Política | Aborto | Alberto Fernández | Salud

Alberto Fernández aseguró que enviará un proyecto sobre el aborto y la reforma judicial

La oposición celebró ambas medidas. En un discurso de una hora y veinte minutos, el Presidente evitó confrontar con dureza con la anterior administración.

Sin anuncios económicos -un breve repaso por la herencia recibida, a la que calificó como “extremadamente delicada”- y ni un solo grito de reprobación por parte de la oposición, Alberto Fernández centró su discurso de una hora y veinte minutos de inauguración del período de sesiones ordinarias del Congreso en el envío del proyecto de ley de legalización del aborto y un paquete de medidas vinculadas a la reforma judicial, los dos pasajes de su mensaje más celebrados por el Parlamento.

“Quiero ahora abordar un tema que llevamos mucho tiempo debatiéndolo entre nosotros. Se que para muchos es un tema que tiene profundas implicancias personales. Todos saben de lo que estoy hablando. El aborto sucede. Es un hecho. Y es solo la hipocresía que a veces nos atrapa la que nos hace caer en un debate como este. Por eso, dentro de los próximos diez días presentaré un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar”, resaltó el Presidente cuando promediaba una hora de su primer mensaje a la asamblea legislativa, y despertó la mayor ovación en el recinto.

Las diputadas del Frente de Todos, que habían desplegado desde temprano pañuelos verdes, saltaron de sus bancas y se rompieron las manos para aplaudir. En la oposición se miraban en busca de aprobación para imitar a sus colegas del oficialismo: Silvia Lospennato, Carla Carrizo y Dolores Martínez al final hicieron lo propio, mientras un sector del resto del interbloque de Juntos por el Cambio aplaudía sentado.

Al comienzo de su discurso, el mandatario había agradecido al Papa Francisco, a quien visitó a fines de enero, por “su llamamiento a construir una economía con alma”. En esa línea, después de la festejada mención del aborto, Fernández anunció el envío de un proyecto del “plan de los mil días, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y de la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida”.

Esteban Bullrich y Silvia Elías de Pérez, dos de los senadores más celestes de la oposición, festejaron, con cautela, el anuncio.

Fernández dejó de esa manera inaugurado el período de sesiones ordinarias del Parlamento con un discurso moderado y con anuncios. "No busco revanchas”, dijo. También hizo referencias puntuales pero mesuradas a la anterior administración que la oposición incluso aplaudió con muecas y tibios aplausos en varios pasajes.

Dejá tu comentario