La apuesta por la la economía creativa

Las denominadas industrias creativas representan en Argentina el 3% del PIB y pueden generar empleo de calidad en ciudades como Gualeguaychú, que exhibe como producto estrella el Carnaval.

La cultura produce riqueza y trabajo. Es una industria que transforma intangibles a partir del talento y la creatividad de los emprendedores culturales, gente que hace de la innovación una marca distintiva.

Las Industrias Creativas y Culturales (ICC) acaparan la atención de los economistas, que comenzaron a ver en ellas una fuente de desarrollo que permite una vía de solución al problema del desempleo.

Por eso muchos gobiernos generan políticas específicas para fomentar la actividad de los creadores en el mundo de la música, el diseño, el área editorial, las artes escénicas, los videojuegos y el sector audiovisual.

En Argentina, según fuentes oficiales, la economía creativa genera el 3% de la producción global del país e involucra empleos para casi medio millón de personas, ocupando un 2,5% del mercado laboral.

En la Ciudad de Buenos Aires (CABA) es donde más está desarrollado el sector. Allí general el 8% del PIB y casi el 10% del empleo, siendo la industria audiovisual la más desarrollada, ocupando el 20% del mercado laboral formal.

Las ICC ya se están desplegando en el interior del país. Y cabría decir que Gualeguaychú es pionera de esta industria en el territorio, a través de su famoso Carnaval.

Éste es un ejemplo que muestra cómo una comunidad puede movilizar su economía, el turismo, a partir de un producto cultural, haciendo que sus artistas encuentren un medio para desarrollarse.

El Carnaval es una marca, un valor simbólico diferencial, es una forma de identidad de indudable impacto económico. Muestra cómo la industria cultural está sumamente vinculada al turismo, su poder multiplicador.

En Argentina existen grandes festivales que muestran el empuje del sector. En Catamarca, por ejemplo, está el Festival del Poncho, donde van miles de personas de todo el país. Otros ejemplos emblemáticos son el Festival Nacional de Folklore y el Cosquín Rock en Córdoba.

Dentro del análisis de las ciudades y su relación íntima con la economía creativa, los especialistas sostienen que cuanto más creativas son las personas de un sitio, serán más capaces de desarrollar innovaciones de negocios; y cuánto más innovadoras son las empresas, más recursos e ideas vuelven a la ciudad.

Consideran que la ciudad debe entenderse como un ser vivo en el cual se establecen tramas de relaciones, donde se inserta la creatividad. Aquí la cultura, como forma de anclaje de la singularidad de una ciudad, puede ser decisiva por su contribución económica.

Por otro lado, la comercialización internacional de servicios culturales aparece hoy como una alternativa para el crecimiento de sus exportaciones. Los expertos señalan que el país presenta fortalezas que a priori resultan considerables para generar un crecimiento de este sector.

La economía creativa, en suma, representa un nuevo modo de considerar el empleo de recursos, y la convergencia de beneficios económicos, sociales y culturales.

Se inserta en los sectores de la economía con más carga de creatividad, como los de las industrias culturales y creativas, (editorial, audiovisual, artes visuales, música, artes escénicas, diseño) y de las industrias tecnológicas de la información y comunicación (software, programación web, video juegos, etc.).

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.