Policiales |

Arturo Chesini: "no puedo dejar la casa sola porque me roban todo"

El productor de la zona del Gualeyán, a pocos metros de la ruta 14, señaló que en lo que va del año ha sufrido carneadas de ganado vacuno y porcino, además de la desaparición de un ejemplar caprino. Destacó que cuando tiene que viajar a la ciudad lo hace por un tiempo corto por temor a que le roben.

El productor, oriundo de Costa Uruguay Sur, radicado en la Zona del Gualeyán hace tres décadas, expresó que desde que se inició la pandemia “los robos se multiplicaron sufriendo la pérdida de 9 animales entre vacunos, porcinos y caprinos, que traducido en plata son unos 270.000 pesos”. Además contó que “los robos y carneadas se han dado en un campito de 50 hectáreas, que es propiedad de la familia y de un campo que arriendo en la zona”.

Dijo que desde febrero o marzo “me tienen a maltraer con los robos, hechos delictivos que se profundizaron con la pandemia. La verdad es que me siento algo desprotegido. Primero con el aislamiento que nos impusieron cerrándonos el acceso a la Ruta 14 por calle Sobral y por la falta de mayor presencia policial en el destacamento del Gualeyán que está cerca de nuestra casa. Antes, la presencia era continúa y se hacían controles a todos los que pasaban por el lugar. Desde hace un tiempo eso no se ve y es motivo de preocupación porque se observa el paso de vehículos y personas que no son de la zona”.

EL productor agregó que “en el campo que tengo arrendado del otro lado de la Ruta 14 desaparecieron dos animales, que encontré luego de unos días. En una zona de monte no es fácil dar con los vacunos, pero el revoloteo de caranchos nos llevó a las osamentas. Los rastros indicaron que fue una carneada”. Asimismo, Chesini sostiene que “todo lo que roba y carnea en la zona es por vía terrestre. Matan y sacan por la ruta en una zona compleja por ser de monte cerrado. No creo que los cuatreros vengan por el arroyo Gualeyán, aunque no lo descarto totalmente”.

Continuando con los hechos uqe tuvo que soportar, indicó que “me robaron otros ejemplares vacunos en mi campo, además de dos chanchos y en los últimos días una ternera. Había dejado un rodeo de terneros en lo que queda de una pradera el viernes, ese día viajé a la ciudad regresando de noche, razón por la que no los pude encerrar. Siempre los encierro y les doy ración por la seca y consecuente falta de pasto, esa noche no lo hice y al otro día me encontré con una desagradable sorpresa. El sábado amanecí con la noticia de que faltaba una ternera del lote que enseguida descubrimos a unos 350 metros de la casa en el monte. Mejor dicho encontramos la cabeza, el cuero del animal y algunos huesos, quedando claro que la zona está vigilada por sujetos que estudian nuestros movimientos y golpean cuando nos retiramos, en mi caso, por algunas horas de nuestros establecimientos”.

El productor conto que “hace un mes estábamos reunidos con la familia, comiendo en horas del mediodía, mientras que en unos matorrales, a 500 metros de la casa divisamos movimiento. Está claro que nos estaban espiando, saben todos los movimientos que hacemos”.

Dijo que la denuncia por el último hecho, la efectuó en la Comisaría Novena y que “personal de la Brigada de Abigeato estuvo varias horas en nuestro campo estudiando la zona, averiguando quienes podrían ser los posibles autores del hecho”.

Contó que “en una explotación como esta, hacemos de todo un poco, en su mayoría trabajamos con vacunos, ovinos, algunos caprinos, cerdos, gallinas, pollos y una quinta que producimos para nuestro consumo”. Señaló que “como tantos otros productores vivo de lo que produzco. Me faltan unos años para jubilarme y cobrar una suma fija todos los meses”

Asalto a mano armada

Recordó que hace 10 años “dos personas encapuchadas nos asaltaron a punta de pistola cuando estábamos durmiendo. Me pedían la plata, la plata. Curiosamente fue después de que vendí una máquina pulverizadora, pero yo no tenía el dinero que me pedían. Les di lo que tenían, se llevaron la guita, y elementos de valor de la casa, luego de atarnos a mi mujer y a mí. Cuando pude desatarme, hice la denuncia, actuó la policía, pero lamentablemente el hecho nunca se aclaró”.

Dejá tu comentario