Inaceptable violencia contra las mujeres

Hoy, 25 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, por una declaración de Naciones Unidas (ONU), para sensibilizar a la opinión pública sobre una problemática dolorosa.

La violencia familiar, los femicidios, los abusos, la prostitución, las redes de trata para el negocio de la esclavitud sexual y laboral, las muertes de embarazadas, los fallos judiciales condescendientes con violadores, son algunos males que hacen miserable la condición de millones de mujeres en todo el mundo.

La violencia hacia la mujer está adquiriendo un carácter casi epidémico en la sociedad contemporánea, donde son muchas las voces que alertan sobre un drama que, al afectar derechos humanos básicos, ha devenido en cuestión política.

El calvario de mujeres víctimas de la violencia de parejas y ex parejas ha impactado en Argentina, donde en lo que va de 2018 hubo 225 femicidios, es decir 1 cada 32 horas.

Los datos se desprenden de un informe elaborado por el Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano con la coordinación de la Asociación Civil La Casa del Encuentro.

Los números se basan en la reunión de estadísticas de agencias informativas y 120 diarios de distribución nacional y provincial, al igual que del seguimiento de cada caso en los medios durante el periodo entre el 1 de enero y el 31 de octubre de este año.

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Los efectos psicológicos adversos de la violencia contra las mujeres y niñas, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas.

Por ejemplo, las desventajas tempranas en materia de educación no solo constituyen el obstáculo principal para alcanzar la escolarización universal y hace cumplir el derecho a la educación de las niñas, luego también le restringe el acceso a la educación superior a la mujer y limita sus oportunidades de empleo.

En forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye: violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio); violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético).

Dentro de esta tipología se incluye la trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual); mutilación genital, y matrimonio infantil.

Según datos de la ONU, en todo el mundo 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.