentes, no se ve una voluntad política de conceder algo y porque convoca a un dialogo que se va en palabras y  resuelve poco.

En el caso de los docentes racionalmente entendimos y vivimos la problemática de la Gripe A  que estuvo instalada (todavía con algún resabio) y que había un después de la gripe para volver a la escuela nuestro congreso definió medidas de acción sin Paro, por supuesto en el contexto que marcaba la gripe A. En el plenario que  sesionó el 2 de julio/09 pedíamos al gobierno que se declare la emergencia sanitaria, educativa, alimentaría y social. Nada de eso fue escuchado o mínimamente atendido.

Lo hacíamos desde lugar de saber que era necesario ver que las faltas en las escuelas de docentes y alumnos por gripe, ameritaba medidas extraordinarias para resolver la situación, enfrentar el presente y trabajar para el futuro. Nosotros conocedores de la realidad del contexto que rodea a  nuestros alumnos  pedimos la emergencia alimentaría, habitacional. Hoy sigue sin contestar y lo que es más grave sin ver. El gobierno tiene un camino trazado y no se sale de él, ni siquiera para reflexionar con todos los actores sociales, con algunos ya habló.

Al volver a la escuela demostramos que no estaban dadas las condiciones al 31 de julio no había docentes en las escuelas y aún esa semana del 3 de agosto se continuaban haciendo concursos, las escuelas no contaban ni cuenta hoy con la cantidad suficiente de ordenanzas para limpiar las escuelas, situación que no es de este presente lo que hizo el pos gripe fue demostrar con más contundencia lo de todo los días y que periódicamente desde AGMER ponemos a consideración de la comunidad. Todavía la ESCUELA coral en el edificio de la Escuela Nº 87 de adultos frente al hospital no funciona por falta de personal para limpieza y nadie se hace cargo.- El material de limpieza  en las escuelas en  las que estuvo en cantidad suficiente,  fue en muchos casos provisto por instituciones intermedias.

 Reflexión parte merece la realidad que plantean los edificios escolares hecho publico el diagnóstico  por nuestra entidad por los medio de prensa.

Asistimos a la reunión convocada días pasados en la Dirección de Arquitectura donde estaban representantes de la mencionada Dirección y de la Dirección Departamental. Allí planteamos que asistiríamos a todas las reuniones a la que seamos convocados, siempre y cuando veamos resultados en el arreglo, reparación, remodelación y construcción  de los edificios escolares.  Planteamos nuestro diagnóstico, tuvimos respuestas y compromisos que apuntamos.

Pero todo va lento, muy lento observen que están arreglando escuelas que tenían promesa de arreglo del Gobernador  Busti y hay otras que tenían promesa de instalación de gas natural y todavía ni noticia (Esc. 106)

Y por supuesto en cuanto a lo salarial la cantinela de siempre.

A la larga lista de cuestiones en espera se suman las que entre tantas nuestro congreso planteo.

  • Que la  Cámara de Diputados  apruebe la ley de preceptores, lo que es un viejo anhelo que lleva años de pelea para que se les reconozca a los compañeros preceptores los años frente a alumnos para la jubilación. Hoy preside la Cama de Diputado Busti, quien conoce muy bien el tema y sabe las vueltas que lleva. Pongan un cachito de voluntad.
  • La participación en la elaboración del presupuesto 2010, fue prometida y queremos que sea real, no solo para que no los lean, sino para participar en la decisión.

 

  • Fue un mandato del congreso Solicitar el compensatorio correspondiente a los Directivos y cocineras  por los días trabajados durante la emergencia sanitaria, como al resto de los empleados públicos.

 

* Secretario General AGMER Seccional Gualeguaychú

Kirchner tambalea pero la oposición ni siquiera se subió al ring

Mientras la oposición todavía debate qué hacer y cómo capitalizar el resultado electoral, Néstor Kirchner ha retomado la iniciativa. Tambaleante, groggy y al borde del knock out en los primeros días, siguió fiel a su estilo que, en el corto plazo, le ha dado excelentes resultados.


Por Jorge Barroetaveña

Si alguien en el kirchnerismo pensaba que hoy, a casi dos meses de la derrota electoral, el gobierno iba a conseguir la ratificación de los superpoderes y asestarle un golpe bravo al grupo multimediático enemigo, lo hubieran tratado de loco. Mientras los dirigentes opositores se preocuparon más por contar sus propios porotos y ver cómo habían quedado posicionados de cara al 2.011, Néstor Kirchner huyó hacia delante. Poco le importó el resultado electoral, lo que quedó claramente demostrado con su admisión parcial y caprichosa de la derrota. El ex presidente reafirmó sus pensamientos y acciones. Pergeñó un diálogo escabroso y logró embretar a la oposición en ese debate. La reforma política fue apenas un pretexto. Puso en aprietos a la Coalición Cívica e hizo pelear a Carrió con Stolbizer. También abrió grietas en el peronismo disidente y consiguió darle un susto grande a Carlos Reutemann.

La jugada que afectó al ex corredor de Fórmula 1, con aspiraciones presidenciales, no dejó bien parado al santafesino. Su mano derecha, la senadora Roxana Latorre firmó favorablemente el despacho de comisión de los superpoderes, lo que le valió una reprimenda pública y el divorcio político de su antiguo jefe. Si Kirchner quedó debilitado por el resultado electoral, la capacidad de daño la conserva intacta. Lo de Clarín lo pensó pero jamás imaginó que podía darse ahora. La utilización política y demagógica del fútbol no es nueva en la Argentina. ¿O no sirvió acaso para que una dictadura tapara las tragedias que estaban ocurriendo? Extraña paradoja esta, entre un gobierno de facto y uno democrático que dice estar en las antípodas de la década del ’70. A la confusión general contribuyó claro, la misma Presidenta cuando, desafortunadamente, comparó la desaparición de personas con el ‘secuestro de los goles’. No deja de ser una rareza porque acababa de firmar un convenio con los ‘cómplices’ de los supuestos secuestradores.

También resultó  llamativa la parsimonia opositora para sentar posición sobre el polémico tema. Sin aparecer una sola vez, y con apenas un par de reuniones con Grondona, a Néstor Kirchner le bastó para retomar la iniciativa y fijar la agenda. El conflicto del fútbol tuvo mucho más centimil  en los medios que la delegación de facultades, algo vital políticamente para el oficialismo.

Mientras el gobierno reacomoda los tantos, los dirigentes de la oposición aún pelean por convertirse en líderes. “Hasta que no aparezca alguien que diga acá estoy yo, en el peronismo va a seguir esta situación”, se confesó un viejo líder del Justicialismo, tratando de analizar la interna que se vive. Si el voto de la gente fue sabio el 28 de junio, la respuesta de los ganadores aún no ha estado a la altura de las circunstancias y de semejante responsabilidad.

Cansado de las presiones, Reutemann salió a marcha la cancha y eligió una táctica que ya conoce. Cuando lo empujan a buscar el centro de la escena, el santafesino siempre reacciona igual. Igual que en el 2.003, optó por rehuirle al compromiso y tirarle toda la responsabilidad a Eduardo Duhalde. “Para los tiempos que se vienen, Duhalde es el mejor candidato”, disparó con su habitual dosis de misterio desde Santa Fe. Sorprendido, el ex presidente aún no ha contestado, pero ya insinúa un cambio en el perfil que ha cultivado en los últimos meses. El bonaerense estuvo detrás de cada paso que dio el antikirchnerismo. Habló con todos y tampoco se priva de contactar a los gobernadores que hoy dudan del momento de dar el portazo.  Esta semana, a pocos kilómetros de Victoria, Duhalde blanqueó una charla con Jorge Busti, que disparó los rumores más disparatados  pero dejó en claro que el peronismo no kirchnerista debate sus propios tiempos y la forma en que encarará la firma del certificado de defunción del liderazgo del santacruceño.

Pese a los dichos de Reutemann, Duhalde parece hoy más cerca  de conducir el PJ que de aspirar a volver a la Casa Rosada. “Duhalde es un hombre para mares encrespados y turbulentos. Reutemann es para mares calmos y tranquilos”, definió un agudo observador de la interna peronista, poniendo a cada uno en el lugar correspondiente de acuerdo a sus características personales.

Solá ya piensa en su candidatura, y todavía están dando vueltas Das Neves, De la Sota y algún otro que aspira a anotarse en  la movida. Al peronismo  parecen sobrarle los candidatos presidenciales pero lo urgen los tiempos y el afán de reconstrucción de poder que Néstor Kirchner conserva intacto. Claro que, a la mayoría de los dirigentes, los surca la misma sensación: ¿hasta dónde se puede presionar a un gobierno debilitado? “Sin estas facultades no vamos a poder gobernar”, asestó Pichetto en una de las tantas charlas con legisladores reticentes a votar favorablemente. En esta brecha se agigante el  dilema opositor. El kirchnerismo ya demostró que no aprende de sus errores y la oposición no sabe hasta dónde presionar.

En este baile denso, se diluyen algunos debates de fondo. El del  fútbol suena a cachetada pero el de la pobreza duele en el alma. Mientras la iglesia brama por los pobres y el INDEC admitió por primera vez que creció la desocupación, la lucha por el poder lo tiñe todo. Y en esto parecen no distinguirse gobierno de oposición. El primero lucha por su supervivencia , se abraza a los retazos de poder y tira mandobles como boxeador ciego, sin importarle los daños colaterales. La segunda luce abrumada por el desafío de hacerse cargo de una Argentina que no tiene rumbo y el temor la paraliza. El final sigue abierto. Tanto como antes de las elecciones.

Para que los muertos “descansen en paz”

“La Justicia rematará el 31 de agosto un cementerio privado de la ciudad de Victoria”, podía leerse en la edición del diario “El Día de Gualeguaychú” de fecha 15 de agosto de 2009.



Por Emilio E. S. Popelka*

Opinión

La noticia también fue difundida en otros medios provinciales y nacionales, publicitándolo la televisión como un hecho insólito y descabellado. Sin embargo, era previsible y puede ocurrir en cualquier otro lugar del país.

Lo habíamos advertido en los fundamentos del proyecto de ley de Propiedades Especiales, cuya creación y redacción nos encomendó el Poder Ejecutivo Municipal de Gualeguaychú para dar solución y evitar la fuga de una importante inversión en un emprendimiento de los denominados Club de Campo.

El proyecto proponía regular no solo los clubes de campo sino también los parques industriales, barrios o cementerios privados, centros de compras, y entidades similares, además de los denominados tiempos compartidos. Figuras jurídicas relativamente nuevas que no tienen una legislación de fondo adecuada que las contemple, con consecuencias como las del artículo periodístico que motiva este escrito.

Precisamente, con respecto a los cementerios privados decíamos en esos fundamentos que su organización y comercialización generalmente se realiza utilizando como encuadre legal el derecho de uso, cuyo grave inconveniente es que ese derecho se extingue indefectiblemente por la muerte de su titular y además, tampoco puede constituirse a favor de una persona y sus herederos. Circunstancias habitualmente desconocidas por los adquirentes que, en su buena fe, creen haber “comprado una parcela” en el moderno cementerio, ignorando las eventuales consecuencias que el negocio jurídico puede acarrear.

La realidad es que la titularidad del dominio del inmueble -aunque sea en su nuda propiedad- siempre se mantiene a nombre de la persona física o jurídica dueña del emprendimiento y como patrimonio común de los acreedores de éste, es lógico que pueda ser embargado y subastado por aquellos.

El proyecto de ley fue presentado y expuesto en la Federación Argentina de Municipios (F.A.M.) Bs. As. y en la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación, el 11 de agosto de 2004 con el  intendente de Gualeguaychú.

Posteriormente se hizo lo propio en el XIII Congreso Nacional de Derecho Registral (CNDR) realizado en Mendoza en Octubre de 2.004.

Anteriormente habíamos presentado una ponencia para que se legisle en el mismo sentido, en la XXXVII Reunión Nacional de Directores de Registros de la Propiedad Inmueble celebrada en La Plata, Bs. As. en el año 2.000. Y también expusimos la problemática al presidente de la Comisión de Legislación de la Legislatura entrerriana, en aquella época a cargo del Dr. Campos, acompañando al Diputado provincial en ese momento, Daniel Irigoyen.

Sabemos que existen innumerables proyectos de leyes al respecto, anteriores y posteriores al nuestro; sin embargo, ninguno se ha concretado a la fecha y como una constante en nuestro país, los problemas les siguen ganando a sus soluciones y esta vez, por varios cuerpos de distancia. ¿Podremos alguna vez los argentinos escucharnos, entendernos, distinguir lo importante de lo trivial y evitar hacer complejas las cosas simples?…

* Jefe Registro Propiedad Inmueble Gualeguaychú

Mutilan el nombre a nuestro Colegio

colegioclavarinoHa causado sorpresa y desazón en nuestro medio, el sorpresivo e inexplicable cambio en el nombre del casi centenario establecimiento educativo local al que durante muchas décadas conocimos como “Colegio Nacional Luís Clavarino”.


Nació como establecimiento privado incorporado a la enseñanza oficial en el marco de la vieja Ley 934. Fue por inspiración del Padre José María Colombo con el apoyo de un grupo de  vecinos y vino a llenar una sentida necesidad: la de numerosos jóvenes gualeguaychuenses que habiendo completado su ciclo primario, se veían impedidos de proseguir sus estudios, por no contar con recursos para trasladarse otra ciudad, como por ejemplo Concepción del Uruguay.

En 1915 es incorporado a la enseñanza oficial y adquiere el carácter de “Colegio Nacional” por ese motivo. Al trasladarse a la mansión que perteneciera a  Don Luís Clavarino (antes funcionaba frente a la Plaza Independencia, actual San Martín), por una condición de la donación hecha por su viuda Malvina Seguí, toma el nombre de aquel gran Intendente de nuestra ciudad.

Durante ocho décadas mantuvo esa denominación, la que se incorporó a su historial, documentación, tradición  e incluso la letra de la Marcha al Colegio. Al ser transferido a la Provincia en la década de 1990, perdió su condición de “Nacional”, no obstante lo cual se le siguió llamando así.

Pero ahora, aparentemente sin motivos razonables que lo fundamenten, por una resolución emanada del Consejo General de Educación de la Provincia, tampoco será ya “Colegio”, sino que se llamará “Escuela Secundaria Nº 12 “Luís Clavarino”.

En la resolución respectiva que contiene el  cambio de nombre, se incluyen numerosos establecimientos del resto de la Provincia, aunque en su gran mayoría, no se llamaban antes “Colegio”.

No figura en ese listado el histórico Colegio de Concepción del Uruguay, lo que parece razonable por su trayectoria. Sin embargo, nuestro Colegio, tiene también su historial y ello bien podría justificar otra excepción. Aunque lo mejor sería que se mantuvieran los nombres de todos los establecimientos y los cambios que necesita la educación, empezaran por otra parte, más sustancial.

En la Argentina hay pobres pero mejor no los contemos

Mientras el diálogo político naufraga por el mar de la intrascendencia y está a punto de irse a pique, los pobres han vuelto al centro de la escena. Reivindicados por todos pero usados por muchos, ya no se pueden seguir ocultando debajo de la alfombra. La Argentina hoy, después de años de crecimiento vertiginoso, ha hecho poco para disminuir la desigualdad social.


Por Jorge Barroetaveña
Especial

Fiel a su estilo de ignorar o esquivar los debates, la Presidente de la Nación optó el viernes por hablar de ‘inequidad social’ antes que de pobreza. De pedir un padrón de ricos antes que andar contando a los pobres. Y de acusar a los medios de ‘fusilamientos mediáticos’, en su habitual enojo contra el Grupo Clarín, extensivo a todo el espinel de la comunicación.

La primera mandataria no admite la importancia de los números. Si no sabemos cuántos pobres hay en la Argentina, ¿cómo se pueden llevar adelante políticas sociales transparentes y eficaces? ‘Da lo mismo 15, 20 ó 30’, dijo con desparpajo. El detalle es que, el acto, fue organizado para anunciar la creación de 100.000 empleos a través de cooperativas. Si no fueron tan necesarios  y los números no indicaron un crecimiento alarmante de la pobreza, ¿para qué lo hizo?

Los números, a veces son molestos e incómodos. Retomando una línea argumental que ya utilizó en el conflicto con el campo, Cristina volvió a fogonear las divisiones entre ricos y pobres. Habría que preguntarse en qué lugar se ubica ella que, según la declaración jurada de su marido, posee una fortuna de 15 millones de dólares. De todas maneras, el fondo del debate debería pasar por otro lado. Desde el 2.002 son pocas las políticas sociales que han cambiado. Salvo pequeñas modificaciones y la aparición del Plan Familias, estos métodos sirvieron para aquella coyuntura pero han demostrado ser ineficaces para combatir la pobreza. En la oposición, independientemente de cuestiones ideológicas, existe amplio consenso para impulsar un ingreso universal por hijo. La Presidenta en cambio, relativizó la propuesta arguyendo el costo fiscal que implicaría. Si se avanza en esta solución para combatir la pobreza estructural, no sólo se habrá dado un gran paso para  igualar el punto de partida de  los sectores más desprotegidos sino que se le asestará un golpe casi mortal al clientelismo político. ¿Será por eso la negativa?

El enfrentamiento entre el gobierno y el Grupo Clarín tiene su propia historia. Ha habido idas y vueltas, marchas y contra marchas, desde la autorización para la fusión entre Multicanal y Cablevisión hasta el impulso de la nueva Ley de Radiodifusión.  Frente a esto,  la decisión de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) de rescindir el contrato para la televisación del fútbol, debería correr por su cuenta. De ellos debería depender asumir las consecuencias de romper un contrato millonario y la reorganización de un fútbol deficitario y poco transparente. Lo inadmisible es la intromisión del estado, cimentada en el conflicto de intereses entre los Kirchner y un grupo multimediático.  Es inconcebible que el estado ponga un solo peso para los derechos de televisación del fútbol. La Argentina no es Inglaterra, Francia o Alemania que bien podrían darse el lujo de hacerlo pero no lo hacen. El fútbol no será gratis si el estado pone plata para poseer los derechos de televisión. Lo peor es que lo pagarán cada uno de los 40 millones de habitantes en un país que tiene el 30% de pobres. El gobierno, obnubilado por pasarle facturas al Grupo Clarín, decidió pegar donde más duele y mejor se maneja: la caja. El resto de la sociedad, como en tantas ocasiones, ha quedado como rehén.

Los gritos de Agustín Rossi resonaron en el recinto de la Cámara de Diputados. Fueron acompañados del aplauso de la barra oficialista y el abucheo de los pocos productores agropecuarios que pudieron acceder hasta las gradas. Por 136 votos contra 100, el gobierno consiguió una prórroga por un año de las facultades extraordinarias, haciendo aprobar casi sin chistar lo que había pedido. El mensaje oficial, fue siempre claro. Si esto no se aprueba ponen el riesgo la gobernabilidad y van a tener que hacerse cargo.

Ahora queda la prueba del Senado que luce, a priori, algo más complicada. Para la oposición esta batalla recién comienza. Al cabo, los radicales todavía se relamen las heridas de una convocatoria al diálogo fallida y tramposa. Los mismos que hace 20 días defenestraban a Carrió por negarse a concurrir a la Casa Rosada, son los que ahora admiten por lo bajo que tenía razón. “Lo que hicieron fue perverso”, graficó Morales, titular de la UCR, “aunque no podíamos negarnos a ir”, se justificó.

Lo cierto es que una Carrió encendida volvió dispuesta a parapetarse otra vez en el centro del escenario y a pelearle mano a mano una eventual candidatura presidencial opositora a Julio Cobos. “Yo no lo votaría”, espetó la mujer. El Vicepresidente, recogió el guante y respondió rápido. “Yo sí”. Estas rencillas opositoras son las que favorecen al gobierno en su estrategia de huir hacia delante. Si el diálogo fue un montaje, en el Indec sigue mandando Moreno, las facultades extraordinarias permanecerán  intactas y Néstor Kirchner puede disponer de los fondos públicos como le plazca, es evidente que nada ha cambiado.

Hasta la tirria por el periodismo independiente no se ha movido un ápice. La Presidenta estuvo en Venezuela esta semana y no dijo una palabra sobre la libertad de prensa en ese país, en riesgo ante el cierre intempestivo de radios y canales de televisión que están fuera de la órbita de Chávez. Los Kirchner sostienen que no leen,  escuchan ni ven nada de lo que se publica. La réplica permanente indica lo contrario. En último caso, todos tienen derecho a utilizar la réplica. Y está bien que lo hagan. A lo que no tienen derecho es a descalificar cada vez que se hace una crítica. Eso está lejos de ser democrático.

Aniversario del fallecimiento del Padre Jeannot Sueyro

padre_jeannotEl día 30 de julio se realizó un acto conmemoratorio en el Cementerio del Norte, con motivo del primer aniversario del fallecimiento del Padre Luis Jeannot Sueyro.


 

Por Fernando Almada y Mariana de la Cruz 

Opinión

 

A un año de la partida física del Presbítero Luis Jeannot Sueyro, se desarrollaron diversos actos recordatorios a un ser tan especial para la comunidad de Gualeguaychú, pues siempre supo transmitir la esperanza necesaria a todos aquellos que, como él, buscaban una sociedad más justa, solidaria  y en hermandad permanente.

Sin duda, su grandeza humana, es un ejemplo a seguir en todos los momentos de la vida cotidiana, y será necesario que todos continuemos evocándolo para que su lucha, de “dar hasta que duela”, no se extinga.

Hijo de inmigrantes, de padre francés oriundo de Limoges  y de madre gallega, oriunda de Pontevedra, el Cura Gaucho nació un 20 de noviembre del año 1917, en una chacra del “Gualeyán”, departamento de Gualeguaychú.

Se avocó a trabajar por la comunidad de su ciudad desde muy joven, fue ordenado sacerdote el 20 de diciembre de 1942; llegó a cumplir, en el año 2008, los sesenta y cinco años de su consagración al servicio de la Iglesia. Siempre tuvo muy clara sus ideas y con gran esfuerzo las llevaba a cabo. Su entrega para con los demás no conocía límites; sus consejos transmitían esperanza, sus palabras sapiencia, su generosidad admiración, rebelado contra toda injusticia hacia sentir su pensar expresándolo, con un gran respeto, a viva voz sin callar nada.

Magnánimo, como pocos, se lo vio sumergido intensamente en sus tareas sacerdotales, visitando enfermos, recorriendo la zona rural y las capillas que se construyeron gracias a su iniciativa, acudiendo a las necesidades de sus amigos y a toda persona que buscaba su atención como pastor.

Así, interesado en demasía por los problemas de su querido Gualeguaychú, difundió y defendió la causa agrícola casi tanto como el evangelio. En sus mensajes radiales, los “amigos del Campo”!, sin duda vieron reflejado en sus palabras los reclamos y las verdades, sobre la situación por la que atraviesa el ámbito rural. Fue muy crítico en cuanto a la concentración de tierras en manos de pocos, así como también supo extender sus plegarias al cielo pidiendo aliviar la sequía de la tierra: “Vamos a pedir a Dios que nos envié algunas lluviecitas para aliviar la sequía que tanto nos desvela, pero como Dios es buenito le vamos a pedir que llueva después de las siete porque tenemos misa en Costa Uruguay y ahora que me acuerdo, que sea después de las ocho y media que hay misa en el Potrero”, así se referiría el Padre en una de sus innumerables misas en Pehuajo.

También en su momento, cuando la unidad entre argentinos y uruguayos peligraba en torno a la planta de celulosa Botnia; pidió a viva voz: “no rompamos la unidad, por encima de eso tendamos puentes, no cerremos caminos tendamos puentes de amor por encima de todo”.

El Padre velaba por el bienestar de todos, no sólo por el del campo sino también por el de la ciudad. La familia ocupaba un lugar central para él, despotricaba contra el confort innecesario y pedía que la “televisión” dejara de ocupar el lugar del padre o la madre para poder escucharse más. “La familia se ha ido destrozando. Me acuerdo de lo que decía Estrada: “Salvemos a la familia y salvaremos a la patria”.

Es de admirar su sapiencia, siempre tenía una frase como respuesta fundada con algún autor de renombre: Lugones, Andrade, Hernández, Avellaneda. Fue un gran orador en actos sanmartinianos, o en celebraciones como el del 25 de mayo. También se recuerda su marcha a la Patagonia para acompañar a los reclutados en las Islas Malvinas.

En continuo movimiento, hacia aquí y hacia allá, Concepción del Uruguay, Rosario del Tala, Ñancay, Macia, Landa, Costa Don Bosco, Cuatro Hermanas y otros tantos lugares tuvieron su presencia y recibieron su ayuda.

Declarado con gran justicia ciudadano ilustre de la ciudad, fue también condecorado por diversas instituciones por su incansable labor, y allí por donde el Cura Gaucho pasaba, allí dejaba su “marca”, por eso es que siempre hay alguien que recuerda algún episodio risueño del Padre.

Hoy día, tres bibliotecas llevan su nombre: la de la Escuela “Pedro Jurado” de Gualeyán; otra en Ñancay, en la Escuela Nº 11 “Baldomero Fernández Moreno” y la tercera y mas antigua, la biblioteca de la Escuela Nº 15 “J. J de Urquiza” de Medanos, donde acostumbraba a dar misas y atender a la comunidad.

La escuela de nivel medio ex Nº 127, en su momento llamada “O. V. Andrade” de Sarandí, cambio su nombre por el del “Presbítero Luis Jeannot Sueyro” en homenaje al querido sacerdote.

Es por esto, y por mucho más, que nuestro querido Cura Gaucho merece ser recordado y, más allá de que no le agradaban los homenajes para con su persona, el día jueves 30 de julio se fortaleció la fe y esperanza de muchos con la simple mención de su nombre en el acto desarrollado en el Cementerio del Norte a las diez de la mañana, en un día muy frío y con un cielo cerrado pero que no impidió que la gente se reuniera en oración para recordarlo y devolverle, con un pequeño gesto de amor y agradecimiento, todo lo que el Padre dio sin ambición y con grandeza espiritual.

Sin duda, la conmemoración del acto cambió el dinamismo diario del cementerio. Desde varios días antes a la fecha, las flores y oraciones se acrecentaban con las personas que se acercaban al Panteón a congraciar al Padre.

Y así fue como, el pasado jueves 30 de julio, se realizó el acontecimiento esperado por muchos, con una gran emoción contenida en el recuerdo de su entrega; pero con el júbilo de saber que habrá mucha gente que seguirá plasmando las acciones que dejó como enseñanza el Padre Luis Jeannot Sueyro.

En las palabras del Presbítero Joaquín González estuvo a cargo el responso, quien invitó a los fieles a rezar como modo de recordar el consejo cotidiano de elevar oración, que transmitiera en vida el Padre Jeannot.  Así, con un momento de oración, se rindió el homenaje más importante que se le puede brindar a un sacerdote, la lectura de la Biblia, Carta del Apóstol  Pablo a los Cristianos de Roma, iluminó la oración elevada esa mañana.

La Placa recordatoria descubierta posteriormente al responso, fue colocada por la “Asociación Amigos del cura Gaucho Padre Jeannot”, tiene inscripta la leyenda: “Curita Gaucho, por que SIEMPRE estuviste donde te necesitaron, SIEMPRE seguirás vivo en el corazón de tu pueblo” y junto a ésta se colocó también una carta dedicada al Padre que en sus letras refiere: “(…) Señor de la vida y dueño de nuestros destinos, en tus manos depositamos silenciosamente este ser entrañable que se nos fue.

Mientras aquí abajo entregamos a la tierra su despojos transitorio, duerma su alma inmortal para siempre en la paz eterna, en tu seno insondable y amoroso, oh Padre de misericordia. Silencio y Paz”.

En palabras del Señor Martín Odriozola, estuvo a cargo la evocación de la figura del Padre para con los más allegados. Describió así la cotidianidad que sus amigos vivían con el sacerdote, recordando momentos y situaciones agradables de escuchar para aquellos que no conocían “tan de cerca” al Padre.

Consecutivamente, luego del homenaje en el Panteón, se celebró misa en la Capilla del Cementerio, “Nuestra Señora del Carmen”, presidida por el Padre Pedro Rojas, para seguir rezando por él pero también por todos nosotros y así poder obtener, por medio de las plegarias, el impulso necesario para continuar, desde cada lugar, concretando aquello que el Curita Gaucho pedía: la entrega desinteresada a Dios y a los demás hombres en la tierra.

Así fue como se conmemoró el homenaje a un Ser que siempre estuvo al servicio de su comunidad. Y es allí, en el Cementerio del Norte, donde cada vez que, quienes trabajamos aquí, pasamos por el lugar donde reposan sus restos, nos detenemos a hacer una inclinación de respeto y admiración por quien supo transmitir tanta dignidad.

No será en vano toda su dedicación por la comunidad de Gualeguaychú y alrededores, si nos atenemos al recuerdo cotidiano de su persona; allí en momentos simples y cotidianos, ante cada carencia y necesidad, ante cada júbilo estará presente el Padre Jeannot que nos valdrá de ejemplo siempre, aún en situaciones adversas.

Desde el Cementerio del Norte nos hacemos presentes en la evocación del primer aniversario del fallecimiento del Presbítero Luis Jeannot Sueyro.

 

* Archivo Cementerio del Norte

Proyecto: “Recuperación del Patrimonio Cultural en el Cementerio del Norte”

Por Municipalidad de Gualeguaychú: Arq. Hugo Lezcano

Por Instituto Sedes Sapientiae: Prof. Eduardo Ramírez

 

 

 

Kirchner ha vuelto a tomar las riendas y le marca el ritmo a la oposición

No son buenas noticias. Néstor Kirchner está saliendo del letargo y ha vuelto  a recobrar el protagonismo. Lejos de conformarse con el silencio de las últimas semanas y de comprender con exactitud lo que pasó el 28 de junio, el patagónico está recargado y va por más. El gobierno lo padece otra vez y la oposición lo sufre.


Por Jorge Barroetaveña
De la redacción de Gualeguay al Día

Las primeras semanas después del mazazo electoral el gobierno envió señales confusas. Las divisiones entre halcones y palomas se hicieron públicas y la Presidenta trató de recobrar la iniciativa. Pese a la fallida conferencia de prensa en donde intentó explicar que la matemática ya no es más matemática, los anuncios de diálogo con los distintos sectores fueron un buen indicio. Las convocatorias, que aún hoy se mantienen, van en el rumbo correcto, pero pende sobre ellas una amenaza despiadada que amaga con vaciarlas de contenido. Elisa Carrió, que optó por irse unos días de vacaciones con Mickey antes que quedarse a vivir el fragor de la poselección, es la más dura con los Kirchner. “Yo los he tratado de ladrones y con los ladrones no se puede hablar”, disparó en las últimas horas. Mal que le pese a los críticos de la fundadora del ARI, los acontecimientos parecen ir dándole la razón.

Hace un mes que el Ministro Randazzo recibió a la UCR y poco ha pasado al respecto. Hace una semana que el Jefe de Gabinete Fernández se entrevistó con el campo pero las medidas que han salido no cambian la historia y siguen teniendo el mismo  tufo de siempre: la imposición y no la persuasión. La larga de mano de Néstor Kirchner ha vuelto a sobrevolar los despachos oficiales. Los seguidores de Moreno en el INDEC no han perdido un solo espacio, pese a los sordos e inútiles intentos del ingenuo de Boudou. Es más, una ex funcionaria del organismo, mano derecha del Secretario de Comercio Interior, Beatriz Paglieri, fue ‘premiada’ con un cargo en el directorio de Papel Prensa, del que fue eyectado Alberto Fernández. Tampoco el fútbol es límite para los deseos del sureño de recuperar el protagonismo. En su pelea con el Grupo Clarín le ofreció a Julio Grondona el oro y el moro para que rescinda el contrato del fútbol con Torneos y Competencias. Dinero del estado claro, para malquistarse con el grupo multimediático más grande del país  que, según Kirchner, marca  la agenda pública.

En el Congreso, como en aquella noche fatídica de la 125, también está dispuesto a jugar a fondo. Las  amenazas de la campaña y las reminiscencias de ‘yo o el caos’ volvieron a cobrar vida en las palabras del jefe de los senadores kirchneristas, Miguel Angel Pichetto. Cuando la discusión por los superpoderes amagaba con desbordarse, el otrora menemista no aguantó más y estalló dirigiéndose a Morales: “¿Nos van a dejar gobernar…?”…espetó. El senador radical lo miró sorprendido. Es que la reacción de Pichetto no fue aislada. En el kirchnerismo, alimentado por el propio ex presidente, crece la idea de la victimización como estrategia para enfrentar los cuestionamientos opositores. Saben que a ninguno de los partidos de la oposición le convendría un adelantamiento en la entrega del poder y menos  a la UCR.  Cobos, el más incómodo de todos, aún debate cuándo tendrá que presentar su renuncia y el peor escenario para él sería tener que hacerse cargo del Ejecutivo en medio de una crisis institucional, política y económica. Los radicales, conocedores como pocos de la perversidad del kirchnerismo, lo saben y sólo así se explica la anuencia al diálogo y la escasa presión sobre la agenda pública que han sostenido después de los comicios.

Si el abismo es la renuncia, no quieren terminar empujando a los Kirchner hacia él. Claro, la misma cuenta es válida para el resto de la oposición. Los Macri, De Narváez y Solá todavía no han hecho pie en la estrategia correcta y sólo han respondido ante los espasmos oficiales. Carrió, la más cruel de todas, se acerca peligrosamente a la razón. Kirchner ha ganado tiempo con su estrategia, ya recompuso la línea y ha sembrado de dudas al arco opositor.

Es cierto que lo que dijo el Papa sobre la pobreza en la Argentina no es ninguna novedad. Pero sirvió para instalar un debate que bien pudo darse en la campaña y no se dio. A la mayoría de los candidatos les interesó más hablar sobre Gran Cuñado que del 30% de pobres que hay en la Argentina, como si tirar la mugre debajo de la alfombra fuer a una política de estado. Mientras un solo chico se muera de hambre será un escándalo para un país inmensamente rico como el nuestro.

Hasta ahora, el tan mentado diálogo político sólo ha servido para cuestiones coyunturales. Los superpoderes, las retenciones, el impuestazo del gas y hasta la reforma política no atacan el fondo del problema. Es llamativa la incapacidad demostrada para establecer una agenda de lucha contra la pobreza: ¿tan difícil es impulsar  una asistencia universal por hijo, eliminando la mayoría de los planes sociales que pululan por el país? ¿Tan fuerte es el clientelismo y la dádiva como forma de hacer política?

Las elecciones del 28 de junio están a años luz. Los que frecuentan la intimidad del matrimonio presidencial (son cada vez menos) afirman que ambos hablan como si las hubieran ganado, ignorando por completo el mensaje de las urnas. Los discursos públicos no son una postura para preservar el poder y la gobernabilidad, están convencidos de lo que dicen. Creen que la gente ratificó  el ‘modelo’ y que son las ‘corporaciones’ las que los quieren desestabilizar. En política no hay peor pecado que  negarse a ver la realidad. Los Kirchner compraron una hace tiempo y están cómodos con ella. Pero la sociedad ha tomado otros rumbos y nadie se suicida. Si no lo entienden les terminará costando muy caro. A ellos y a las instituciones.

Aniversario del fallecimiento del Padre Jeannot Sueyro

jeannotEl día 30 de julio se realizó un acto conmemoratorio en el Cementerio del Norte, con motivo del primer aniversario del fallecimiento del Padre Luis Jeannot Sueyro.



Por Fernando Almada y Mariana de la Cruz

Opinión

A un año de la partida física del Presbítero Luis Jeannot Sueyro, se desarrollaron diversos actos recordatorios a un ser tan especial para la comunidad de Gualeguaychú, pues siempre supo transmitir la esperanza necesaria a todos aquellos que, como él, buscaban una sociedad más justa, solidaria  y en hermandad permanente.

Sin duda, su grandeza humana, es un ejemplo a seguir en todos los momentos de la vida cotidiana, y será necesario que todos continuemos evocándolo para que su lucha, de “dar hasta que duela”, no se extinga.

Hijo de inmigrantes, de padre francés oriundo de Limoges  y de madre gallega, oriunda de Pontevedra, el Cura Gaucho nació un 20 de noviembre del año 1917, en una chacra del “Gualeyán”, departamento de Gualeguaychú.

Se avocó a trabajar por la comunidad de su ciudad desde muy joven, fue ordenado sacerdote el 20 de diciembre de 1942; llegó a cumplir, en el año 2008, los sesenta y cinco años de su consagración al servicio de la Iglesia. Siempre tuvo muy clara sus ideas y con gran esfuerzo las llevaba a cabo. Su entrega para con los demás no conocía límites; sus consejos transmitían esperanza, sus palabras sapiencia, su generosidad admiración, rebelado contra toda injusticia hacia sentir su pensar expresándolo, con un gran respeto, a viva voz sin callar nada.

Magnánimo, como pocos, se lo vio sumergido intensamente en sus tareas sacerdotales, visitando enfermos, recorriendo la zona rural y las capillas que se construyeron gracias a su iniciativa, acudiendo a las necesidades de sus amigos y a toda persona que buscaba su atención como pastor.

Así, interesado en demasía por los problemas de su querido Gualeguaychú, difundió y defendió la causa agrícola casi tanto como el evangelio. En sus mensajes radiales, los “amigos del Campo”!, sin duda vieron reflejado en sus palabras los reclamos y las verdades, sobre la situación por la que atraviesa el ámbito rural. Fue muy crítico en cuanto a la concentración de tierras en manos de pocos, así como también supo extender sus plegarias al cielo pidiendo aliviar la sequía de la tierra: “Vamos a pedir a Dios que nos envié algunas lluviecitas para aliviar la sequía que tanto nos desvela, pero como Dios es buenito le vamos a pedir que llueva después de las siete porque tenemos misa en Costa Uruguay y ahora que me acuerdo, que sea después de las ocho y media que hay misa en el Potrero”, así se referiría el Padre en una de sus innumerables misas en Pehuajo.

También en su momento, cuando la unidad entre argentinos y uruguayos peligraba en torno a la planta de celulosa Botnia; pidió a viva voz: “no rompamos la unidad, por encima de eso tendamos puentes, no cerremos caminos tendamos puentes de amor por encima de todo”.

El Padre velaba por el bienestar de todos, no sólo por el del campo sino también por el de la ciudad. La familia ocupaba un lugar central para él, despotricaba contra el confort innecesario y pedía que la “televisión” dejara de ocupar el lugar del padre o la madre para poder escucharse más. “La familia se ha ido destrozando. Me acuerdo de lo que decía Estrada: “Salvemos a la familia y salvaremos a la patria”.

Es de admirar su sapiencia, siempre tenía una frase como respuesta fundada con algún autor de renombre: Lugones, Andrade, Hernández, Avellaneda. Fue un gran orador en actos sanmartinianos, o en celebraciones como el del 25 de mayo. También se recuerda su marcha a la Patagonia para acompañar a los reclutados en las Islas Malvinas.

En continuo movimiento, hacia aquí y hacia allá, Concepción del Uruguay, Rosario del Tala, Ñancay, Macia, Landa, Costa Don Bosco, Cuatro Hermanas y otros tantos lugares tuvieron su presencia y recibieron su ayuda.

Declarado con gran justicia ciudadano ilustre de la ciudad, fue también condecorado por diversas instituciones por su incansable labor, y allí por donde el Cura Gaucho pasaba, allí dejaba su “marca”, por eso es que siempre hay alguien que recuerda algún episodio risueño del Padre.

Hoy día, tres bibliotecas llevan su nombre: la de la Escuela “Pedro Jurado” de Gualeyán; otra en Ñancay, en la Escuela Nº 11 “Baldomero Fernández Moreno” y la tercera y mas antigua, la biblioteca de la Escuela Nº 15 “J. J de Urquiza” de Medanos, donde acostumbraba a dar misas y atender a la comunidad.

La escuela de nivel medio ex Nº 127, en su momento llamada “O. V. Andrade” de Sarandí, cambio su nombre por el del “Presbítero Luis Jeannot Sueyro” en homenaje al querido sacerdote.

Es por esto, y por mucho más, que nuestro querido Cura Gaucho merece ser recordado y, más allá de que no le agradaban los homenajes para con su persona, el día jueves 30 de julio se fortaleció la fe y esperanza de muchos con la simple mención de su nombre en el acto desarrollado en el Cementerio del Norte a las diez de la mañana, en un día muy frío y con un cielo cerrado pero que no impidió que la gente se reuniera en oración para recordarlo y devolverle, con un pequeño gesto de amor y agradecimiento, todo lo que el Padre dio sin ambición y con grandeza espiritual.

Sin duda, la conmemoración del acto cambió el dinamismo diario del cementerio. Desde varios días antes a la fecha, las flores y oraciones se acrecentaban con las personas que se acercaban al Panteón a congraciar al Padre.

Y así fue como, el pasado jueves 30 de julio, se realizó el acontecimiento esperado por muchos, con una gran emoción contenida en el recuerdo de su entrega; pero con el júbilo de saber que habrá mucha gente que seguirá plasmando las acciones que dejó como enseñanza el Padre Luis Jeannot Sueyro.

En las palabras del Presbítero Joaquín González estuvo a cargo el responso, quien invitó a los fieles a rezar como modo de recordar el consejo cotidiano de elevar oración, que transmitiera en vida el Padre Jeannot.  Así, con un momento de oración, se rindió el homenaje más importante que se le puede brindar a un sacerdote, la lectura de la Biblia, Carta del Apóstol  Pablo a los Cristianos de Roma, iluminó la oración elevada esa mañana.

La Placa recordatoria descubierta posteriormente al responso, fue colocada por la “Asociación Amigos del cura Gaucho Padre Jeannot”, tiene inscripta la leyenda: “Curita Gaucho, por que SIEMPRE estuviste donde te necesitaron, SIEMPRE seguirás vivo en el corazón de tu pueblo” y junto a ésta se colocó también una carta dedicada al Padre que en sus letras refiere: “(…) Señor de la vida y dueño de nuestros destinos, en tus manos depositamos silenciosamente este ser entrañable que se nos fue.

Mientras aquí abajo entregamos a la tierra su despojos transitorio, duerma su alma inmortal para siempre en la paz eterna, en tu seno insondable y amoroso, oh Padre de misericordia. Silencio y Paz”.

En palabras del Señor Martín Odriozola, estuvo a cargo la evocación de la figura del Padre para con los más allegados. Describió así la cotidianidad que sus amigos vivían con el sacerdote, recordando momentos y situaciones agradables de escuchar para aquellos que no conocían “tan de cerca” al Padre.

Consecutivamente, luego del homenaje en el Panteón, se celebró misa en la Capilla del Cementerio, “Nuestra Señora del Carmen”, presidida por el Padre Pedro Rojas, para seguir rezando por él pero también por todos nosotros y así poder obtener, por medio de las plegarias, el impulso necesario para continuar, desde cada lugar, concretando aquello que el Curita Gaucho pedía: la entrega desinteresada a Dios y a los demás hombres en la tierra.

Así fue como se conmemoró el homenaje a un Ser que siempre estuvo al servicio de su comunidad. Y es allí, en el Cementerio del Norte, donde cada vez que, quienes trabajamos aquí, pasamos por el lugar donde reposan sus restos, nos detenemos a hacer una inclinación de respeto y admiración por quien supo transmitir tanta dignidad.

No será en vano toda su dedicación por la comunidad de Gualeguaychú y alrededores, si nos atenemos al recuerdo cotidiano de su persona; allí en momentos simples y cotidianos, ante cada carencia y necesidad, ante cada júbilo estará presente el Padre Jeannot que nos valdrá de ejemplo siempre, aún en situaciones adversas.

Desde el Cementerio del Norte nos hacemos presentes en la evocación del primer aniversario del fallecimiento del Presbítero Luis Jeannot Sueyro.

* Archivo Cementerio del Norte
Proyecto: “Recuperación del Patrimonio Cultural en el Cementerio del Norte”
Por Municipalidad de Gualeguaychú: Arq. Hugo Lezcano
Por Instituto Sedes Sapientiae: Prof. Eduardo Ramírez

Los deudores y acreedores

En la técnica contable se usa la palabra “deudores” para identificar una porción del activo por las cuentas a cobrar, y la de “acreedores” como una parte del pasivo por las cuentas a pagar.



Por Luis Alberto Dalcol*

Opinión

Más en el uso económico cotidiano el significado es totalmente opuesto, ya que aceptamos por deudores “a los que deben”, y por acreedores a los que tienen algo “por cobrar”.

Aquí le vamos a asignar este último significado, es decir el no técnico contable sino el del lenguaje común, y se hará sobre los mismos algunas reflexiones.


EN LAS CRISIS

En principio convengamos que en las épocas de crisis económica, de recesión, los “platos rotos” los pagan los “acreedores”, porque las medidas que se toman lo son en beneficio de los “deudores”, sin compensaciones para los primeros. Y esto es así porque son los que algo “tienen”.

Recordemos que cuando se implementó el desagio, las cuentas a cobrar se redujeron en el costo inflacionario implícito que consideró la normativa, y así los que debían pagar pagaron menos; y, obviamente los “acreedores” se perjudicaron porque  no cobraron los que habían convenido entre las partes.

Las recurrentes leyes de moratoria, condonatoria, blanqueos, acuerdos fiscales y otras liberalidades sobre impuestos, benefician siempre a los que deben, a los deudores, y son normas a las que no acuden los que no deben.

Igualmente, y aunque menos frecuente, en el ámbito financiero y/o comercial, y ante situaciones que la realidad lo amerita, se conceden gracias o arreglos en favor de los que deben.

En los períodos de inflación, en los que el poder adquisitivo de la moneda se reduce, si no han sido previstos, también se benefician los deudores.


LA ASISTENCIA FORMAL
Y PERMANENTE
El derecho asiste a la empresa en crisis con una legislación especial a través de los procesos judiciales de concursos y de quiebras, en el que se protege al deudor, deteniendo ejecuciones y otorgando otros beneficios. Y, salvo en el avenimiento, cuando los acreedores cobran, cobran en plazos más largos o con quitas en los montos, o con la combinación de ambos sacrificios, ya que la legislación prevé dichas modalidades de ayuda en pro de la continuidad de empresa.

REGLAS Y JUSTIFICACIONES
Se puede razonar que en épocas normales las “reglas de juego” las impone el acreedor; y entonces, si devienen tiempos de crisis, estos deben servir para compensar a los deudores por la posición dominante alcanzada por los acreedores en las bonanzas, y paguen así algunos de sus excesos o abusos.

DEUDAS, PAGOS Y DEFAULT
En la actual crisis mundial se observa que E.E.U.U. y algunos países de Europa deciden afrontarla con la emisión de bonos, transformándose  en consecuencia en grandes deudores.

El interrogante es saber si los mismos serán cancelados en los plazos  previstos y bajo qué forma.

Para el caso en que los paguen ortodoxamente necesitarán disminuir sus gastos y elevar considerablemente sus impuestos.

No se puede descartar que decidan licuar sus deudas con procesos inflacionarios u otras alternativas monetarias o de comercio exterior, e incluso con hoy impensables posicionamientos de default.

Pero cuidado porque, inexorablemente, a las crisis siempre las pagan los acreedores.

* Contador Público Nacional

Algunas reflexiones sobre “El Corte” y “La Lucha”



Por Osvaldo Moussou*

Opinión

En primer lugar quiero rendirle un homenaje a “La Pacha”, amiga, luchadora incansable, buena persona, y como si eso fuera poco: Radical de Ley, gracias “Pacha”.

Quiero expresar algunas cosas que hace tiempo tengo ganas de escribirlas, algunas son mías, otras no. Pero quiero aclarar que bajo ningún punto de vista se busca ofender a alguien respecto a esta otra visión de la que parecería se maneja la Asamblea. Si alguien no piensa como yo lo acepto, para ello tenemos casi 26 años de vivir en democracia.

Comienzo con algo que no es mío. Hace algún tiempo, precisamente en su última visita a Gualeguaychú, el Fiscal Viana me dijo: “ustedes tienen que levantar el corte de ruta, porque esta es la situación ideal para Botnia, producir grandes cantidades de pasta celulósica escondida, que nadie la ve”. Esto me lo dijo antes de los derrames, humos, manchas en el río, etc.

Pensemos en estos incidentes con un puente lleno de turistas, grandes humaredas con olor a huevo podrido ¿habrá alguna mejor difusión para nuestra causa? creo que a las dos horas tendríamos a todos los canales de Montevideo y Buenos Aires, saliendo para el resto del mundo, no les digo nada si hubiese algún turista descompuesto ,y llevado al hospital.

En los albores de la lucha, la estrategia de la Asamblea fue,”No se van a instalar las papeleras”, lo dije y lo reafirmé en cuanto reportaje me hacían, al igual que otros miembros de la Asamblea en iguales circunstancias.

Botnia ya se instaló. Ahora la estrategia es “Que se vaya Botnia”, pero la estrategia tiene que ser otra ¿o alguien piensa que vamos a sacar a Botnia sin la ayuda de los uruguayos?, con el corte estamos desperdiciando la única salida que tenemos, la de luchar juntos con la gente de Fray Bentos y el resto de los uruguayos.

¿Para qué se hacían los cortes de ruta?, en un principio fueron para difundir nuestra causa, venían medios de todos lados, también se hacían para “perjudicar” al turismo en el Uruguay. Hay que reconocer que durante el primer año se logró el cometido, pero hoy ya se reorganizó todo por Colón, Buquebús y parte por Concordia.

Por otro lado hay un perjuicio económico que “estoicamente” ha soportado la ciudadanía de Gualeguaychú, no solo los comerciantes, empleados de aduana, camioneros, despachantes, me refiero a toda la comunidad, porque si de algo hay que estar bien orgulloso es de pertenecer a Gualeguaychú, ¿pero tiene sentido continuar con una acción, que creo yo, no está surgiendo ningún efecto, es más, nos está perjudicando en la lucha y económicamente?

Hay quienes dicen que “para levantar el corte tiene que suceder un evento importante para que no crean que nos fuimos derrotados”. Con respecto a esto pienso: para los que no quieren levantar el corte, nunca va a surgir un evento importante como para  tomar la medida. Además, el corte lo decidió la Asamblea, por lo tanto lo levanta cuando quiere, y si quiere lo puede volver a hacer. El acontecimiento importante es que la asamblea lo decida.

¿Cuál es cambio de estrategia? Seguramente lo que tendremos que hacer, una vez levantado el corte, es empezar a hablar con los Fraybentinos, recordándoles que antes Fray Bentos era una ciudad limpia, que cambiaron 1.500 puestos de trabajo que les daba el turismo por 30 que están trabajando en Botnia, es decir todo lo que siempre dijimos.

Obviamente que va a ser un trabajo lento y complicado, pero en este caso vamos a contar no sólo con los miembros de la Asamblea, sino con todos los gualeguaychuenses que crucen al Uruguay. No me cabe dudas que la gente de Fray Bentos ya se dio cuenta de todo esto, lo que pasa es que están tan enojados con nosotros, van a decir que no hay olores ni contaminación, solo por el hecho de estar en contra nuestro.

Hay una cosa que debe de quedar en claro: el levantamiento o no del corte tiene que decidirse en el seno de la Asamblea Ambiental Ciudadana de Gualeguaychú, acá no hay “Rutas Libres”, ni fulanos, ni menganos. Hay un movimiento importante de personas que piensan de esta manera, por lo cual habrá que ir a la Asamblea y decir: tal día vamos a proponer tal moción y que se vote. Pero esto se tiene que manejar dentro de un ámbito amigable, que nadie lleve gente, ni para un lado ni para otro, si la gente no va será porque piensa que así está bien.

Ni la causa, ni la asamblea, ni el pueblo de Gualeguaychú se merecen algo que no sea totalmente transparente, o que dé lugar a reproches entre copoblanos. La lucha ha sido muy larga y fructífera como para empañarla con mezquindades políticas o personales.

* Ingeniero Agrónomo – Primer Coordinador Asamblea Ambiental

El gobierno gana tiempo pero los problemas siguen sin resolverse

Los Kirchner admiten el poder sin concesiones. Al menos en público. Es la sensación que quedó el viernes después del encuentro entre el gobierno y la Mesa de Enlace, posterior a  los anuncios de la Presidenta en Villa María. El conflicto, por ahora, luce lejos de resolverse. El escenario volverá a plantarse en el Congreso de la Nación.


Por Jorge Barroetaveña
Especial para El Día

El tono de la reunión fue cordial y no hubo reproches. Fue diferente al año pasado cuando los cruces con Alberto Fernández empantanaron cualquier acuerdo y dinamitaron la relación entre el gobierno y el campo. La Presidenta inclusive, hizo un alto en su agenda, y pasó a saludar. Fue protocolar apenas pero se buscó distender un poco más los ánimos y no cerrar ninguna puerta.

Es algo, diría cualquiera, sino fuera porque se trata de un conflicto que lleva ya un año y medio de vigencia y ha desangrado al gobierno en una pelea inútil que lo llevó a perder las elecciones del pasado 28 de junio. La movida de las horas previas no pareció ser la mejor. El viaje relámpago de la Presidenta a Villa María, Córdoba, a anunciar un acuerdo con tamberos, no fue un buen mensaje. Hubo presiones de distinto tenor y uno de los firmantes es ex vicepresidente de una de las entidades que sólo se representa a sí mismo. Sabiendo que el tema leche se trataría en la reunión con la Mesa de Enlace, ¿qué necesidad había de meter una cuña y generar malestar en forma innecesaria? Estos mismos acuerdos ya se firmaron el año pasado y el gobierno nunca pudo hacerlos cumplir, ¿qué indica que podrá hacerlo ahora?

Claro que el derrape oficial había tenido su correlato previo, en una asamblea tan dura como multitudinaria de los productores en la Sociedad Rural. Azuzados por el enojo de los presentes, los cuatro presidentes de la Mesa de Enlace utilizaron un tono innecesariamente duro y hostil contra el gobierno, a horas de la reunión clave. El desliz les valió críticas hasta de la oposición, aunque denunció las dificultades que los dirigentes agropecuarios tienen desde hace tiempo para controlar a las bases.

Con estos antecedentes, el encuentro en la Casa Rosada fue llamativamente tranquilo, aunque los resultados parecen haber estado lejos de satisfacer los reclamos del sector. Los largos enunciados posteriores de la Ministra Giorgi sobre los ‘aportes’ que el estado le ha hecho al campo en los últimos años, fueron nafta para apagar el incendio. No hubo, ni en ella ni en Fernández, ni en Boudou un esbozo de autocrítica, sólo ratificación de las políticas en marcha. Apenas corrección de algunos abusos pero no cambios de rumbo. Pregunta: ¿qué pasó el 28 de junio pasado? ¿No hubo acaso un severo cuestionamiento hacia esas políticas? El gobierno por ahora sigue sin tomar registro de eso y está decidido a avanzar con pocas concesiones. Sólo así se interpreta la jugada de Villa María y la comunicación de las decisiones que tomó la presidenta. La charla con la Mesa de Enlace nunca fue una negociación: fue apenas una exposición de temas, la mayoría sin respuesta, y la comunicación de algunas decisiones.

El divorcio entre lo hablado y evaluado después fue tal, que Buzzi ironizó diciendo que estuvo en una reunión distinta y Biolcatti y Llambías no pudieron ocultar su desencanto. El tema más cargado de simbolismo del conflicto, las retenciones, prácticamente no se tocó  aunque las versiones también difieren. Los dirigentes del campo afirmaron que plantearon la cuestión y no hubo respuesta, en cambio Fernández fue concreto en la conferencia: no hay plata, dijo palabras más palabras menos, desnudando los problemas de caja que desde hace tiempo afectan al gobierno. Cuentan que la Presidenta se guarda en la manga la posibilidad de reducir las retenciones al trigo y al maíz, pero las de la soja son intocables: Boudou le advirtió que si lo hace habrá déficit fiscal.

Así las cosas y con sabor a poco en la boca, la expectativa  por la inauguración oficial en Palermo ayer sábado creció exponencialmente. Luego de aplaudir a rabiar la carta de excusa que envió el Vicepresidente Julio Cobos, los ruralistas escucharon con atención el discurso de Biolcatti. Secundado por Buzzi de Federación Agraria (una imagen impensada hace un tiempo). Llambías de CRA y Garetto de Coninagro, el titular de la Sociedad Rural optó la crítica en tono moderado contra el gobierno, a quién prefirió  correr por izquierda cuando dijo que era una vergüenza que en la Argentina haya un 27% de pobres. También machacó en una vieja herida kirchnerista, reabierta después de las elecciones: “¿qué han hecho con los 30.000 millones de dólares que el campo ha puesto en estos últimos 7 años?”, disparó, para  luego comparar peligrosamente a Belgrano, San Martín, Sarmiento y Alberdi con la actualidad. “Ellos hicieron grande la patria y no necesitaron superpoderes”, aguijoneó.

La protesta en el sector agropecuario, pese al desencanto de la reunión del viernes, todavía luce como alternativa no deseada. El escenario ahora se trasladará al Congreso de la Nación, donde se redoblará la presión para voltear los superpoderes y conseguir una baja de las retenciones. Menudo problema le ha dejado la Casa Rosada al Parlamento y a sus propios legisladores. El año pasado, la 125 quebró el espinazo del oficialismo en el Senado y estuvo a punto de hacerlo en Diputados. Hoy, golpe electoral de por medio, y con el kirchnerismo en fuga, el resultado de los debates se ha vuelto incierto y diputados y senadores ya no saben qué hacer. Son concientes que, si el conflicto no se soluciona, muchos de ellos volverán a hipotecar sus chances electorales  del 2011, pero a Néstor y Cristina parece no importarles, enfrascados en su propia supervivencia política.

El INDEC, los superpoderes y el conflicto agropecuario, son intentos demasiado tímidos que amagan con quedarse a mitad de camino. Dos años es mucho tiempo para un gobierno débil. Con el respirador no alcanza. Hace falta autocrítica y conciencia de la realidad. Sino el futuro se volverá peligrosamente sombrío.

La Pandemia: una oportunidad para la salud entrerriana

Mas allá de las consideraciones específicas sobre la Gripe A (H1N1), la circulación del nuevo virus y la incertidumbre que ha generado, la pandemia nos brinda una oportunidad para construir un sistema integrado de salud en Entre Ríos.



Por el Dr. Ángel Francisco Giano*

Colaboración

El artículo 19 de la Constitución entrerriana reconoce a la salud como derecho humano fundamental, desarrollando políticas de atención primaria e indica que la asistencia sanitaria será gratuita, universal, igualitaria, integral, adecuada y oportuna. La política de salud basada en la prevención, la medicina social y comunitaria que ejecutó Ramón Carrillo (creador del Ministro de Salud Publica y Asistencia Social de la Nación), no son mencionadas en dicho texto, lo que será posible enmendar con la sanción de una ley de salud pública que incorpore el funcionamiento de un sistema integrado para garantizar ese derecho, que implica cambiar el paradigma imperante y ocuparnos, principalmente, de la salud de los entrerrianos sanos.

En el país el sistema de salud no es federal, depende de cada una de las provincias, está fragmentado y, Entre Ríos no es la excepción. La descentralización operada especialmente en la década del noventa, transfirió a cada provincia la competencia en salud sin los recursos suficientes, debilitó al estado y segmentó el financiamiento. Por eso hoy el servicio de salud en las provincias, depende de la cantidad de recursos que tengan o se pueda conseguir exógenamente y de la decisión política de ejecutar acciones dirigidas a armar el rompecabezas con los actores del sector.

La fragmentación se da al existir varios actores y financiadores en el sector salud, a saber: el Estado, las obras sociales, el PAMI, las obras sociales provinciales, las nacionales, las prepagas y los Municipios, cada uno volcando recursos sin una rectoría estatal, sin una legislación, acuerdo ni asignación de prioridades explicitada normativamente que permita garantizar la salud  para todo el pueblo en forma igualitaria.

El Estado entrerriano –es decir todos los entrerrianos- invierte en salud  una suma superior a los mil millones de pesos  por año -700 millones administrados por la Secretaría de Salud, 250 millones por IOSPER, más los fondos para obras de infraestructura en hospitales y centros de salud y para equipamiento-. Con ello se debe hace cargo de la prevención y atención sanitaria de aproximadamente el 70% de los entrerrianos, sumado al PAMI que tiene afiliados al 10% de la población entrerriana y el resto por obras sociales de los trabajadores, prepagas,  Plan Nacer, obras sociales nacionales (Universidad y Fuerzas Armadas) y Municipios.

Al no existir un Plan Nacional de Salud cada provincia debe tener el suyo. En Entre Ríos por decisión del Gobernador Sergio Urribarri hemos elaborado desde el inicio de la gestión con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), un Plan de Desarrollo Integral del sector sanitario entrerriano que se empieza a ejecutar en el mes de agosto, para dejar de atender solo la coyuntura para construir una política pública sustentable y ello se logra con una planificación que entienda a la salud como política de estado.

En el país prima el concepto de salud como sinónimo de atención de la enfermedad,  del enfermo y las inversiones se han hecho en ese sentido, no se ha priorizado la inversión en salud, en el cuidado y protección de los sanos, en la prevención y ello ha impactado notablemente en los sectores mas postergados cuyos determinantes sociales llevan a que se enfermen o tengan mas posibilidades de enfermarse. La prevención en salud es más fácil, necesita de menos recursos y de decisión política y, este Gobierno lo ha demostrado con hechos. En la lucha contra el dengue, reconocida a nivel nacional, se demostró que no hizo falta que el sistema asistencial sanitario intervenga al haber tenido tan solo 15 casos. Podemos decir que triunfó la prevención, la  medicina comunitaria. La única verdad es la realidad decía el General Perón.

Ello se debió a la participación de la comunidad en la prevención, junto con los Municipios, las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación. Esa es la razón, estoy convencido, de que Entre Ríos fue considerada una provincia segura respecto al dengue y de la respuesta del sistema  sanitario  frente a la gripe A (H1N1), además de reconocer a los trabajadores de la salud, quienes hicieron frente a la pandemia, estuvieron y están al frente de la batalla arriesgando su propia salud.

Volviendo a los determinantes sociales, representan el 70 % de las causas por las cuales nos enfermamos (falta de agua potable, de cloacas, de vivienda digna, de saneamiento ambiental, etc.). En Entre Ríos por ejemplo, a partir de la década del `90 se dejó de priorizar la formación de agentes sanitarios, figura que ha sido reemplazada de hecho por promotores de salud de los Municipios o de la CAFESG.

Por eso desde el comienzo de gestión decidimos volver a Ramón Carrillo, padre del sanitarismo argentino, del cual se han alejado las políticas neoliberales que ejecutaron políticas de salud mirando al enfermo y no al sano al igual que la formación médica en la mayoría de  las facultades de medicina del país, mercantilizado la salud, priorizando lo económico sobre lo sanitario y la atención de la enfermedad por sobre la prevención.

Desde el Ministerio de Salud y Acción Social se trabaja con el objetivo de construir un sistema integrado de salud sustentable que se ocupe de la salud de los sanos y trabaje con los Municipios para superar los determinantes sociales, con políticas públicas planificadas estratégicamente, de acuerdo a los ejes antes expresados, accesible a todos –especialmente a quienes tienen mayores necesidades y menores oportunidades- priorizando la prevención, la educación para la salud, impulsando la participación comunitaria, de todos los sectores de la sociedad civil, vinculando la salud con la política social. Carrillo decía: “No hay política sanitaria sin política social”.

Esto significa, llevar a la práctica políticas públicas dirigidas a la promoción de las personas y el desarrollo de una comunidad mas justa y organizada, a través de alcanzar crecientes niveles de igualdad de oportunidades, equidad, calidad y transparencia de los programas sociales y sanitarios.

Al considerar a la salud pública como  política de estado, que tenga continuidad, que sea sustentable, con el eje en la prevención, promoción y educación de la salud, volvemos a Carrillo recuperando el sanitarismo y valorizando al trabajador de la salud desde la formación hasta el compromiso y calidad humana, independientemente quién esté a cargo del gobierno o del área específica.

Es fundamental para ello, contar en Entre Ríos con una Ley de Salud Pública que no se exceda en el reglamentarismo, sea restrictiva en definiciones y simple sobre aspectos centrales para constituir un Sistema de Salud Pública integrado.

Una ley que contemple lo expresado en la Constitución Nacional, en la Provincial, en el Consejo Federal de Salud, establecer mecanismos de coordinación con el  Gobierno Nacional respecto a la Vigilancia Epidemiológica, Vacunación, etc., la armonización del Sistema de Salud y la organización de los servicios esenciales de Salud.

También deberá legislar, definir y reglar el sistema integrado de salud, el modelo de intervención (atención integral, atención primaria de la salud, madre y niño, etc.), rol de los Municipios, la comunidad, del sector privado y que el Estado, a través del área específica, debe ser  el rector del sector salud.

Que establezca, asimismo, el principio de equidad, quedando claro que se deben brindar todos lo servicios posibles para quien lo necesite, independientemente de su condición social y económica.

Basarse a su vez, en las normas y parámetros nacionales e internacionales en tal sentido, procurando la armonización normativa. Específicamente legislar para evitar una descentralización tanto hospitalaria como municipal,  que desintegre y fragmente, ello debe darse en forma articulada y coordinada, así como incorporar los determinantes sociales, pues la salud debe formar parte de la política social gubernamental.

Se dice que toda crisis, -y la pandemia lo es-, trae una oportunidad. Entonces hoy tenemos la oportunidad  de construir un sistema sanitario integrado que garantice la salud para todos los entrerrianos como un derecho humano fundamental, cuya herramienta central, debe ser una ley.

* MINISTRO DE SALUD Y ACCION SOCIAL DE ENTRE RÍOS

Agmer local: “Estamos preocupados por el regreso a las escuelas”



Por Oscar Ávila*

Especial para El Día

La seccional de AGMER Gualeguaychú manifiesta su preocupación por la realidad que se plantea con el regreso los chicos a la escuela. Se han hecho y están planificadas reuniones de toma de conciencia para la prevención y el tratamiento. Pero se han dejado en la declamación el envío de las partidas para la higiene de las escuelas. Hoy miércoles están los docentes en las escuelas y el viernes empiezan las clases y no se cuentan con los elementos para la higiene, mínimamente un jabón y tollas de papel para lavarse las manos.

Causa preocupación también el hecho de que haya llegado a la DD de Esuelas de Gualeguaychú un circular firmada por Barboza de Comedores Escolares donde solo se reconoce la partida de comedor correspondiente a los niños que se inscribieron en el comedor de receso. El Ministro de Salud y Acción Social se comprometió a considerar en el marco de la emergencia el envío de las partidas en igual monto que la del mes anterior para garantizar la alimentación de los niños durante los 30 días de la emergencia planteada en el Decreto 2460.

Hoy los compañeros Directores de las escuelas con Comedores Escolares que garantizaron la comida para los chicos en esos días, con la promesa de que se endeudaran asegurando que se les iba a reconocer el gasto, están en la incertidumbre. Como ya ha pasado otras veces, no se les reconozca la deuda o tengan extensos trámites burocráticos para que se les reconozca el gasto. No se puede jugar ni con la necesidad de los niños, ni con la buena voluntad y altruismo de los compañeros Directores.

Asuntos pendientes
De la vuelta a la escuela también se derivan cuestiones de organización concreta que deben ser garantizadas. Hay que garantizar que el niño o adolescente que no vaya a la escuela tenga la ayuda suficiente para que cuando se reintegre a la escuela, lo haga en iguales condiciones que el resto de los niños que va diariamente.

Hay que garantizar que los compañeros docentes que tienen un familiar directo entre los considerados grupos de riesgo, no vaya a la escuela y pueda sacar licencia especial para preservar la salud de ese familiar vulnerable.

Hay que garantizar que las suplencias a cubrir sean inferiores a las que pauta la Resolución correspondiente (15 días como mínimo, según los médicos una gripe común dura 10 días). Existe la experiencia en otro nivel en el que los compañeros acumulan días y le son abonados al juntar los 30. Esto al solo efecto de garantizar que no se juntarán 30 o 40 personitas en un espacio cerrado que resulta nocivo para la salud y el contagio, puesto que cuando faltan docentes en las escuelas una de las cosas que se hacen es agrupar niños en otras aulas.

Por último preocupa el observar que sólo se tenga como indicador la merma en las consultas y no se cuente con información fehaciente de los casos existentes.

Expreso esto por el temor que los compañeros plantean en las asambleas al saber que hay varios casos que están siendo tratados y no se cuentan como de riesgo. En algunos casos alumnos y personal de las escuelas.

La prevención y atención de la salud ayuda, pero también contribuye el manejar la verdad.

* Secretario General AGMER Gualeguaychú

El país está en recesión pero el gobierno aún trata de digerir la derrota

¿Serán las dos caras de la misma moneda? La pregunta, que recorre como rayo el espinazo político argentino tiene a tres protagonistas en juego y uno con doble rol. ¿Cómo está la relación entre Néstor y Cristina? ¿Qué pacto secreto sellaron Néstor y Scioli antes de la visita de este último a la exposición rural?


Por Jorge Barroetaveña
Especial

Es que en este trípode se asienta la supervivencia del kirchnerismo. En un gesto que se sumó a una larga cadena que arrancó al día siguiente del 28 de junio, el gobernador bonaerense Daniel Scioli dejó en claro que su distancia metodológica con Néstor Kirchner es cada vez más grande. A las pocas horas del chirlo electoral levantó el teléfono y llamó uno por uno a sus adversarios. Hasta con Carrió habló y a Reutemann le dejó un mensaje. No conforme con eso, y después de tomarse una semana de descanso en el exterior, comenzó a convocar a todos los sectores para un diálogo ‘a la bonaerense’, incluido el campo, sector al que los sureños le adjudican todos sus males. No conforme con eso, 24 horas antes de su desembarco en la Rural, se volvió a juntar con los ruralistas y anunció el lanzamiento de un bono y líneas de créditos blandas para estimular la siembra de trigo y maíz y la producción de carne. Con ese background sobre los hombros, Scioli se presentó ante el sector, buscando salvar su propio pellejo y lo que quedó de sus deseos presidenciales después de las elecciones de junio.

Es que si la mente afiebrada de Kirchner no se lo impide ver, el ex motonauta es la única tabla de salvación que le queda, encolumnándose detrás de él o al menos para condicionar la elección del futuro candidato presidencial del sector. ‘El que avisa no traiciona’, afirma alguna frase por allí. Y Scioli se encargó, un puñado de horas antes de la visita a la Rural, de hablarlo personalmente con el ex presidente en Olivos. Qué le contestó Néstor es una incógnita con versiones dispares. Algunos afirman que lo aceptó de mala gana y otros  que entre ambos nació  un pacto tácito, que los llevará a cumplir dos roles diferentes para mantener unida la tropa que aún les responde. Kirchner se dedicará a cuidar el núcleo duro de apoyo al gobierno (más vinculado a lo ideológico) y Scioli deberá tender puentes con aquellos a quienes el ex presidente no digiere ni les perdona el traspié electoral, como la mayoría de los caciques del conurbano. De hecho, el mandatario ya incorporó al intendente de Avellaneda a su gabinete y va por más, recibiendo en las próximas horas a referentes de la oposición.

Pero la dependencia de Scioli con Kirchner y Cristina y con el gobierno nacional, ya no es política, sino que se define en términos económicos. La Provincia de Buenos Aires tiene un déficit abultado, que se incrementó durante la campaña, y amaga con dejar en el aire las decenas de obras que semanalmente se anuncian. El panorama se volvería mucho más sombrío si el fantasma de los Patacones se corporiza y obliga al tesoro bonaerense a emitirlos para tapar los agujeros.  Calcada, la circunstancia, se repite al menos en una docena de provincias, fuertemente dependientes del poder central y con recaudaciones que se han caído a pique. Es el dilema que azota a varios gobernadores, enojados con el kirchnerismo, pero imposibilitados de pegar el portazo en semejante circunstancia. Debilitado, el gobierno manejará por dos años más resortes claves, y la suerte política  de muchos referentes del interior depende de eso.  Claro, todos saben que van rumbo al cementerio y que no entrarán en él, pero aún no han resuelto el momento de pegar el portazo.

El cambio de gabinete y las reformas anunciadas en el INDEC son mojones que todavía no alcanzan para recrear la confianza perdida. Agobiado por los diez días de silencio que siguieron a su asunción en el cargo y por los condicionamientos que los halcones le ponen en el camino, un disciplinado Amado Boudou dijo lo que en Olivos querían escuchar. Sólo con el INDEC obtuvo algunas concesiones, aunque se tuvo que tragar el sapo de la permanencia de Guillermo Moreno y de sus hombres de confianza.  El tiempo dirá si Boudou será un nuevo Fernández y el ministro en las sombras sigue siendo Néstor Kirchner. Por lo pronto, De Vido desde Planificación, Echegaray desde la AFIP y Moreno desde Comercio Interior, monitorean todo el gobierno y velan por el cumplimiento de los deseos de su jefe. En eso, la situación se ha mantenido inalterable.

*******

La Presidenta nunca se ha sentido cómoda en el fango  de la política local. De hecho, su presencia en foros internacionales jamás pasa inadvertida y  la loca expedición a Centroamérica de hace un par de semanas fue una muestra de ello. La ignorancia sobre el conflicto agropecuario y después, una lectura errada del problema, metieron al gobierno en una vorágine que los terminó llevando a la derrota. Los intentos de diálogo y las reuniones con gobernadores son  síntomas aún, aunque los recelos mandan y la desconfianza prima. Ya lo experimentó Scioli el viernes en la Rural y lo mismo le pasó a Cristina con Macri, más allá de las sonrisas de ocasión.

El kirchnerismo tiene terror de perder poder y cualquier concesión supone una pérdida de él. Esta lógica, que guió los pasos del oficialismo en los últimos años, se dio de bruces con la realidad el domingo 28 y el matrimonio vaga tambaleante tratando de abrirse paso ante la nueva realidad. Pero los tiempos de la manteca al techo ya pasaron. La caja está cada vez más vacía y los que antes adulaban hoy no están o no tienen empacho en declararse ‘peronistas de toda la vida’, condenando al kirchnerismo a las páginas de la historia. La agenda luce abultada con una frutilla en la cúspide de la torta: la recesión. Tan profunda es que ni siquiera el INDEC se puede hacer el distraído. Néstor, Cristina, el problema no sólo es político, también es económico. Se acabó la fiesta y ahora hay que pagarla.

¿El Estado soy yo?


Por Dr. Raúl Arellano

Desde que Luis XIV acuñó aquella expresión tan emblemática y polémica de “El Estado soy yo” ha corrido mucha tinta, se han desarrollado nuevas teorías y elaborado mil ensayos sobre la naturaleza de la política y su relación con el poder como instrumento de cambio.

Podemos definir el poder como la capacidad o habilidad de hacer que se hagan las cosas, de provocar expectativas y de ejercer control sobre gente y  situaciones.

En esencia, el poder no es ni bueno ni malo, ni moral ni inmoral, ni ético ni antiético; es filosófico y neutral.

Todo poder ejercido de manera ideológica o dogmática  inevitablemente afecta intereses, produce reacciones, cambia realidades y provoca connotaciones no deseadas porque implica una relación amo-esclavo, no siempre lineal.

Construir poder en base a una confrontación sistémica desnaturaliza toda legitimidad.

Cuando el pueblo se queja del poder y crispa sus conductas, lo hace por dos razones fundamentales:

a-No le gusta como se está ejerciendo, porque se emplea de un modo manipulador, coercitivo y dominante no dando lugar al diálogo y donde consensuar  resulta una mala palabra. Es el poder sobre los demás y no para los demás.

b-No está de acuerdo con el objetivo del poder; porque para cumplir con algunos fines debilitan las instituciones y corrompen los procedimientos.

El poder jamás debe ser un objetivo en si mismo porque se vacía de contenido; razón por lo cual siempre debe ser un medio en función de…

Un individuo tiene poder cuando percibe lo que tiene, le da valor a ese atributo y define su importancia relativa con relación a otros.

El poder no tiene que ver con lo que los gobernantes ofrecen sino con lo que los gobernados creen que le ofrecen; es una cuestión de percepción colectiva.

La apatía del electorado se manifiesta cuando descubre que sus expectativas nunca estuvieron en ninguna agenda, que su realidad actual está llena de incertidumbre y que una vez más se ve obligado a adoptar una actitud impotente y pasiva.

Todos los estilos de liderazgos tienen su pro y su contra, tienen fortalezas y debilidades, generando resultados de naturaleza diversa, según se perciba.

Existe una relación compleja gobernante-gobernado desde el poder, cuya frecuencia resulta funcional o no, según la percepción del mensaje, el modo de transmitirlo y la manera de gestionarlo.

Los liderazgos políticos en la historia de los pueblos generan en sus actores una metamorfosis casi universal; el poder se disfruta o el poder se padece.

Cuando el poder se disfruta transforma al gobernante en un animal político insaciable y mesiánico; relativizando cualquier límite entre el Estado y el Gobierno; en esencia, lo confunde y no importa.

La naturaleza de un poder hegemónico no hace otra cosa que confrontar sistemáticamente como instrumento de dominación un pensamiento único, confundiendo adversarios con enemigos y consenso con debilidad. Los efectos no deseados no son pocos y tampoco gratis, porque se apoya en una inconstitucionalidad sistémica de actos y procedimientos transformando al Estado en una institución neurótica donde su anatomía aparente no exhibe de manera estructural ningún síntoma; no obstante va perdiendo funcionalidad, eficiencia y transparencia, incubando un halo de desconfianza y sospecha.

Todo pueblo tiene su cultura, su identidad y su idiosincrasia que permite o no aceptar ciertos tipos de liderazgos políticos y un estilo de gestión determinado; ratificando o rectificando en todo acto electoral su postura como muestra de su humor social y de su nivel de satisfacción.

La vorágine del poder conlleva a no medir consecuencias; producto de una miopía que no permite ver ni escuchar la opinión de los gobernados, transformando una línea de comunicación en una línea de información. Toda visión autista preanuncia un fracaso inexorable porque no permite escuchar la música más maravillosa que es la del pueblo.

Cuando el Estado y el Gobierno se mimetizan se desvirtúa la democracia como sistema republicano, se promueve el autoritarismo, la calidad institucional es de bajas calorías, la gobernabilidad se debilita y el federalismo resulta una utopía.

Cuando el Estado es sinónimo de Gobierno la República entra en emergencia nacional y es necesario construir un pacto de la Moncloa, aunque sea a la argentina.

Definitivamente, que “El Estado soy yo” forme parte de la historia; porque sino se aprende de la historia se corre el riesgo de repetirla.

La empresa privada y sus empleados



Por el Dr. Marcelo Castro Corbat*

Colaboración

En los años 1800, se concibieron y difundieron las ideologías de lucha permanente de la clase trabajadora contra los dueños del capital de las empresas. Las guerras políticas que generó la ideología  costaron decenas de millones de muertos y en los países que con violencia se aplicó, resultó estéril como mecanismo de mejoramiento social. Las sociedades de los países que rechazaron la ideología, pausadas pero con firmeza mejoraron y en los años 2000 gozan del espectacular avance de la civilización.

La empresa del siglo XXI es una unidad de empleados trabajando, desde el presidente o el director ejecutivo hasta el último empleado. La responsabilidad de los directores es conseguir capitales para las operaciones de la empresa, armonizar el trabajo, cuidar sus recursos humanos y, que sea rentable; si no lo consiguen son remplazados. Si el  dueño es el ejecutivo principal, éste debe desempeñarse como un empleado más y si no cumple con aquellas responsabilidades, su empresa desaparece.

La empresa privada es un organismo social, creado por la sociedad en un proceso natural para cubrir sus necesidades. Se han escrito centenares de miles de libros para aprender a administrarla. Hoy la empresa privada y sus empleados son una unidad intelectual y de voluntades, no comparable con la  de hace doscientos años. La sociedad cambió y aquella lucha resultó malvada.

* segundarepublica@fibertel.com.ar

Una realidad que nos supera, como sociedad debemos revertir

Esta realidad de la Gripe A ha puesto en descubierto el estado de vulnerabilidad en el que se encuentran muchas familias de Gualeguaychú, que son parte de nuestra vida y con la que estamos en contacto permanente por ser sus hijos alumnos de nuestras escuelas. La escuela Pública.


 

* Por Oscar Ávila

Opinión

 

En los diagnostico que se hicieron desde la autoridades, previos al 28 de junio ya se hablaba de la necesidad de suspender las actividades en la escuela por ser este un espacio donde mayormente se podría propagar la gripe. Se tomaron también los recaudos para que se pueda garantizar la alimentación a los niños que diariamente asisten a los comedores escolares.

Y es en este contexto que Dios (yo creo en Él) nos ofrece la posibilidad de parar nuestras actividades diarias y reconocer a nuestros hermanos, los que tenemos al lado todos los días y por la rutina (por ser prudente en la expresión) no notamos su presencia y es en estas ocasiones que nos damos cuenta del estado en el que se encuentran nuestros niños/as y sus familias. Están en un estado de precariedad tal que explica mucho el porque de la mayoría de las situaciones que deben enfrentar cada día. Me atrevería a decir para sobrevivir.

Si enumeramos las carencias vamos a encontrar que son muchas las necesidades, por enumerar algunas: casas de costanera y chapa, falta de calefacción, lo hacen a leña, falta de una casa funcional con baño y cocina protegidos como tantas familias tenemos. Ni hablar de lo que necesitan para cubrir sus propios cuerpos, agreguémosle lo alimentario, lo sanitario y las posibilidades de acceso a buscar actividades para aprender en sus casas cuando no tienen ni siquiera un espacio digno donde ponerse a trabajar  y….

Frente a esta realidad surge la preocupación y debe ser una preocupación en serio por los que menos tienen, no solo para que deje nuestra conciencia tranquila sino para que en realidad estemos reconociendo a nuestros hermanos y ayudemos a superar esta realidad de una vez y para siempre,  no solo por la coyuntura del invierno 2009.

Vemos con satisfacción que el estado destine fondos para la compra de elementos para paliar el invierno, lo ha hecho en estos días, y deseamos que les llegue a los que verdaderamente están padeciendo.

Del diagnóstico de las visitas a los hogares derivamos que también se debe proveer, para sábados y domingos, para las vacaciones y los recesos para invierno y verano, de cajas de leche no debe haber niños a los que les falte indispensable aporte nutricional de la leche.  Hoy no esta en todos los hogares que la necesitan y debe estar.

El gobierno debe destinar fondos ¡ya! para permitir la compra de leche y distribuir en este invierno. Es necesario apelar a nuestros sentimientos para despojarnos de prejuicios, envidias y egoísmos, renunciando para que otras tengan con que taparse, que comer en definitiva compartir el camino a la felicidad y el bienestar.

Pero no alcanza con el voluntarismo de quienes con mucho espíritu solidario (los hay y mucho, gracias a Dios, entre ellos sin desmerecer a nadie docentes en las escuelas) contribuyen a paliar esta situación.

Hacen falta políticas de estado que en la que se hagan verdaderos diagnósticos de la realidad y con diversos aportes interdisciplinarios e interorganizacionales estén previniendo realidades difíciles y complejas como la pobreza y debe dejar de ser un slogan para transformarse en realidad.

Los hechos ameritan que la situación se atienda y se resuelva. Seguramente que como sociedad tendremos que reunirnos sin prejuicios de unos sobre otros y menos que menos sobre los hermanos que están en la pobreza a la que los llevaron y que ellos no eligieron,   marcando  las prioridades que como sociedad tenemos. 

Tenemos que revertir que lleguen fondos al municipio y desde Buenos Aires tengan el destino asignado. Esto no puede esperar muchas reuniones, el futuro de esos niños es hoy.

* Dirigente de Agmer Gualeguaychú

 

 

“Estudiando en Casa” o aprendiendo a construir otra realidad

César Baudino“Estudiando en casa” es una muy fea consecuencia del fracaso de las políticas educativas de 30 años a esta parte, que no es lo mismo que “fracaso escolar”, en una provincia con 40.000 niños y jóvenes fuera del sistema.


Por César Baudino*
Especial

Conocida es la transferencia que hizo la Nación de hospitales y escuelas en las últimas décadas, sin los correspondientes recursos que siguen concentrados y centralizados en Buenos Aires.

En los años 90 la resistencia de los trabajadores logró impedir la privatización de la Salud y la Escuela Pública, pero no pudimos impedir el vaciamiento, la desinversión y la falta de políticas populares que han llevado a la actual situación.

La escuela es el lugar de encuentro, de intercambio, de igualación y, en muchos casos, donde los gurises reciben la única comida del día. Estar fuera de ella agranda las desigualdades, por falta de vivienda y/o espacios adecuados para el estudio, falta de electricidad, de libros, de Internet y de los bienes culturales que también están concentrados en otras pocas manos.

A pesar del Estado y del Mercado, la escuela sigue brindando relación pedagógica, afectos, alimentos, hábitos sanitarios y materiales que, son comprados por la solidaridad de docentes y padres, para salvar el obstáculo de que muchas familias individualmente no puedan acceder.

Atacar las causas
En definitiva esta acción “Estudiando en Casa” tiene que estar enmarcada en políticas sociales y educativas integrales y en un contexto pedagógico planificado y serio para encararlo. Por eso, no alcanza con la Emergencia Sanitaria y un cuadernillo que no llega a todos, si no se plantea una Emergencia Integral que empiece a atacar las causas y no las consecuencias.

La Emergencia Sanitaria ha desnudado la situación generada por la falta de políticas integrales que garanticen el derecho social y político a la educación, a la alimentación y a la salud, ya que los más afectados siguen siendo los sectores empobrecidos y vulnerados de nuestra sociedad.

No a los 180 días de clases
En este marco de situación, la ley de los 180 días de clase se cae por su propio peso porque hay prerrequisitos materiales y simbólicos, objetivos y subjetivos que no están garantizados.

Desde Agmer queremos aportar, como lo venimos haciendo hace mucho tiempo, al desarrollo de políticas pedagógicas planificadas de mediano y largo alcance, que apunten a la soberanía pedagógica para que se concrete ese acto de amor de enseñar y aprender en espacios dignos, con trabajadores bien remunerados, con familias que puedan compartir el alimento en su casa y con la posibilidad de acceder a la construcción, circulación y apropiación de un conocimiento liberador que refleje lo identitario y la diversidad cultural de nuestro pueblo.

Exigimos acciones concretas para que el ejercicio de estos derechos deje de ser una declamación desde las esferas del poder y se conviertan en una realidad para evitar estar permanentemente en situaciones de crisis, con soluciones parciales y coyunturales.

Sólo con organización popular y toma de conciencia podremos avanzar en la construcción de un país soberano y descolonizado, donde “nada podemos esperar, sino de nosotros mismos” como dijo el padre fundador del federalismo, José Gervasio Artigas.

Apelamos y demandamos al gobierno de Entre Ríos, la apertura de la discusión y el diálogo respecto al conflicto que mantiene con sus trabajadores que lleva un año, treinta años, sin resolver.

* Secretario General AGMER. Opinión publicada en El Día de Concepción del Uruguay

El padre del racionalismo moderno

Renato DescartesEn una fría noche de invierno, sentado junto a la estufa, este brillante ex alumno de los jesuitas tendrá una especie de revelación que lo llevará a dudar de todo lo aprendido hasta entonces, hasta encontrar en su pensamiento una evidencia que le sirva de punto de partida para deducir de ella todo el saber.

Por María Elena Unamunzaga
Opinión

A partir de ahí su reflexión será un despliegue de ciertas ideas que considera innatas y, por consiguiente, no necesitan de lo sensible para existir porque son -para él- evidentes por sí mismas, ya que vienen de Dios y no de las cosas. Rechazará toda idea externa procedente tanto de la tradición filosófica como del objeto de experiencia.

Las cosas del alma se reducen al pensamiento -dirá- y las del cuerpo a la extensión y al movimiento. Ambas son sustancias completas y, para relacionarlas, recurre a la glándula pineal. Es así como la mente forma un mundo cerrado sin contacto con nada que no sea ella misma y la realidad ya no orientará al pensamiento sino que éste, en su inmanencia, organiza la representación de la realidad.

La duda es el punto de partida de todas las certidumbres ya que “ dudo; si dudo, pienso; si pienso, soy”

Ahí radica su profunda revolución: no dudo porque pienso sino que, porque dudo, pienso y porque pienso, soy. Ya no hay verdad objetiva como correlato entre lo que pienso y las cosas; es verdadero lo que percibo en forma clara y distinta en la intuición intelectual. El pensamiento condiciona el ser, las cosas, la realidad,  en lugar de que la realidad condicione el pensamiento.

Sigue, por consiguiente, el rechazo de todo lo que no es matemáticamente evidente.

Los sentidos nos revelan meras modificaciones de nuestra conciencia, son simples apariencias. El mundo corpóreo es sólo extensión geométrica. De ahí a la explicación mecanicista del mundo físico no hay más que un paso y La Mettrie concluirá que los cuerpos son engranajes semejantes a los del reloj.

El dualismo cartesiano, profundamente influenciado por las matemáticas, en las que descolló, incidirá en el desarrollo de las ciencias naturales al producir  una tajante separación entre cuerpo y espíritu, que costará mucho superar en los siglos siguientes.

Sus ideas serán desarrolladas por otros pensadores, también racionalistas, hasta culminar en el idealismo absoluto de Hegel en el siglo XIX.

Néstor Kirchner sigue vagando entre su ceguera política y la dolorosa realidad

A tres semanas del 28 de junio el gobierno va cayendo en la cuenta de lo que pasó. Por necesidad antes que por convicción, ha comenzado a desandar el largo camino que le espera hasta las elecciones del 2.011. De él depende que buena parte de esa ruta no esté plagada de espinas ni sea lo más parecido a un calvario. Kirchner sabe mucho de eso.


Por Jorge Barroetaveña
Especial para El Día

Es que por primera vez en mucho tiempo, la oposición se ha dado cuenta que puede. Hizo falta claro un veredicto contundente de la sociedad que ha dejado en estado de somnolencia al kirchnerismo, casi sin márgenes para evitar lo obvio: los tiempos del poder absoluto se han ido definitivamente y acordar es una necesidad imperiosa.

El viernes, justo  a un año de la Resolución 125 y aquel voto histórico de Julio Cobos, la Mesa de Enlace volvió a demostrar el poder que acabó por cosechar en las urnas el 28 pasado. Sin excepción, todo el arco opositor se juntó en el Hotel Panamericano para acordar líneas de acción conjunta en el Congreso de la Nación. Lo que no pudo hasta ahora la interna peronista sí lo lograron Buzzi y compañía, porque ver juntos a De Narváez con Reutemann o al macrismo con Margarita Stolbizer parecía ciencia ficción hasta hace pocos meses. Práctico y fiel a su estilo, fue el vencedor de Néstor Kirchner en la Provincia de Buenos Aires el que atizó la reunión. “Ya marquemos una agenda parlamentaria para tratar lo antes posible en el Congreso. No esperemos hasta agosto”, opinó De Narváez con la aceptación del resto. Es que en los próximos días se viene una fecha clave: el vencimiento de los superpoderes. Allí se verá hasta dónde podría resistir el oficialismo y cuántos fieles (hoy cada vez más escasos) le siguen respondiendo.

De todas formas, el acelerador que la oposición quiere darle a algunos temas, tiene que ver con el temor que Néstor Kirchner salga de su aletargamiento y vuelva a hacer equivocar a su esposa. Que es lo que pasa en la interna del matrimonio presidencial es uno de los principales interrogantes que persiguen al mundo del poder en la Argentina. Aquella conferencia de prensa de Cristina dando vueltas para admitir la derrota parece infinitamente lejana en el tiempo. Hasta los cambios de gabinete, más un maquillaje que otra cosa, sonaron vacíos y no causaron expectativa alguna.  Cuando el Ministro del Interior Florencio Randazzo intentó hablar sólo de la reforma política pretendiendo una reunión multitudinaria con los partidos, bastaron un par de declaraciones opositores para marcarle la cancha. Rápido de reflejos y temeroso de una negativa, Randazzo remendó su estrategia y anunció cambios: se hablan todos los temas y por separado.  Algo parecido hicieron Eduardo Fellner y Agustín Rossi en el Parlamento de la Nación. Primero fue el anuncio a la prensa y luego en conjunto con los jefes de bloque, para dejar en claro que no habrá temas que no se traten. En un triste ejercicio de genuflexión, Fellner le dijo a los legisladores que la Presidenta le había autorizado a abrir el debate. Rossi, con la derrota dolorosa de Santa Fe a cuestas, ya no sabe cómo esconder su disconformismo con la Casa Rosada.

***

El tembladeral sobre el que se asientan los pies del kirchnerismo, no perdona nada. Si los cambios de gabinete fueron puro maquillaje, la omnipresencia de Guillermo Moreno en la Secretaría de Comercio y las versiones de renuncia que sobrevolaron al flamante Ministro de Economía Amado Boudou fueron otra muestra de debilidad. El problema ya no es Moreno sino, como el mismo Jefe de Gabinete admitió, los que le dan las órdenes. Boudou, ya luce condicionado. Debajo de él no ha podido nombrar a nadie de su confianza y el fantasma de su antecesor en el cargo lo persigue como una sombra. Su padrino, Néstor Kirchner, le condiciona los nombramientos. Boudou  habría cometido el pecado en intimidad, de anunciar cambios profundos que incluían a Moreno y al INDEC. Sus jactancias llegaron a oídos del matrimonio presidencial y la reprimenda no se hizo esperar. A mitad de semana, la Presidenta cenó con empresarios y sindicalistas y el Ministro de Economía brilló por su ausencia. Fue un gesto que lo dejó condicionado y obligado a cultivar el silencio en sus primeros días en el cargo. En rigor es poco lo que tiene para decir y mucho para aprender: sigue siendo Néstor el  Ministro de Economía.

Hasta dónde llegará la aventura de Kirchner por conservar el poder que se le escurre entre los dedos, sólo su mente lo sabe. En un  viaje relámpago a Chubut, entrando por la puerta de atrás y encima usando uno de los aviones de la flota presidencial, el sureño hizo bramar a Mario Das Neves que lo trató, bellamente, de hipócrita. Es que la excursión de Kirchner por esa provincia dejó un saldo preocupante, más allá de la interna peronista: el ex presidente atribuyó a la ‘vieja política’ su derrota en la Provincia de Buenos Aires. El detalle es que se trata de la misma ‘vieja política’ a la que él apeló para desbancar a Duhalde e hizo subir al barco de la derrota con las candidaturas testimoniales. El y sólo él, abrazó su destino a los barones del Conurbano Bonaerense pretendiendo manejar el país desde allí. Esta ceguera política es un dato que no pasa inadvertido para nadie en el PJ, aunque los que tienen poder institucional aún le siguen temiendo. Kirchner mantiene intacto su manejo de partidas y planea juntarse con los gobernadores antes o después que se reúnan con Cristina esta semana. Por su afiebrada mente ya se elabora la forma de resistir lo que considera un nuevo embate destituyente de la Mesa de Enlace. Y para eso usará a sus alfiles Moreno, Echegaray y, en menor medida, Julio De Vido.

La oposición sabe que puede ponerle límites al gobierno. Lo intuye débil y parece, por primera vez en mucho tiempo, dispuesta a ponerse los pantalones largos y acordar cuestiones fundamentales como los superpoderes, el INDEC, el Consejo de la Magistratura, las retenciones o la declaración de emergencia agropecuaria. La Presidenta vaga entre el poder decreciente de su marido y su propia debilidad para enfrentarlo. Kirchner sigue ganando por goleada con un correlato trágico: hipotecar el futuro inmediato de su propio gobierno.

La pobreza, pilar del modelo kirchnerista

guillermo_morenoMientras el INDEC usurpado por Guillermo Moreno sigue falseando las cifras de la realidad amparado en la complicidad presidencial, en los últimos días la Iglesia Católica y otras instituciones prestigiosas como la Red Solidaria que preside Juan Carr alertaron sobre el fuerte crecimiento de la pobreza y la indigencia en el país.


 

* Por Patricio Giusto

 

Según el titular de la Pastoral Social, Monseñor Jorge Casaretto, el nivel de pobreza roza el 40%, una cifra vergonzosa e incompresible para un país tan rico en recursos y que acaba de transitar su mayor período de crecimiento en casi 100 años.

Luego de la crisis terminal de 2001, el nivel de pobreza superó el 50%. En los años siguientes descendió abruptamente, pero desde principios del año 2007 volvió a subir al ritmo de la inflación, hoy rematada con recesión económica producto de una desvariada política económica y el impacto de la crisis financiera mundial.

Esta situación evidencia que el crecimiento económico del cual se jactó el kirchnerismo en los últimos seis años no se tradujo en desarrollo ni en distribución de la riqueza. Sin embargo, hay algunos que sí se beneficiaron y progresaron en los últimos años. Paralelamente al crecimiento de la pobreza, la fortuna del matrimonio presidencial (la declarada) aumentó como nunca antes: a lo largo de 2008, su patrimonio neto pasó de $17.824.941 a 46.036.711, lo que implica un incremento del 158 por ciento.

A esta escueta lista de favorecidos por el “modelo” K habría que agregar a los empresarios amigos del matrimonio, como Cristóbal López (casinos, obra pública y petróleo), Lázaro Baez (petróleo y obra pública) y los Eskenazi (banqueros y dueños de una parte de YPF), por mencionar tan sólo a tres de los apellidos más emblemáticos. La nómina habría que completarla con sindicalistas y políticos, que cada año hacen malabares para explicar el crecimiento exponencial de su patrimonio. En ese sentido, no hace falta dar nombres, ya que muchos de ellos son entrerrianos y archiconocidos por los lectores del diario.

A lo largo de la historia, los gobiernos populistas y autoritarios como el de los Kirchner se sostuvieron en el poder valiéndose de un importante sector de la población sin acceso a la educación y con necesidades básicas insatisfechas. La lógica de cualquier populismo consiste en generar una relación de dependencia con ese sector desfavorecido, intercambiando apoyo político a cambio de dádivas, pero sin garantizar acceso a la educación y la información, que es lo que hace plenamente libre al ciudadano. En Argentina, los Kirchner tuvieron su principal base de sustentación en el mega-aparato clientelar del conurbano bonaerense, que heredaron del duhaldismo. En la región, en tanto, el populismo también goza de buena salud en países como Venezuela, Bolivia y Ecuador.

No caben dudas que la pobreza ha sido un pilar fundamental del modelo kirchnerista, que básicamente consiste en que unos pocos se enriquezcan a costa de los sectores más desfavorecidos de la población. Afortunadamente, con la contundente derrota electoral del pasado 28 de junio da la impresión que este nefasto modelo ha llegado a su fin. Pero seguramente se hablará de él durante muchos años más por la pesada herencia en materia institucional y social que le dejará al país.

 

* Lic. en Ciencias Políticas

Eso no se hace

En términos personales, fue una situación sin importancia. En términos institucionales, se trata de una situación grave que sólo dilatamos en dar a luz para evitar las suspicacias y torpes lecturas de algunos dirigentes del PJ de Concepción del Uruguay que se pusieron más nerviosos de la cuenta en el tramo final de la campaña.


Por Adrián Pino
De la redacción de El Día de Uruguay

La nota publicada por este medio el domingo 21 de junio, titulada “La alianza Lauritto-Scelzi buscará hacer la mejor elección de Entre Ríos” desencadenó un episodio altamente repudiable: dos de los hombres de confianza del vicegobernador Lauritto, “visitaron” la redacción del diario en la mañana del lunes siguiente a la publicación en busca del autor de la nota, quien escribe estas líneas justamente.

Con una entrada rauda y con voces más elevadas del tono habitual, estos dos personajes dijeron venir a “pedir explicaciones” por la nota en cuestión, adelantaron que “se van a terminar los amigos si siguen escribiendo estas cosas” y se preguntaron si quien firmaba la nota “¿escribe esas cosas y se esconde?” ante mi ausencia.

No vale la pena ahondar en más detalles, pero enterado del episodio, este mismo periodista llamó a uno de los nerviosos en cuestión para aclarar que nadie se esconde en este medio.

¿Qué decía la nota?

La nota que puso nerviosos a los muchachos del PJ uruguayense daba cuenta del pacto al que arribaron los máximos referentes del peronismo local, en aras de ganar peso a nivel provincial y garantizar la victoria en un contexto que, como finalmente ocurrió, aparecía oscuro para el oficialismo. En la edición Nº164 de El Día de Concepción del Uruguay señalabamos: “No es simple “aporte a la causa” ni mucho menos a “la consolidación del modelo”. Es un posicionamiento estratégico que buscará alcanzar el peronismo de Concepción del Uruguay para aparecer ante la conducción provincial como el distrito que “mejor ha hecho las cosas” en estas elecciones legislativas.

Mientras Cristina Cremer, por mandato de Busti, se queja que hay intendentes que “hacen la plancha”, el peronismo uruguayense ha sellado una alianza por conveniencia que tiene a todo el PJ encolumnado detrás de los candidatos de la Lista del Frente Justicialista Entrerriano. Con esta movida, las huestes de Lauritto por un lado y Carlos José “Teta” Scelzi por otro, buscarán posicionar al peronismo de Concepción del Uruguay en el lugar más alto de Entre Ríos para negociar con mucha más fuerza el posicionamiento de cargos y candidatos para 2011”. En las líneas que seguían, se daba cuenta de los alcances de este pacto, que incluía la distribución territorial y de cargos en la ciudad durante este acuerdo de “no agresión” entre dos sectores internos del peronismo uruguayense que, se sabe, son acérrimos enemigos. (Ver la nota completa en www.eldiadeuruguay.com.ar Nº 164 – pág. 10)

“Algo más que una discusión”

Esta denuncia pública del pacto entre los dos bandos enemigos provocó la reacción. Llegados por segunda vez a la redacción de El Día, los dos muchachotes del entorno de Lauritto dijeron venir “en nombre del Pato”, en alusión al Vicegobernador: el malo de un lado, el bueno del otro, hicieron el jueguito de siempre. Palabras subidas de tono, mientras otro calmaba los ánimos. “No quiero que esto termine en algo más que una discusión”, amenazó uno de ellos, motivo suficiente para dar por terminada la cuestión.

Los vanos intentos por explicar que no se trataba de “un apriete”, “no te vamos a sacar la publicidad”, “no queremos que cambies nada”, etc. etc., es parte de las historias conocidas por aquellos periodistas que se animan a decir algunas cosas.

La demora en la difusión del episodio sólo tuvo que ver con la claridad que se requiere en este tipo de casos, para que nadie crea que se trataba de perjudicar a algún sector en su desempeño electoral.

Como se lo manifestamos personalmente, las páginas del diario están a disposición para el descargo, aclaración, explicación o acusación que deseen hacer.

Lamentable, por donde se lo mire. Inadmisible para la forma de hacer periodismo que caracteriza al equipo de El Día.