Deportes |

Argentina tuvo que esforzarse al máximo para derrotar a Dominicana

El equipo de Sergio Hernández derrotó a República Dominicana por 102 a 97 en tiempo suplementario, tras empatar en 88 con un triple agónico de Vildoza, sumando su segundo triunfo en los Panamericanos de Lima.

Con la misma energía que en el debut, pero sin la misma efectividad, el elenco argentino tuvo que adaptarse a un inicio mucho más parejo. Los dominicanos, jugando al límite, llevaron a su rival a la frustración y a un contexto de goleo bajo y posesiones largas, impidiendo ataques rápidos y fluidez. Así y todo, la Selección se las ingenió para tomar la ventaja y cerrar el primer cuarto por 21 a 18.

En el segundo cuarto, el trámite se terminó de deslucir. Y Dominicana sacó provecho de eso sacando seis de ventaja y generando algunas dudas. La virtud de Argentina fue adaptarse a un partido totalmente distinto al de Uruguay y ponerse el overol sin complejos. En ese contexto, Deck fue baluarte (9 al descanso) y también Brussino (8 puntos).

Tras el descanso, el equipo de Hernández inició con otra confianza para tomar una rápida máxima de 11 (48 a 37 en apenas dos minutos). Esa distancia trajo serenidad. Y esa serenidad permitió mover mejor la pelota y encontrar mejores tiros. Vildoza tomó las riendas, Garino aportó su habitual intensidad y Delía sumó buenos minutos. El combo derivó en una ventaja tranquilizara al final del tercero (66-55), luego de un tremendo triple de Gallizzi en los segundos finales (su primer triple en la Selección).

No obstante, Dominicana no se rindió. Siguió luchando. Y aprovechando un inicio desconcertante de Argentina, metió un parcial de 15 a 0 que le posibilitó al conjunto de Néstor García pasar al frente por 70 a 66 a falta de 5’41. Se puso todo negro. Campazzo no encontró nunca los caminos y la desesperación arruinó la esperanza. Los dominicanos fueron sólidos y llegaron al cierre con todo para ganar. Incluso lo merecían. Pero fallaron en acciones determinantes y algunos libres y Argentina, con mucho empuje, se acercó para acceder al desenlace con una única oportunidad. Oportunidad que Luca Vildoza aprovechó y que le permitió a la Selección empatar el marcador a falta de cinco segundos, cuando parecía directamente fuera de partido.

Dominicana sintió el golpe. Y ya no fue el mismo equipo en el suplementario. Campazzo, lejos de su nivel pero con el compromiso que lo distingue, tomó el mando, Deck volvió a confirmar que está en alto nivel (otra vez goleador con 24), Brussino se fajó y anotó un triple determinante y Garino aportó en defensa para que el equipo de Hernández tomara el mando y ya no lo abandonara nunca más. En el basquet, las victorias no se merecen: se concretan. Y Argentina, sin merecerlo, terminó derrotando a Dominicana. Fue 102 a 97 con mucho por corregir.

Dejá tu comentario