Ciudad | Gualeguaychú

Comerciantes locales denuncian a super chinos de "evitar una fase de tributación"

Comerciantes locales advirtieron que los "super chinos" emiten documentación de ventas a nombre de sus proveedores. Esto evitaría una fase de la tributación principalmente de impuestos y tasas con características piramidales. Apuntan a la desigualdad de condiciones.

Luis Alberto Dalcol

En el 55° coloquio de IDEA 2019 realizado en Mar del Plata en el pasado mes de octubre, Federico Braun (Presidente de La Anónima) expresó: “Me enferma escuchar proyectos y reformas y ver que no se hace nada con la evasión”. Y prosiguió: “Proliferan 1500 supermercados chinos que no pagan impuestos”. “Nos robaron un camión con marcas propias y aparecieron en punta de góndola en un súper chino en Merlo” denunció.

Luego de estas punzantes manifestaciones, no se publicaron referencias defensivas por parte de la comunidad aludida, ni exculpatorias de los organismos responsables de la seguridad y del control tributario. Si es cierto que no pagan impuestos y roban mercaderías, es lógico que esté “enfermo” de escuchar. Si no es cierto lo dicho, evidentemente, no le damos valor a la palabra y la banalizamos.

¿Qué pasa en Gualeguaychú?

Comerciantes locales advierten que los “super chinos” emiten documentación de ventas a nombre de sus proveedores, de distribuidores (que no son chinos) y que están ubicados en esta plaza. Es decir que facturan con identidad del mayorista sin estar habilitados a vender desde ese local para evitar una fase de la tributación, principalmente de impuestos y tasas con características piramidales. Los negocios pequeños no acceden a este sistema de cuestionada licitud y de explícita operatividad.

De igual modo, se quejan sobre otras instalaciones de comercios cuyos titulares son personas que no estaban afincadas en la ciudad, por el manifiesto acompañamiento municipal diferenciado en su instalación y del nulo control sobre la justificación del origen de los bienes comercializados.

Insinúan que causan importantes aumentos en el valor de los alquileres - que no se reflejan en las contrataciones- y visualizan un notable deterioro en la estética comercial, principalmente en el centro, que desfavorece a la ciudad.

Cuestionan sobre saladitas, con obras iniciadas y en trámite de habilitación municipal.

Por último, requieren el dictado de normas - que exijan a todos - de un capital mínimo arraigado acorde con el negocio a radicarse.

En resumen, expresan que no existe una política que vele por la probidad comercial.

La competencia

La lealtad en la competencia requiere de igualdad en las condiciones y en los tratamientos. La competitividad debe sustentarse en la eficiencia de la prestación del servicio y no en la transgresión de las normas o de los valores.

Si nuestra intención es convivir en armonía es ineludible el respeto de las reglas. De no ser así se afianza la viveza, el atajo, que luego puede derivar en la reacción indeseada e injustificada que vemos en otras comunidades.

Cuestión cultural y control

Se ha dicho reiteradamente que la base del problema es cultural. De conductas aprendidas y repetidas que no favorecen la convivencia y que a la larga acarrean mayores problemas.

El ejemplo debe bajar de las autoridades en el ejercicio de la función pública y en la implementación de programas educativos que nos marquen desde niños el comportamiento en sociedad. A la luz de la realidad parece una utopía pero no por ello se debe claudicar.

Lo expuesto no obvia el control por parte de los organismos responsables, que se denuncia ausente, sobre la tributación de las actividades, de la propiedad de los bienes comercializados y demás condiciones que resguardan la nobleza comercial.

*Asesor contable impositivo del Centro de Defensa Comercial de Gualeguaychú

Dejá tu comentario