Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad |

29 de octubre: Día Mundial del ACV

Embed
ACV

El Ataque Cerebro Vascular, conocido como ACV, es una  afección que provoca graves lesiones cerebrales. Puede causar la muerte o dejar secuelas físicas y mentales irreversibles.

En Argentina el 32% de la población tiene hipertensión arterial, entre 8,5% y 12% es diabética, el 27% fuma, el 40% está expuesta al humo de otros, el 35,4% tiene sobrepeso, el 54,9% no realiza actividad física útil para su salud y solo el 5% de población tiene una alimentación con alto contenido de frutas y verduras.

La Plata, 27 de octubre de 2016.- Las enfermedades cerebro vasculares representan una emergencia médica que diariamente afecta a miles de personas de todas las edades y constituyen un desafío para las organizaciones sanitarias por el incremento de la demanda de atención y por la complejidad requerida para su adecuado tratamiento. En Argentina cada cuatro minutos una persona sufre un ACV, por lo que es muy importante detectarlo a tiempo, ya que los minutos que se ganan en ese período significan posibilidades de salvar vidas.

“Las estadísticas actuales remarcan que los accidentes cerebro vasculares representan la tercer causa de muerte y primera en secuelas de nuestro país, con una tendencia a incrementarse en las próximas décadas”, explica el neurocirujano Eduardo Tejado, director de la Unidad de Neurocirugía Endovascular y Stroke (UNES) del Hospital Italiano de La Plata, un complejo integral en el que se atienden pacientes derivados desde distintos puntos de la Provincia de Buenos Aires.

 

Tipos de ACV

El ACV puede ser isquémico 80% (cuando una arteria se obstruye) o hemorrágico 20% (cuando una arteria se rompe). Los factores de riesgo más habituales que se pueden modificar con conductas más sanas son: hipertensión, sedentarismo, dislipemias (colesterol alto), obesidad, tabaquismo, alcoholismo, mala alimentación, diabetes, cardiopatías.

“Es importante conocer las señales de ataque cerebral porque actuar rápido y pedir ayuda al hospital puede reducir los efectos y salvar vidas”, remarca Tejado, quien junto a un grupo de profesionales tratan desde la prevención hasta operaciones con cirugías mínimamente invasivas y la rehabilitación de los pacientes.

“Los síntomas de un ACV son debilidad repentina en la cara, brazo o pierna, especialmente si ocurre en un lado del cuerpo, confusión repentina, dificultad para hablar o entender, dificultad para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o de la coordinación, dolor de cabeza muy intenso y brusco sin causa conocida. Cualquiera de estos síntomas necesita una ayuda inmediata de un equipo de profesionales para salvar la vida del paciente”, explica el profesional recibido en la Universidad Nacional de La Plata y que se especializó en Europa.

 

Datos

En Argentina el 32% de la población tiene hipertensión arterial (el 60% no lo sabe), entre 8,5% y 12% es diabética, el 27% fuma, el 40% está expuesta al humo de otros (fumadores pasivos), el 35,4% tiene sobrepeso (18% obesidad), el 54,9% no realiza actividad física útil para su salud y el porcentaje de población que tiene una alimentación con alto contenido de frutas y verduras -en niveles que previenen las enfermedades vasculares- no llega al 5%.

Tejado explica que “el manejo integral del ACV comienza con la promoción de la salud a partir de hábitos sanos, mejora de la calidad de vida, educación y concientización de la comunidad; prevención de factores de riesgo que potencialmente generan la enfermedad vascular”. (Fuente: Hospital Italiano)

 

 

Dejá tu comentario