País | ara san juan | Mauricio Macri

ARA San Juan: el informe de la Bicameral apuntó contra la Marina, Macri y Aguad

Cuestionan el "bajo nivel de involucramiento" y la "falta de empatía" del Presidente y el Ministro de Defensa.

El informe de la comisión Bicameral que investigó el hundimiento y la tragedia del submarino ARA San Juan reveló que el presidente Mauricio Macri “exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia” y que “nunca ejerció su mando como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas”. Además, fue lapidario con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y las autoridades navales por “subestimar la gravedad del incidente”.

La lectura del informe comenzó al mediodía en el Congreso de la Nación, ante la atenta mirada de los familiares de los 44 submarinistas que formaban parte de la misión del ARA San Juan a mediados de noviembre de 2017, cuando perdieron todo tipo de contacto con la Base Naval Mar del Plata, a donde regresaban tras un viaje a la Patagonia. El documento fue elaborado a un año y medio de la conformación de la comisión Bicameral que investigaba en el Parlamento la tragedia de forma secreta y en paralelo a la causa judicial que tiene en sus manos la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez.

El informe revela que el presidente Macri “como jefe de Estado y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia”, y que “sostuvo en el cargo al ministro (Oscar Aguad) luego de los hechos y de su cuestionable desempeño”. Según Infobae, en la foja 74, el documento apunta a que en las “escasas oportunidades en las que (Macri) apareció vinculado con la temática lo hizo en forma superficial, sin ejercer nunca su mando ni comando sobre la fuerza y muchas veces demostrando falta de empatía con los familiares de los tripulantes”.

El informe de la comisión Bicameral apunta a que la tragedia del ARA San Juan se desencadenó a partir de un incendio luego de que ingresara agua al sector de baterías, lo que de acuerdo con la investigación produjo un cortocircuito por la concentración de hidrógeno. El documento apunta a la falta de inversión en las Fuerzas Armadas, aunque asegura que no se puede afirmar que la falta de mantenimiento en el navío fuese la causante del hundimiento, así como tampoco la reparación de media vida realizada durante el gobierno de Cristina Kirchner, ya que las soldaduras del casco resistieron.

El duro informe también apunta a la cúpula de las autoridades navales, incluido el propio Aguad. Señala que “evidentemente existió una subestimación de la gravedad del incidente, situación que no permitió que aflorara un sano criterio de la necesidad de coordinar apoyo para el submarino siniestrado”; y señala la gran cantidad de internas que existían dentro de la Marina. “Las internas y cuestionamientos de algunas decisiones entre la Jefatura de la Fuerza a cargo del Almirante Marcelo Srur y el jefe del Comando de Adiestramiento y Alistamiento Contralmirante Luis López Mazzeo, llegaron a un punto tal que las decisiones que tomara el primero motivaron la presentación de retiros en forma colectiva, algo inédito desde la recuperación de la democracia hasta nuestros días en la Armada Argentina. Esto refleja una enorme falta de conducción y de subordinación”.

Respecto a Aguad, el informe es aún más lapidario: señala que el ministro de Defensa y sus funcionarios tuvieron una reacción tardía y que “evidenció una falta de conducción ante la crisis, el ocultamiento de las circunstancias de la tragedia a los familiares de los tripulantes y a la opinión pública”. En este sentido, asegura que Aguad cometió una “grave irresponsabilidad funcional en las circunstancias que rodean a la tragedia”, y que las autoridades “se corrieron del centro de atención, dejando a la Armada al frente del manejo de la crisis, omitiendo la supervisión y control del manejo de las operaciones, como también en la comunicación y relación con los familiares y la sociedad”.

Pero además, el informe revela una frase insólita que pronunció el ministro Aguad en su intervención ante la Bicameral, cuando le dijo a los diputados y senadores que “todos los días las tres armas, que tienen aviones, que tienen barcos, todos los días tienen que salir a ejercitar con elementos que son muy antiguos y todos los días con el Jesús en la boca rogando que no pase algo”. “El submarino era el arma más moderna que tenía la Armada”, reveló el ministro tiempo atrás en la Bicameral secreta, según se desprende del informe final.

Lo aún más llamativo es que según el informe, el ministro de Defensa estaba en conocimiento del estado de la flota. “No puede descartarse su responsabilidad política en cuestión, dado su conocimiento específico”, afirma, y remarca: “Hay una clara responsabilidad política y administrativa de Aguad".

Aunque el informe revela varias hipótesis alcanzadas tras un año y medio de investigaciones y reuniones, y será elevado a la Justicia, será la jueza Yañez la que deberá definir si se encuentran pruebas suficientes para avanzar en la causa, que hasta ahora no tiene a nadie imputado ni procesado.

Dejá tu comentario