Nueva protesta de mujeres: “¡Si matan a una, nos matan a todas!”

Al igual que en más de 30 ciudades del país, en Gualeguaychú protestaron contra la absolución de los acusados por el asesinato de la joven marplatense. Fueron más de 200 personas las que terminaron frente a los Tribunales, donde el pedido de justicia se escuchó bien alto.

Amílcar Nani

El fallo absolutorio que benefició a los acusados del femicidio de la adolescente marplatense Lucía Pérez desató a lo largo y a lo ancho del país una nueva movilización masiva de mujeres, quienes una vez más salieron a la calle para reclamar el fin de la cultura machista y dejar en claro la indignación que les generó la decisión de la Justicia. Y Gualeguaychú no fue la excepción.

Organizada por la organización social Enredadas Feministas, a las 18 poco a poco se fueron concentrando en la esquina de 25 de Mayo y Rocamora, donde pasadas las 18.30 ya se habían autoconvocado más de 200 personas, prácticamente todas mujeres.

Desde allí, sosteniendo decenas de fotos de Lucía Pérez, marcharon por las calles céntricas de la ciudad, y no lo hicieron en silencio: además de los tambores, las percusiones y los cantos, varias de ellas llevaban una caña que marcó el compás del paso de la marcha, dejando sobre el ambiente un sonido monótono e hipnótico que fue imposible de ignorar por aquellos que se cruzaron con la protesta.

La culminación de la caminata fueron los Tribunales de Gualeguaychú, donde el grupo terminó siendo aún más numeroso que cuando partió de Rocamora y 25 de Mayo.

La motivación que tuvieron cientos de mujeres para volver a salir a las calles fue el fallo que dejó impune la muerte de la adolescente marplatense Lucía Pérez: el 26 de noviembre pasado, los jueces Pablo Viñas, Juan Gómez Urso y Aldo Carnevale consideraron que no pudo ser probado ni el abuso sexual ni el asesinato de Lucía, por lo que decidieron, por unanimidad, absolver por esas figuras a Matías Farías (25 años), Juan Pablo Offidani (43) y Alejandro Maciel (61), éste último imputado sólo de encubrimiento.

“¡Nos están matando! Nos violan, nos maltratan, nos relegan, nos agreden, y ahora más que nunca porque evidentemente este movimiento genera miedo a todos aquellos que sostienen la estructura patriarcal que nos oprime y nos asesina”, manifestó Karina, de 26 años, quien asistió a la protesta acompañada por su hija Lucía de 4 años.

Cuando la columna llegó a la Plaza San Martín y cortó República Oriental del Uruguay a la altura de los Tribunales, la integrantes de Enredadas Feministas realizaron una acción pautada previamente para llamar aún más la atención con su pedido: unas 30 chicas quedaron tendidas en el asfalto, inmóviles todas, como si les hubieran arrebatado la vida de manera instantánea; una metáfora que explicó de manera elocuente la peligrosa y frágil realidad que viven todas ellas, sin distinción de clase o ideología. El peligro de morir por tan sólo ser mujer quedó plasmado en ese instante.

“Nos siguen matando cuando mientras tanto unos jueces, hijos eruditos del patriarcado, dicen que no, que al final lo de Lucía no fue homicidio, que no la mataron por ser mujer, que no fue drogada y que no fue empalada. Pero el corazón de Lucía comenzó a latir en nosotras, porque cada vez que matan a una, nos matan a todas. ¡Paren de matarnos!”, se escuchó por los parlantes durante la acción grupal.

Al final del discurso, las mujeres tendidas sobre el asfalto se pusieron de pie, tomaron de nuevos las cañas y los palos y al ritmo de la percusión volvieron a marcar el ritmo monótono e hipnótico. “Tum tum, tum tum, tum tum”, se escuchaba frente a los tribunales, al compás, al mismo tiempo, sin que nadie desentone ni siquiera un poco. “Tum tum, tum tum, tum tum”, como si fuera un corazón latiendo, un corazón colectivo que demostró que el movimiento feminista está más vivo que nunca, y que no está dispuesto a tolerar más injusticias.

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.