Una modalidad repetida: Ingresaron por los techos a una carnicería

Las alarmas y las cámaras lograron impedir el robo de una carnicería. La modalidad se suma al robo en el taller, el negocio de aberturas y también al de la pinturería. Ocurrió en Alberdi y Andrade.

 

Durante la noche del martes irrumpieron en una carnicería y los delincuentes volvieron a utilizar la misma modalidad registrada semanas atrás: el ingreso por los techos.

Los propietarios relataron que es la segunda vez en 90 días que el comercio es asaltado aunque en esta oportunidad la alarma y las cámaras de seguridad lograron espantar a los delincuentes que huyeron sin poder llevarse nada de valor.

Rotura en los techos

Fuentes cercanas al comercio relataron que no es la primera vez que los propietarios del lugar son víctimas de la inseguridad, pero en esta ocasión resaltaron la modalidad de ingresar levantando las chapas del techo.

 

Siempre por los techos

El 25 de septiembre, la pinturería Salto Grande fue asaltada cometiendo un robo millonario. Los delincuentes ingresaron por el techo del local céntrico, eludieron las alarmas y fueron directamente a la caja fuerte, de donde se llevaron cerca de 1 millón y medio de pesos.

Puerta forzada en la carnicería

“Hubo trabajo de inteligencia previo para eludir las alarmas”, explicaron a ElDía fuentes policiales. Aunque los investigadores trabajaron de lleno en el hecho, no hubo avances significativos ni tampoco detenidos.

El 1 de octubre también se registró otro robo con la misma modalidad. Esta vez fue en un taller y gomería de la zona oeste de la ciudad.
Al galpón de la gomería La Cueva, un delincuente ingresó por el techo, levantó una chapa plástica y desde allí accedió al interior. Buscó elementos de valor y lo único que encontró fueron unos 600 pesos en cambio que el dueño del local había dejado en la caja para la actividad el domingo, una notebook y la moto que fue encontrada días después totalmente destruida.

Dos días más tarde, el 3 de octubre, volvió a repetirse un robo con las mismas características. Ocurrió en la carpintería de aluminio y vidriería ubicado en Primera Junta 139.

Al igual que en la pinturería Salto Grande, los delincuentes ingresaron el techo durante la madrugada, aunque en este caso no hubo alarmas para disuadir a los ladrones.

Su propietario, Eduardo Bernardone, quien tiene el comercio desde 1990 contó que fue la primera vez que le robaron. “Estoy re caliente. Levantaron dos chapas del techo y entraron por ahí. Te privas de un montón de cosas y que te vengan a robar así… parece que entraron por una casa lindera que hace mucho tiempo está abandonada”, relató Bernardone.

Comentarios

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.