Me-Gusta-960x120-CARO
Deportes |

Argentina mereció un poco más pero solo terminó empatando contra Chile

Argentina y Chile empataron 1 a 1 al cabo del encuentro correspondiente a la séptima fecha de Eliminatorias Sudamericanas que se disputó en Santiago del Estero, con goles de Lionel Messi, de tiro penal, para el conjunto local, a los 24 minutos, y Alexis Sánchez a los 35 para la visita, ambos en el primer tiempo.

En los primeros movimientos se observó la sociedad inicial que podría complicar al elenco andino. Nicolás Tagliafico se juntó con Di María por el sector izquierdo y la jugada provocó una prematura amonestación para Galdames.

Argentina tuvo más la pelota y sobre los 20 apareció el VAR para rever la determinación del árbitro de ignorar un claro penal de Maripán sobre Lautaro Martínez. Desde los doce pasos, el astro rosarino engañó a Claudio Bravo con una sutileza y festejó el 1 a 0 para que la Argentina se aferre a la cima de las posiciones.

Sin embargo, cuando parecía que Argentina se acomodaba con la ventaja, Chile llegó al empate a través de una pelota parada. Un centro frontal de Aránguiz encontró por el segundo palo a Gary Medel y el ex Boca habilitó a Alexis Sánchez que tocó corto para poner el 1 a 1.

Antes del descanso Argentina estuvo a centímetros de volver a ponerse en ventaja. También con un balón detenido, Lionel Messi buscó el ángulo superior izquierdo de Claudio Bravo, pero en ese segundo duelo ganó el arquero.

En el complemento Scaloni buscó mayor profundidad con el ingreso de Ángel Correa en lugar de Lucas Ocampos, mientras que la salida de Martínez Quarta por Lisandro Martínez se basó en la amonestación del central.

En una de sus primeras apariciones el delantero del Atlético Madrid se juntó con Lautaro Martínez que extendió el riesgo hacia la llegada de Di María que no definió bien. La claridad de Rodrigo De Paul y el potrero de Correa conformaron los aspectos más peligrosos de la Argentina. Juntos complicaron a la defensa chilena; y en una infracción que le competió Eugenio Mena a Correa le permitió a Messi tener otra chances con una pelota parada, pero el travesaño le negó el grito al capitán argentino.

Antes del cierre, Messi improvisó dos obras magníficas que fueron desactivadas por el arquero chileno que determinaron el empate definitivo, que en definitiva fue justa aunque Argentina tuvo alguna pequeña diferencia más por intención que por juego.

Dejá tu comentario