“La honestidad y el compromiso con el vecino para que vuelva a creer”

Los vecinos visitan a los vecinos, comparten su vida, sus preocupaciones, sus miedos pero también los sueños y la firme esperanza de que si participan todo puede mejorar

Por Celso “Chicho” Bereciartu*

“¡No, no!,¿Son políticos?  ¡No, no quiero saber nada!. Estoy cansado de que me prometan y no cumplan”. Este fue el recibimiento de un hombre cansado de las mentiras, de las promesas incumplidas, cuando golpeamos la primera puerta en el barrio Zabalet.

Como no entenderlo si a mí también me prometieron y no me cumplieron. Como no decirle que tiene razón. No nos cumplieron. Y allí estaba yo con el papelito entre mis manos nerviosas de Gualeguaychú Entre Todos viendo que en su mirada resignada y cansada se reflejaba otro político prometiéndole la salvación.

¿Cómo explicarle que yo no quiero ser otro más en la lista? Que sueño con una ciudad mejor,  más equitativa, más justa, pensando en que todos vivamos un poquito mejor. Que quiero más y mejor trabajo para todos. Con sueldos dignos, mejor remunerados. Que los barrios tengan mejores accesos, más iluminación, mejores servicios. Que los chicos encuentren en su familia mejor contención,  que estudien entendiendo que es tan importante como comer. Que jueguen y hagan deportes, porque se sentirán alejados de los vicios.

Que los jóvenes estudien o consigan trabajo y se sientan parte de escribir la historia de su vida y no de su muerte.

Como dirigente del Club Tiro Federal de Gualeguaychú siempre fue mi norte ofrecer un espacio de contención para toda la sociedad, un lugar donde lo deportivo y lo social sirvan de herramientas para afianzar lazos, fortalecer los sentimientos de amistad, familia y comunidad. La vocación siempre estuvo orientada para que los vecinos sean aún más vecinos, compartiendo compromisos y disfrutando de momentos sanos, todo con el fin de que todo eso traspase las fronteras del Tiro Federal y se contagie a todo el barrio. Y todo esto hecho desde la buena intención, desde la necesidad de hacer crecer a una comunidad y así enriquecer a toda una ciudad.

Como explicarle que estoy convencido de que hay una forma de hacer política que no es la que se basa en la mentira, la dádiva o el apriete.

Al final, con palabras y balbuceos le pedí, casi por favor, que me creyera, que yo era un vecino que pensaba como él, pero que me convencí que la única manera de revertir la situación era involucrándome. No sé si me creyó, pero me acepto el papelito con la imagen de Domingo Carrazza Intendente. Lo más cercano a una certeza fue su sonrisa cuando me dejó entrar a su casa: eso me dejo la fuerte ilusión de que me había comenzado a creer.

Visitar a los vecinos es encontrar muchas veces sueños rotos y una esperanza raída. ¿Cómo hacer para reconstruirlos? Pensé que la honestidad, el compromiso y la transparencia, aplicados a los proyectos de bienestar para nuestros vecinos, deben ser las herramientas para que vuelvan a creer.

Gualeguaychu Entre Todos con Domingo Carrazza como movilizador del vecinalismo, me abrieron nuevamente la puerta a la esperanza. Aquello que siempre creí que se podía ser y hacer. Por eso hoy lo estoy pregonando.

Los vecinos serán los que decidan en las urnas si nos darán la oportunidad de concretar sus anhelos. El plan lo tenemos. Las convicciones y el convencimiento, también. Mientras tanto, seguiré pregonando en los barrios los valores y los principios que me inculcaron mis padres: el valor del trabajo, el respeto, la honestidad y la solidaridad como bandera para el bien común.

 

*Pre-Candidato a Viceintendente por el movimiento vecinalista Gualeguaychú Entre Todos

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.