Se investiga el entorno del hombre maniatado y un llamado a la Policía

Foto: Santiago Burgos

Crece el hermetismo y las preguntas sin respuestas en torno al robo que sufrió un hombre de 77 años que permaneció más de 24 horas esposado a una escalera en su casa de calle Bolívar. El escape de los delincuentes por los techos y el llamado que recibió la Policía, en el ojo de la investigación.

 

Carlos Riera

 

Que el robo existió y la víctima permaneció 30 horas inmovilizada está fuera de discusión. También está prácticamente probado que no se trató de un robo al boleo, sino que hubo una inteligencia previa para alzarse con los 150 mil pesos y 2 mil dólares que el hombre guardaba en una caja fuerte en el altillo.

Pero para los investigadores hay cuestiones que no cierran, o por lo menos por el momento. No está claro por qué los delincuentes salieron por los techos siendo que tranquilamente pudieron abandonar el domicilio por el mismo lugar por el que ingresaron. La víctima ya había sido inmovilizada y maniatada en la columna del último escalón de la escalera en la planta alta y no ofrecía resistencia.

Los delincuentes no tenían impedimentos para salir por la puerta del garaje que el martes por la tarde la familia del hombre destrozó para ingresar a rescatarlo, pero sin embargo – y según lo relatado por el dueño de casa – se fueron por los techos, poniendo en riesgo ser vistos por terceros.

En su declaración a la Policía, la víctima indicó que luego de entregar la llave para abrir la caja fuerte que se encontraba en el altillo, en la parte superior del inmueble, los delincuentes nunca más pasaron por donde él se encontraba esposado y era paso obligado para salir a la calle. Es por ello que se afirma que salieron por los techos.

Y acá es donde viene el segundo interrogante y por el cual se estima que abandonaron la vivienda poco antes de las 19 del lunes. A esa hora se recibió un llamado al Comando Radioeléctrico alertando “un ruido a chapas” y la presencia de “personas sospechosas” en la esquina de Bolívar y Ayacucho. Pero qué hizo suponer al denunciante anónimo que había personas sospechosas y por qué los delincuentes regresaron a esa esquina siendo que decidieron huir por los techos para evitar ser vistos en la calle.

La principal hipótesis que hay respecto a este punto es que fueron los propios delincuentes quienes hicieron el llamado a la Policía una vez que lograron estar seguros. Se especula que el objetivo fue que los policías pudieran llegar a la víctima y de esta forma evitar que sufriera alguna descompensación o algo peor.

Se cree que ese llamado es el punto de partida de la investigación para dar con los responsables del hecho. Pero también se hace una reconstrucción de las horas previas al ingreso de los delincuentes y de las personas que tuvieron contacto con la víctima, que sabían de la existencia del dinero y que pudieron haber revelado el dato a quienes posteriormente actuaron en el asalto.

Cuando el hombre de 77 años fue rescatado el martes por la tarde, luego que su hija y otros familiares destrozaron la puerta de madera del garaje para socorrerlo de los gritos que se escuchaban desde el interior, se encontraba en estado de shock y fue poco revelador los detalles que logró verter a los investigadores. Por ello, ayer hubo un nuevo encuentro con la víctima para que – más tranquilo – brinde algún dato sobre quiénes conocían la existencia del dinero en la caja fuerte. Por el momento todo está igual que el martes cuando se conoció lo sucedido, pero nada se descarta y es posible que un dato aportado por un testigo encamine la investigación.

 

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.