La Casa de Fray Mocho lucha contra el deterioro mientras espera restauración

Casa Fray Mocho frente5

Necesita urgente intervención para seguir de pie, formando parte del patrimonio de la ciudad. La Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos debe resolver cuanto antes sobre su puesta en valor.

Guillermo Navarro

Sigue de pie. A pesar del paso del tiempo, su peor enemigo, se mantiene casi entera sobre sus cimientos. Como si tuviera fuerzas de sobra para no claudicar ante el deterioro que la acecha.

Pasaron casi 13 años desde la nota periodística de diario ElDía advirtiendo sobre la posible destrucción de la vieja casona que habitó el escritor y periodista José S. Álvarez, conocido como Fray Mocho. “Es una tapera para demoler, lo que sirve y tiene valor es el terreno”, fue la información que se brindó en esa oportunidad desde la inmobiliaria que tenía a su cargo la venta del inmueble, cuyo cartel colgaba desde la reja de una de las ventanas. El precio: 100 mil pesos.

A partir de la publicación, la gravedad de la situación tomó trascendencia provincial y nacional. La política hizo el resto: se logró que fuera declarada Monumento Histórico Provincial por decreto Nº 4725 del 13 de octubre de 2000, y un mes después (30 de noviembre), Monumento Histórico nacional por Ley 25.386, promulgada el 3 de enero de 2001.

Proyecto

En 13 años el inmueble ha tenido intervenciones menores para su conservación, porque todo lo que se haga debe ser autorizado por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos (CNMMyLH). También ha sido varias veces anunciada su puesta en valor, en diferentes gestiones.

Y ahí está, a la espera de la restauración que la salve definitivamente de la desaparición y le permita formar parte de la historia de la ciudad en memoria de José S. Álvarez.

Para que eso sea realidad, la Secretaría de Planeamiento municipal reiteró días pasados el proyecto de restauración de la Casa de Fray Mocho, ante los delegados de la Comisión Nacional que vinieron a observar las obras de los camarines del Teatro Gualeguaychú.

“La propuesta fue elevada en febrero del año pasado, se reiteró en junio y ahora aprovechamos para recordársela a los integrantes del organismo”, confirmó a ElDía el secretario de Planeamiento, Carlos García.

El proyecto apunta a la restauración del frente, la reconstrucción del cuerpo intermedio que se demolió hace varios años y una construcción nueva para equipar al lugar con sanitarios, teniendo en cuenta el uso que se le daría a la vieja casona en el futuro.

El funcionario precisó que el “último presupuesto presentado junto con el proyecto, actualizado, era cercano al millón de pesos”, y aseguró que “el objetivo es recuperarla para darle una utilización como museo, en principio”.

A la espera

La Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos se encuentra de receso hasta febrero, y se espera que uno de los temas que analice en las primeras reuniones sea el proyecto de restauración de la Casa de Fray Mocho.

Mientras tanto, Planeamiento realiza pequeñas intervenciones “con el objetivo de tener permanencia en la casa. Desde que comencé mi función ya intervenimos dos veces haciéndole limpiezas y desratizando”, precisó el titular del área.

Y acotó que “estaba como abandonada, seguramente por las lluvias y demás factores, por eso buscamos la aprobación del proyecto integral”.

También se ha ingresado el agua corriente, una intercepción al conducto cloacal existente para un desagüe de canilla para riego y futura alimentación de un baño. “Las tareas apuntan a conservar las instalaciones, con el propósito primordial de detener el deterioro edilicio por falta de ocupación”, remarcó García.

Un anuncio oficial

En febrero de 2009, la Presidenta Cristina Fernández anunció, durante un acto en Olivos, que la Casa de Fray Mocho sería restaurada respetando la estructura original, dado su carácter de Monumento Histórico Nacional.

En ese sentido, anunció la asignación de 900 mil pesos para la obra, presupuesto enmarcado en el Plan de Reparación Histórica para Entre Ríos, una respuesta a salvar la postergación que las provincias mesopotámicas tuvieron durante los gobiernos militares.

A cuatro años de ese anuncio, la vieja casona sigue luchando contra el deterioro mientras espera su restauración.

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.