La reina de Holanda y su esposo Guillermo Alejandro se reunieron con el sumo pontífice en el marco de la primera visita oficial de la corona protestante al centro del catolicismo. “¿Cómo le va? Encantada de verlo de nuevo”, saludó Máxima en castellano.