Política | Aborto | UCR

Afirman que Lena no pudo presidir la UCR de Entre Ríos por haber votado a favor del aborto

Esa fue la razón que pusieron algunos dirigentes radicales para rechazar el nombre de la diputada como presidenta de la UCR de Entre Ríos. Aunque se especula que hubo otras motivaciones políticas. La resistencia vino de parte del grupo de los intendentes. Lena pagó caro en Chajarí su militancia por la legalización del aborto.

Un mes atrás, cuando el conjunto de la dirigencia radical comulgaba con la idea de evitar la interna para renovar sus autoridades partidarias, se especulaba con la posibilidad de que la UCR de Entre Ríos pase a ser presidida por una mujer.

Había un par de razones para suponerlo: el clima de época, que llevaría al centenario partido a actualizarse con los nuevos cánones de la corrección política, y el hecho de que el grupo dominante en la UCR provincial, la corriente Illia, tenía en sus filas a una candidata: la diputada nacional Gabriela Lena.

Eso parecía. Pero, más cerca de la fecha de cierre de listas, se supo de las resistencias que presentaba la dirigente de Chajarí. Argumentaba razones de orden práctico: Paraná, donde tiene su sede el Comité Provincial, le quedaba muy trasmano, tanto de su ciudad como de Buenos Aires.

Sin embargo, su postulación volvió a cobrar volumen sobre el final del proceso, luego del viaje que Lena realizó a Formosa, junto al líder de su espacio y compañero de bancada, Atilio Benedetti. De esa incursión política al “feudo” de Gildo Insfrán, participó también el diputado Mario Negri, que insistió para que Lena presida la UCR de Entre Ríos.

Fue ese apoyo nacional el que la terminó de convencer para aceptar el cargo.

Pero en la mesa de las negociaciones para el armado de la lista única, su nombre fue vetado por su condición de pañuelo verde. Algunos dirigentes enrolados en Construir argumentaron que sería contraproducente para la UCR tener en la presidencia a una militante a favor de la legalización del aborto.

En Construir se enrolan casi todos los intendentes de la UCR, que en su mayoría gobiernan ciudades medianas y pequeñas, donde el peso de la iglesia católica es muy fuerte. De hecho, Lena vivió en carne propia ese rechazo en su pueblo, Chajarí, con menos de 40 mil habitantes.

Ese miedo al interior profundo que expresaron los intendentes, contrasta con la posición que sostuvo la UCR de Entre Ríos en el Congreso de la Nación, donde la legalización del aborto tuvo el voto favorable de todos los legisladores radicales por la provincia.

En la Cámara de Diputados, votaron a favor Lena, Benedetti y Jorge Lacoste. Los votos en contra dentro de Cambiemos de Entre Ríos fueron de dos representantes de PRO, Gustavo Hein y Alicia Fregonese. En el Senado pasó lo mismo: la radical Stella Olalla (también de la corriente Illia) votó a favor y el dirigente de PRO, Alfredo de Angeli, en contra.

Pero la UCR de Entre Ríos no se permitió en la presidencia del partido a una mujer a favor del aborto. (Página Política)

Dejá tu comentario