García Jurado se desligó de las actuaciones y del archivo de la causa Sola

28 de septiembre de 2012. García Jurado dirige la quema de causas archivadas entre 1993 y 1997 en el ex Frigorífico

El ex juez de Instrucción Nº 1 de Gualeguaychú hasta la entrada en vigencia del actual Código Penal en febrero de 2013, Eduardo García Jurado, tomó distancia de las publicaciones que lo posicionaron como responsable de la investigación. Informó que asumió como juez un año y dos meses después del hecho.

 

Carlos Riera

 

La desaparición de Blanca Sola el 17 de marzo de 1990 ha vuelto a la luz esta semana luego que el juez de Garantías Ignacio Telenta resolvió reconstruir el archivo que fue destruido en una purga de expedientes que ordenó el Superior Tribunal de Justicia en 2012 ante la inminente implementación del actual sistema procesal.

García Jurado, a quién se lo identificó como el magistrado a cargo de la investigación en sus inicios, aclaró que las primeras actuaciones estuvieron dirigidas por el juez Edgardo Stettler (secretaria del  Dr. Mario Gómez del Río) hasta el 31 de mayo de 1991, y que durante ese tiempo se realizó el mayor trabajo en pos de dar con el paradero de la menor.

Fue el propio hermano de la adolescente desaparecida en 1990, Juan Domingo Sola, quien señaló a ElDía que García Jurado era quien había estado al frente de la investigación. Incluso Sola estaba en conocimiento que su padre se reunía con el magistrado para conocer detalles del caso.

Sin embargo, 29 años después, García Jurado tomó distancia de ello e indicó que asumió como Juez de Instrucción N°1, el 31 de mayo de 1991, un año y dos meses después de la desaparición, y que en agosto de 1992, al crearse el Juzgado de Instrucción Nº3, todas las causas de la secretaria de Gómez del Río, pasaron a este nuevo Juzgado. Por lo tanto “los supuestos archivo y expurgo del expediente, en los años 1995 y 2012, no fueron concretados por el Juzgado a mí cargo”.

“Aclarado los graves  errores en la información, en donde se adjudican dos actos que nunca realice, debo afirmar que de manera alguna puedo acompañar el mensaje mediático insinuado , respecto a  que estas dos resoluciones sean interpretadas como contrarias a la ley vigente al momento de concretadas. El archivo de una causa, se producía por no existir delito, o a la espera de nuevos  pruebas que permitiesen su continuidad-seria este hecho-, y en caso negativo, transcurridos los términos de la prescripción, se producía el cierre definitivo. Medida que era apelable por el Fiscal- Y en cuanto al expurgo del expediente, en caso de ser necesario, su reconstrucción no es una tarea compleja”, indicó García Jurado en un comunicado.

Si bien el ex magistrado asegura que la causa nunca estuvo bajo su órbita, los archivos periodísticos de la época lo ubican a García Jurado como referente de la investigación. Era este Juez quien informaba a los medios de comunicación sobre el estado de la causa.

“Hasta el día de hoy se ha determinado que se trató de una fuga del hogar, es decir que ella voluntariamente se va de su casa por razones que no les puedo decir atento a las características familiares y privadas que están en juego”, le informaba García Jurado a ElDía en marzo de 1992, un dato que fue recogido por la periodista Paola Robles en su investigación inicial.

Otro dato que no es menor está relacionado a la quema de los archivos. García Jurado afirmó en su derecho a réplica que “los supuestos archivo y expurgo del expediente, en los años 1995 y 2012, no fueron concretados por el Juzgado a mí cargo”. Sin embargo, en una nota publicada por ElDía el 28 de septiembre de 2012, bajo el título “El Juzgado 1 incineró viejas causas”, se observa al ex Juez dirigiendo la quema de viejas causas archivadas desde el año 1993 al año 1999 inclusive, en el ex Frigorífico.

Esta quema de documental judicial archivada, entre la que podría haber estado la causa de Blanca Sola, sucedió pocos minutos antes a la inauguración de la nueva planta de verificación técnica vehicular. “De esta manera, todo el personal del Juzgado de Instrucción Nº 1, que cumple horario ampliado desde el año 1997, facilita que el proceso de reforma a iniciarse en el mes de noviembre pueda contar con los mayores espacios físicos posibles. En menos de 30 días, se finalizará con las tareas de expurgo del resto de las causas, como así también los legajos de oficios y resoluciones correspondientes a los años referidos”, indicó el propio magistrado en un comunicado enviado en aquella oportunidad.

Lo único cierto – y más allá de quién comandó la investigación u ordenó o no la quema de causas – es que 29 años después de la desaparición de la adolescente de 14 años, la Justicia de Gualeguaychú debe iniciar desde cero una investigación para subsanar un error involuntario. El hallazgo de restos óseos en un descampado ubicado en la zona donde vivía Blanca Sola reavivó la causa y cuando se debió consultar por la información que se guardaba desde aquella época, no había nada. Todo ya había sido quemado.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.