El sueño es clave para llevar una vida saludable

Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño, una fecha que intenta aumentar la conciencia social sobre la importancia de dormir lo suficiente para la salud psicofísica.

 

Este evento, que es celebrado el viernes anterior al equinoccio de marzo, es promovido por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (en inglés WASM: World Association of Sleep Medicine).

Se cree que la mitad de la población duerme poco y mal y algunas de las patologías más comunes son el insomnio, las apneas, la somnolencia diurna y los ronquidos.

“El sueño es el lujo del pensamiento”, escribió el poeta y dramaturgo francés Jules Renard, para significar que se está hablando de una función cerebral sumamente especial.

Por su lado Jorge Luis Borges pensaba esto: “Dormir, según se sabe, es el más secreto de nuestros actos. Le dedicamos una tercera parte de nuestra vida y no lo comprendemos”.

Por qué dormimos es algo que todavía se está estudiando, según reconoce Luis de Lecea, catedrático del departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford (Estados Unidos).

Aunque el científico aclara que el sueño es importante para la atención, para la memoria, para la actividad, para el bienestar. “Si conseguimos controlar el sueño lo más probable es que tengamos una vida más llena y más productiva”, refirió en una reciente entrevista para el diario ABC (España).

A Lecea, que ha dedicado la mayor parte de su vida a estudiar el sueño, le preocupa el insomnio, un mal todavía sin cura efectiva, y le mueve el misterio que entraña esa “caja negra” que tenemos entre las orejas.

“Hay mucha gente que sufre trastornos del sueño, como el insomnio relacionado con la depresión y la ansiedad, que todavía no tienen cura. Realmente no hay un tratamiento efectivo contra este tipo de insomnio. No sabemos muy bien por qué pasa y estamos obligados a encontrar una solución a este tipo de problemas”, destacó el profesional.

El insomnio es la dificultad para iniciar o mantener el sueño y quienes suelen sufrir este mal hablan lastimeramente de su condición. Como es el caso del escritor húngaro Emil Cioran, quien se quejaba amargamente de no poder conciliar el sueño.

“El sueño hace olvidar el drama de la vida, sus complicaciones, sus obsesiones, cada despertar es un nuevo comienzo y una nueva esperanza. La vida conserva así una agradable discontinuidad, que da la impresión de una regeneración permanente”, escribió.

Según datos de la Asociación Argentina de Medicina del Sueño, en el país un 40% de la población padece trastornos para conciliar el sueño y, además, duerme poco y mal.

No dormir lo suficiente causa muchos problemas que van desde pérdida de la concentración, pasando por el debilitamiento de la memoria hasta provocar accidentes de tránsito o laborales.

“Las personas sanas, que no tienen enfermedades del sueño, duermen mal por pautas culturales, demandas sociales, horarios rotativos o características de su trabajo, ven deteriorada su cantidad y calidad de sueño”, sostiene por su lado el doctor Daniel Pérez Chada, director de la Clínica del Sueño del Hospital Universitario Austral (Argentina).

La falta de sueño representa uno de los problemas habituales en las personas. Dormir menos horas de lo recomendado induce de manera directa a trastornos fisiológicos y psíquicos, como el estrés o la ansiedad.

El Día Mundial del Sueño este año incorpora el eslogan “Sueño saludable, envejecimiento saludable”, destinado a enfatizar la importancia del sueño en la salud general a cualquier edad.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.