“El gobierno local podría promover la exportación”

Gualeguaychú debería encontrar una herramienta de promoción para ayudar a sus empresas a exportar, aprovechando la reinserción internacional del país, le dijo a este medio Hernán Arévalo, licenciado en Comercio Internacional.

 

Marcelo Lorenzo

 

 

Como existe en otros municipios del país con conciencia productiva -como Rosario o Rafaela- la ciudad debería contar con un programa específico que acompañe a sus empresas en el camino de la internacionalización y la promoción de la exportación de productos con valor agregado.

Eso opina Hernán Arévalo, licenciado en Comercio Internacional, quien ante una consulta de ElDía consideró que ésta bien podría ser la “agenda de un gobierno local interesado en crear oportunidades de trabajo y bienestar” para la población.

“Sería muy interesante. Se podría generar una sinergia local entre lo público y lo privado. Nuestra posición geográfica es envidiable. Estamos cerca de Buenos Aires y en la ruta del Mercosur, en la zona fronteriza. Tenemos recursos humanos e institucionales. Están el Parque Industrial, la Corporación del Desarrollo, la carrera de Comercio Internacional en la UCU, la Cámara de Comercio Exterior y la Aduana”, apuntó.

Arévalo es docente de esta temática en el Centro Regional Gualeguaychú de la Universidad de Concepción del Uruguay (UCU), en cuyo ámbito viene realizando charlas sobre comercio internacional. Es además consultor que asesora a firmas que exportan e importan.

¿Cree que la exportación debería ser una estrategia de un gobierno local? preguntó este diario. “Sí, totalmente. Por otra parte hay experiencias en esto. En provincias como Mendoza, Córdoba y Santa Fe tienen muy aceitado el mecanismo de asesoramiento y acompañamiento a las pymes, desde los gobiernos locales”, refirió.

El entrevistado indicó que tanto Gualeguaychú como Entre Ríos exportan por debajo de sus potencialidades. Y este retraso tiene múltiples explicaciones que empalman con la falta de una cultura asociada al comercio internacional y a políticas erráticas desde el Estado nacional en años anteriores.

“Hoy la coyuntura económica del país es complicada. Pero lo importante es que la Argentina volvió a estar en el mundo. Eso es fundamental. Digo esto porque hasta hace poco estábamos afuera, totalmente cerrados a los flujos de comercio mundial. Y lo que tenemos que saber es que no hay país que pueda sobrevivir, o alcanzar cierto nivel de bienestar, dándole la espalda al comercio internacional”, reflexionó.

Según dijo, algunas empresas líderes del Parque Industrial Gualeguaychú (PIG) vienen exportando hace tiempo, en rubros como alimentos y bebidas y en productos vinculados con la soja. Pero lo ideal, apuntó, “sería ampliar la oferta exportable”.

Por otro lado, Entre Ríos exportó durante el año 2017 por un total de US$1.134 millones y ocupó el octavo lugar en el ranking nacional, según informó el INDEC muy por detrás de Buenos Aires (US$19.390 millones), Santa Fe (US$13.554 millones) y Córdoba (US$7.881 millones), las principales provincias exportadoras.

La canasta de productos entrerrianos vendidos, apuntó Arévalo, muestra una fuerte primarización de su producción. En efecto, se comercializaron básicamente cereales (maíz, trigo y arroz), carnes y sus preparados, semillas y oleaginosas (soja), y cítricos.

 

LA SUBA DEL DÓLAR

Al hacer un análisis de la actual coyuntura económica, el entrevistado  sostuvo que la fuerte devaluación del tipo de cambio tuvo un efecto recesivo en el mercado interno (con caída de las importaciones), pero a la vez hizo más competitivos a los productos que el país vende en el exterior.

“En el sector externo cambia completamente el panorama. Hasta hace unos meses el tema era el déficit comercial y de cuenta corriente. Ahora la mejora en el tipo de cambio (dólar alto) da incentivos a las exportaciones. Pero quienes están ganando son los que ya estaban en el mercado. Algunas empresas automotrices, por ejemplo, exportan más autos y compensan su baja en las ventas internas”, explicó.

Pero para que más empresas se sumen el mercado exportador, no basta con el tipo de cambio alto, aclaró. “Hoy las pymes están en una situación delicada. Están ahogadas por altos impuestos y no tienen financiación. La tasa de interés, del 40%, es prohibitiva. Esperemos que en los próximos meses se puedan estabilizar las variables monetarias del país”, sostuvo.

Según Arévalo, Argentina arrastra una situación de falta de competitividad en toda su economía respecto del mundo, algo que llevará tiempo corregir. “En los últimos años hemos caído mal. Venimos de un encierro largo. Estamos atrasados tecnológicamente. Perdimos clientes en el exterior en varios rubros. Logísticamente somos caros. Dependemos mucho del camión, que es un transporte caro. Los productores de fruta de la Patagonia y los productores de la zona central exportan desde Buenos Aires. El costo que tienen que pagar por el flete es enorme. Es imposible así llegar con un precio competitivo a puerto”, graficó.

Pero el problema más grave es la falta de una política estatal consistente a través del tiempo, reflexionó el entrevistado. “Andamos a los barquinazos. Cada cuatro años hacemos un giro en materia económica. Un día nos cerramos, y otro nos abrimos al mundo. ¿Nos interesa comerciar con el mundo? Hasta que la clase política no defina un rumbo en el largo plazo, difícilmente el país recupere un rol protagónico en el comercio internacional”, apuntó Arévalo.

A esto se asocia el comportamiento de corto plazo del empresariado.  “Están aquellos que aprovechan la mejora en el tipo de cambio y se dedican a exportar, pero dejando en segundo plano el mercado interno -reflexionó-. ¿Cómo razonan? Dicen: ahora el que quiere comprar mi producto en el mercado interno va a tener que pagar más. Y esto genera inflación. Frente a esta actitud los gobiernos suelen amenazarlos con traer productos importados y empieza el conflicto”.

Arévalo remarcó que el comercio exterior es de doble vía. “Si queremos que nos compren afuera (exportación), tenemos que permitir que también nos vendan (importación). No se puede pretender salir a exportar y al mismo tiempo poner una barrera altísima a la mercadería de afuera. Después hay que contemplar cada situación. Entiendo al empresario argentino que se queja de las importaciones asiáticas, con cuyos precios no se puede competir”, refirió.

El entrevistado aclaró que las políticas proteccionistas desde el Estado han servido en muchos casos para “proteger al empresario ineficiente que vende un producto caro y de menor calidad en el mercado interno, afectando el bolsillo del consumidor local”.

Al respecto dijo que la importación no debería ser una mala palabra. “El atraso tecnológico que hoy tenemos es por no importar. La Argentina se atrasó por no incorporar bienes de capital y tecnología que mejorase su sistema productivo”, precisó.

 

MODELO DE CIUDAD EXPORTADORA

Con una población de 100.000 habitantes, y muy dinámica desde el punto de vista socioeconómico, la ciudad santafecina de Rafaela ha sido comparada muchas veces con la entrerriana Gualeguaychú.

“La Perla del Oeste”, como se la conoce, es la tercera en importancia detrás de Rosario y Santa Fe capital y en todos los análisis figura como una ciudad del interior con escala ideal y sobre todo con gran futuro.

En cuanto a lo económico se destaca por su producción industrial metalmecánica y láctea, ya que se encuentra en el corazón de la cuenca lechera, siendo esta la más grande y rica de Sudamérica.

Allí funciona desde hace años el programa  “Rafaela Exporta”, una experiencia asociativa encarada por el municipio y las entidades de la sociedad civil, vinculadas al comercio exterior (universidad y cámaras empresarias).

El objetivo principal del Programa, según se desprende de sus lineamientos programáticos,  es potenciar la oferta exportable de la ciudad mediante las siguientes acciones:

Aumentar el número de PyMEs locales exportadoras; diversificar los sectores industriales locales internacionalizados; fortalecer la capacidad de gestión y apoyo al comercio exterior del entramado productivo institucional; consolidar las capacidades técnicas de los recursos humanos empresariales asociados a la gestión del comercio exterior; y promover la mayor inserción de jóvenes estudiantes y profesionales ligados a la internacionalización del territorio.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.