El asesino de John Lennon reveló por qué utilizó balas huecas para matarlo

Mark Chapman lo explicó ante la junta que debió evaluar si le otorgaba el beneficio de la libertad condicional

Mark David Chapman pasará a la historia como un asesino. No hay dudas de ello. Nada menos que el homicida que le quitó la vida a uno de los máximos músicos del siglo pasado: John Lennon. Lo ejecutó el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York. Fueron cinco disparos. Cuatro de ellos impactaron en el cuerpo de la víctima. Fueron letales. El ex beatle murió minutos después camino al Hospital Roosevelt. El mundo entraba en conmoción.

El autor del asesinato fue detenido de inmediato. Chapman se había quedado en el lugar contemplando su sangrienta obra. Aún sostenía su arma con ambas manos. Viendo cómo el ídolo se desvanecía en manos de Yoko Ono. Eran las 10:50 de la noche. Aquella tarde, Lennon le había firmado a su verdugo una copia de Double Fantasy, su último álbum.

El informe de autopsia del médico forense del Condado de Nueva York, con fecha del día siguiente, muestra la causa de la muerte como múltiples heridas de bala en el hombro y el tórax izquierdo, el pulmón izquierdo y la arteria subclavia izquierda, hemorragia interna y externa, homicidio por shock, según la junta que evaluó al asesino.

Chapman fue condenado a prisión de por vida. Le dieron la posibilidad de pedir por su libertad condicional una vez que hubiera cumplido 20 años de sentencia. Desde entonces pide cada año ese beneficio. Nunca se lo otorgaron. En agosto pasado fue la última vez que lo hizo, con idéntico resultado.

Durante esa audiencia, el homicida de Lennon debió relatar cómo fueron esos momentos en que decidió terminar con la vida del artista. Frente al comité examinador encargado de decidir sobre su libertad condicional, Chapman hizo una revelación cínica: dijo que utilizó una munición especial para asegurarse de que el ex beatle muriera y no sufriera.

“Cargué esas balas para asegurarme de que estaría muerto”, dijo Chapman a la junta. “Fue inmediatamente después del crimen que me preocupé de que él no sufriera”. Luego, contó, lo invadió un remordimiento inmediato. El mismo que lo persigue hasta ahora. “Cada año que pasa siento más y más remordimiento”, expresó el asesino, quien ya intentó 10 veces obtener el beneficio de la libertad condicional, sin tener éxito.

Chapman prosiguió: “Estaba demasiado lejos. Recuerdo haber pensado: ‘Oye, ya tienes el álbum, mira esto, lo firmó, solo ve a casa’. Pero no había forma de que fuera a casa”.

El análisis balístico de la policía describió al arma como un revólver calibre .38 Special de Charter Armas con evidencia de descarga en las cinco cámaras. El cargador estaba vacío con sus vainas descargadas. El arma fue probada como operable. Las balas eran de punta hueca diseñadas para ser especialmente destructivas.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.