Moda y tecnología

 

Ya hace tiempo que podemos llevar los dispositivos tecnológicos encima, ya sea el móvil, una tablet o un ordenador portátil. Pero desde hace unos años la tecnología y la moda han dado un paso más; ahora la tecnología también nos viste.

Ese, precisamente, es el objetivo de los dispositivos “wearables”, equipos compactos que están pensados para ser complementos de moda, para que los llevemos como si fueran ropa. Y no nos referimos a los simples relojes o cronómetros. Basta con prestar atención a las pasarelas más prestigiosas o al vestuario de las “celebrities” para comprobar que la revolución tecnológica también está cambiando el mundo de la moda.

Ahora, por ejemplo, ya podemos llevar gafas inteligentes y glamurosas. Es lo que nos propone Google, que acaba de lanzar al mercado una versión mejorada de sus Google Glass. Se trata de un dispositivo en forma de gafas pero sin cristales y cuyo funcionamiento permite combinar la realidad con el mundo virtual. Y no solo son innovadoras a nivel tecnológico, sino que también están marcando tendencia en el mundo de la moda, sobre todo desde que actrices tan elegantes como Sarah Jessica Parker o Jennifer Lawrence las hayan lucido.

Otro de los accesorios que integran dispositivos tecnológicos y que están siendo un éxito son las pulseras MEMI. Diseñado por Leslie Simmons y Margaux Guerard y dirigido sobre todo al público femenino, este brazalete de plata es una extensión del teléfono móvil. Sin tener que estar pendientes de la pantalla del celular, la pulsera vibra para avisarnos de las llamadas, mensajes y notificaciones que recibe el teléfono.

Pero la tecnología no solo se integra en los complementos, también en la ropa, como lo demuestra el Galaxy Dress, un vestido para brillar. Y nunca mejor dicho, porque está diseñado con cerca de 4.000 cristales Swarovski y 24.000 LEDS que se iluminan para combinarse con el brillo de los cristales. Es una prenda única y muy atractiva para cantantes, artistas y magos.

Y también para el día a día encontramos ropa que ya incorpora algún dispositivo tecnológico para ayudarnos, por ejemplo, a cuidar nuestra salud o a practicar deporte. Los diabéticos pueden utilizar prendas capaces de controlar los niveles de insulina, y los deportistas también  pueden saber su ritmo cardiaco o calcular cuántas calorías queman gracias a su vestuario. Incluso los runners ya cuentan con ropa de Under Armour, capaz de protegerles del sol y mantener el cuerpo frío, caliente o seco.

Con la llegada de la tecnología al mundo de la moda, ha cambiado nuestra forma de concebir las prendas y los accesorios. Ya no solo buscamos ropa que nos guste; ahora también nos puede ayudar en el día a día. La moda del futuro ya está aquí.

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.