La contundente confesión sexual que hizo la viuda del dueño de Playboy

Crystal Harris rompio el silencio y contó cómo fue su vida junto al poderoso del “reino de las conejitas”, que murió un año atrás, a los 91.

Más marketing que verdad. Más mito que realidad. La imagen de Hugh Hefner, dueño de Playboy, siempre generó fantasías populares que los medios estadounidenses de encargaron de ensalzar. Pero ahora la esposa del poderoso fallecido un año atrás (a los 91) hizo una confesión que termina con ese mito…

En septiembre del año pasado, con la muerte del creador de un imperio, mucho se debatió sobre los millones en juego y sobre la herencia de Hugh. Y se hizo hincapié en esa fama de “hombre hipersexual” que enloquecía a muchas/os.

Ahora Crystal Harris (32), su esposa, rompió el silencio ante Access Hollywood y sorprendió. En primer lugar, la mujer con quien el empresario se casó en 2012 hizo referencia a cómo es la vida sin él. “Los primeros tres meses fueron muy, muy duros. A partir de entonces me dije que tenía que salir y empezar a hacer algo, viajar o lo que fuera. He estado por todo el mundo intentando encontrarme a mí misma. Durante diez años formé parte del mundo de Hef, en la mansión casi todo el tiempo, y ahora estoy tratando de descubrir qué me gusta hacer”.

Harris detalló luego cómo era la vida del rey del sexo. “Los lunes era la noche de chicos. Se juntaban y elegían entre todos una película, pero durante los fines de semana nos gustaba ver clásicos del cine y los domingos veíamos algo que estuviera en cartelera”, contó. “El sexo no era tan importante para él”.

¿Cómo? ¿El sexo no era importante? La declaración generó tal sorpresa que se hizo viral en redes sociales. “Nos estuvieron estafando todo este tiempo con una puesta en escena”, escribió un usuario y la adhesión popular fue instantánea. Otros opinaron que después de los 90 es entendible esa apreciación.

“Le gustaba ver películas y jugar al backgammon. Es cierto que en esa casa se habían divertido mucho. Habían organizado fiestas increíbles con todo tipo de gente: hacían fiestas con monopatines y una vez organizaron unas mini-olimpiadas”, agregó la rubia.

Crystal conoció al magnate después de mandar una solicitud para asistir a una de las fiestas de Playboy. Hubo flechazo. Enseguida ella se mudó a la mansión del empresario.

“Hef era un chico de buen corazón cuyos sueños se habían hecho realidad”, lo retrató ella.

“Lo echo de menos todos los días. Él me enseño mucho. Me enseñó el amor, la bondad… era amable con todos, sin importarle quién eras. En estos días es raro encontrar alguien así”, remató Crystal.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.