Señalan una caída en el mercado inmobiliario por el aumento del dólar

El martillero y corredor inmobiliario, Alberto Fiorenza, con 40 años en el rubro indicó que el mercado está convulsionado por el aumento de la moneda americana. Señaló que Gualeguaychú, en relación a otras ciudades, no es cara y que los que tienen dólares pueden comprar a un menor precio que tiempo atrás.

En pleno revuelo cambiario, Fiorenza explicó que “las propiedades están dolarizadas y las tasaciones se establecen en esa moneda para mantener un valor más o menos constante dentro de lo que es el mercado”.

Sobre la merma en la venta de propiedades opinó que a “medida que se vaya estabilizando el dólar el panorama tenderá a ser un poco más claro”. Dijo que el inversor necesita del ladrillo dado que “es una cuestión única y segura” y por otro lado, el que necesita una vivienda para ocuparla se encuentra a la “espera de que vuelvan los créditos hipotecarios a tasas razonables”.

En relación a otras ciudades y grandes urbes, aseguró que “Gualeguaychú no es cara”, y que “mucho depende de la ubicación de las propiedades”.

Consultado si el dólar a 40 pesos, incide en los precios de las propiedades, respondió que “aumentaron a la par de lo que marca la pizarra, pero la tasación bajó entre un 10 y un 20%”. Es así que una “casa que a finales del año pasado tenía un valor de 100.000 dólares, en aquel entonces $1.900.000, hoy cotiza entre 80.000 y 90.000 dólares”.

En cuanto a los alquileres, dijo que el “mercado está muy confuso”. Agregó que se venían “aumentando entre un 25% anual”, sin embargo con estas subas, entiende que la renovación va a estar “arriba del 30%”.

En cuanto al alquiler de locales, comentó que el “comercio no es ajeno a la crisis y muchos negocios cerraron las persianas no solamente por el costo del alquiler, también por la alta carga tributaria, quedando muchos locales vacíos”. En este punto señaló que “algunos propietarios se están acomodando a la crisis, y reduciendo sus pretensiones porque es imposible volver a lo que era dos o tres años atrás”.

Indicó que el que “viene a alquilar lo hace con la idea de estar, como mínimo, dos o tres años en su rubro, y si en ese lapso, el negocio no cierra devuelven el local”.

Comentó que los valores de los alquileres de locales en el radio céntrico  son  “muy variables”, y que se dan en función del “tamaño del local, de la ubicación geográfica dentro de la  ciudad”.  Porque no es lo mismo “la zona bancaria de 25 de Mayo que fuera de la zona bancaria. Ahí varían muchísimo los valores de los alquileres. Cada caso es un estudio independiente. Hay locales chiquititos, medianos, grandes. Todo hay que evaluarlo en función del tamaño, ubicación, y el formato del local”.

Aclaró que los “contratos comerciales se pueden hacer en dólares, no así en el caso de las viviendas”.

Fiorenza vivió las últimas crisis del país. Pasó por devaluación, austral, corralito, hiperinflación, recesión y el uno a uno. Califica a la actual como “una situación crítica en todos los rubros, también en el inmobiliario, dado que se hacen pocos negocios y lo que sale es más por necesidad”.

Dijo que el “inversor está a la espera de ver qué es lo que pasa y luego decidir qué hacer”.

En referencia al corralito del 2001, indicó que la “diferencia con el presente es que el dinero de la gente estaba en los bancos y en este momento la gente lo tiene bien guardado, a la espera que pase la tormenta”.

Consultado sobre si no es el momento de salir a comprar casas, campos y autos para aquellos que tienen dólares respondió que es la “oportunidad de hacerlo”. Agregó que los valores de los campos que estuvieron a 10.000 dólares la hectárea, hoy “bajaron a 5.000 y 6000 dólares”.

La situación en los alquileres

Por su parte, Miguel Imas, también martillero Público y Corredor Inmobiliario con cinco años en el rubro brindó su parecer sobre el momento que vive el sector.

Opinó que la situación en el “rubro inmobiliario siempre tuvo un grado de complejidad”. En relación a los alquileres indicó que existe una “alta demanda, razón por la cual recibo muchas consultas”. Dijo que se da una “pugna entre lo que pretende el propietario que hizo una inversión fuerte en un inmueble y la del inquilino al que la plata cada vez le alcanza menos”. Agregó que en reiteradas ocasiones quienes buscan alquilar una casa se alarman por “los precios de un alquiler que normalmente son por dos años”. Es así que se “busca hacer un promedio y consensuar entre las dos partes”.

Contó que los precios que se piden son muy variables: “Mucho tiene que ver la ubicación geográfica, las comodidades y el estado en que se encuentra la casa o el departamento”.

Dijo que “algo estándar tendría que andar en el orden de los $9000”, sin embargo son “pocos los inquilinos que pueden abonar esa renta”, razón  por la que  la mayoría “arregla en los $7.500”.

Dijo que en principio la gente que necesita alquilar, pretende hacerlo en la zona céntrica o semicéntrica,  y si bien “algunos terminan haciéndolo”, otros “arreglan en zonas periféricas, barrios, de la ciudad”.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.