¿Llegaremos pronto a ver clones humanos?

Los científicos reconocen hoy que es perfectamente posible clonar a un ser humano. ¿Podríamos, entonces, tener una copia de nosotros mismos? ¿No es eso ponerse en el lugar de Dios?

El término clonación describe una variedad de procesos que pueden usarse para producir copias genéticamente idénticas de un ente biológico. El material copiado, que tiene la misma composición genética que el original, se conoce como clon, según el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos

Artificialmente, los investigadores han clonado una gran variedad de materiales biológicos, entre ellos genes, células, tejidos e incluso organismos enteros, como perros, y la oveja Dolly, toda una celebridad.

Los que se viene haciendo, al respecto, es la clonación terapéutica, en la que se copian células o tejidos humanos para trasplantes e investigación médica. Pero por cuestiones ética y legales todavía no se ha avanzado en la clonación reproductiva, que consiste en hacer una copia idéntica de un ser vivo completo.

Sin embargo, ¿cuánto tiempo más durará esta interdicción que pesa sobre la comunidad científica, donde prevalece mayoritariamente una opinión contraria a traspasar esa frontera?

Este tema se ha vuelto controversial desde 1997, cuando los medios de comunicación se abalanzaron sobre la historia científica de ese año: la oveja Dolly, el primer mamífero clonado.

Después de Dolly, el procedimiento de clonación se realizó en una importante cantidad de mamíferos como ratones, caballos, perros, gatos y vacas.

Sin embargo, el debate no se había vuelto a encender hasta hace poco, cuando un grupo de científicos chinos anunció que clonó a dos primates genéticamente idénticos. El parecido genético de esos animales con los humanos, sugiere que se está a un paso de que se haga algo parecido con estos últimos.

¿Veremos la clonación de un ser humano? preguntó el diario “El País” (España) al genetista y oncólogo Siddharta Mukherjee, autor del libro “El gen”, y su respuesta da una pauta de la actualidad del tema.

Según dijo, la clonación “está al alcance de la ciencia, por eso la pregunta ya no es si es posible, sino si debe hacerse. Mi respuesta es no: los seres humanos no deben ser clonados”.

Y añadió: “La capacidad desestabilizadora que tendría sobrepasaría cualquier logro técnico. Que la tecnología capaz de redefinir lo que significa un ser humano solo esté disponible para quien puede pagarla es aún más desestabilizador que clonarlo. La genética ha sido siempre un territorio sagrado, fuera del alcance del dinero. Vivimos en una sociedad dividida por él. Pero que esa desigualdad pueda alterar también la genética sobrepasa lo que somos”.

En el caso de que se diera el paso definitivo y la ingeniería genética hiciera posible un clon humano, su creación estaría repleta de dilemas éticos, según reconocen muchos expertos.

“Un clon será una persona sin una identidad individual, no es solo la identidad biológica, sino el significado sobre el que construimos nuestra identidad. Al final, el clon se preguntará ¿quién soy en realidad?”, opinó la doctora Lizbeth Sagols, titular de Ética y Bioética de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

A su juicio, la razón para que alguien quiera tener una réplica genética puede ser inconfesable. “Quizás tenga que ver con el narcisismo, con un deseo de eternizarse en una copia, o puede ser que alguien quiera así crear un ejército de trabajadores; puede ser algo realmente algo tenebroso”, sentenció.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.