Política | Alberto Fernández | Argentina | Cristina Fernández de Kirchner

Alberto Fernández prepara su encuentro con Ángela Merkel

El presidente argentino se encontrará este lunes con la canciller alemana y su intención es dialogar sobre la estrategia que diseñó para negociar con el FMI y el acuerdo Mercosur-Unión Europea que se firmó en tiempos de Mauricio Macri.

El Presidente cenará este lunes con Ángela Merkel en la Cancillería, pero en su agenda se añadió un puñado de audiencias con empresas locales que tienen inversiones millonarias en la Argentina. No sólo invitaron al jefe de Estado por protocolo y buen gusto: pretenden conocer cómo seguirá la emergencia económica y cuándo el país regresará a los cánones básicos del capitalismo y el libre comercio.

Las dos noches de alojamiento en el Regent corren por cuenta y orden de Merkel, que siempre dispone de ese hotel para los presidentes y sus delegaciones que llegan a Berlín para mantener reuniones bilaterales o participar de eventos vinculados a las relaciones internacionales. En 2016, cuando recién iniciaba su mandato, Mauricio Macri también se alojó en el Regent antes de su encuentro oficial con la canciller de Alemania.

Tras almorzar en el restaurante Borchardt junto a su comitiva, Alberto Fernández regresó a su habitación para mantener sucesivas reuniones con el canciller Felipe Solá, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y el vocero presidencial, Juan Pablo Biondi. El presidente también tenía previsto chatear con Axel Kicillof, que negocia una prórroga con los bonistas de la provincia de Buenos Aires.

Merkel, Macri y Jair Bolsonaro lideraron la ofensiva diplomática para lograr que se firmara el acuerdo Mercosur-Unión Europea. La canciller alemana tironeó con Emmanuel Macron para que enterrara sus resistencias políticas -podía perder el voto del campo francés-, y Macri y Bolsonaro presionaron a Tabaré Vázquez para que no se aislara y avalara un tratado multilateral sin antecedentes en la región.

Merkel concluye en poco tiempo su mandato como canciller alemana y en su transición hacia el retiro político no dejará ninguna pieza floja que opaque su legado histórico. En ese sentido, antes de conceder la audiencia-cena a Alberto Fernández, leyó una compilación de sus opiniones respecto a la importancia económica y comercial del tratado que la Unión Europea suscribió con el Mercosur.

Merkel tenía afinidad con Macri y tiene un enorme prejuicio con el peronismo y la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner. Pero Alberto Fernández tiene dos antídotos políticos para atenuar el inconsciente colectivo de la canciller alemana: la diplomacia silenciosa que Francisco ya desplegó en Berlín y sus propias opiniones sobre el sistema internacional que han evolucionado tras la asunción presidencial. (Fuente: Infobae)

Dejá tu comentario