Policiales | Santiago del Estero

Asesinó de 12 puñaladas a su hijito de tres años mientras dormía

Le pidió a su hermano que lo matara tras asesinar al pequeño. Los investigadores encontraron en una de las paredes una leyenda que decía "perdonen, los amo". Investigan si también lo atacó con un martillo. Ocurrió en Santiago del Estero.

Un brutal y despiadado asesinato generó ira y conmoción en Santiago del Estero. Un sujeto asesinó de doce cuchillazos a su hijo de tres años mientras dormía, para luego herirse con aparentemente otra arma en distintas partes del cuerpo.

La tranquilidad que reinaba en la zona oeste de la capital de dicha provincia fue interrumpida cerca de las 13, cuando decenas de uniformados en camionetas y motos llegaron a una casa ubicada sobre calle Borges al 600, describe el diario El Liberal.

Los efectivos de la Comisaría Décima habían sido alertados de que en el interior de la propiedad de la familia Torres Murad se había cometido un crimen. De inmediato ingresaron a la casa y hallaron a un sujeto completamente ensangrentado.

La escena más macabra se vivió en el interior de una de las habitaciones, en el primer piso, donde un niñito, de apenas tres años, yacía tendido sobre una cama cucheta, sin vida.

A metros del cuerpo del pequeño había un cuchillo tipo carnicero, el cual sería el arma homicida. En tanto su padre era reducido en la puerta de otra habitación.

Personal médico, expertos de la Dirección de Investigaciones entre ellos la División Homicidios y Delitos Complejos Criminalistas y forenses, llegaron a la casa para iniciar las averiguaciones.

El supuesto homicida fue identificado como Germán Adolfo Torres Murad de 34 años quien según las averiguaciones de la policía vivía con su madre Margarita Murad (75); su hermano Fernando Ariel Torres Murad, el niño Germán Samir Torres, de 3 años.

Mientras el presunto asesino era trasladado al Regional, ya que se había autolesionado, el forense examinó el cuerpo del menor y constató que tenía al menos 12 cuchillazos los cuales perforaron sus órganos vitales.

Fuentes cercanas a la investigación indicaron que algunas de las lesiones habían atravesado el cuerpo del niño ya que era de contextura física delgada. Luego de trabajos de los peritos de Criminalística, el secuestro de las evidencias, el cadáver del chico fue trasladado a la morgue para ser sometido a una autopsia.

Según indicaron los investigadores, de la casa de la familia Torres Murad secuestraron dos cuchillos, uno carnicero y otro tipo sierrita, también hallaron un martillo lleno de sangre, que podría haber sido manipulado por el agresor.

Los forenses que revisaron el cuerpo de Samir indicarán si también fue atacado con el martillo, a pesar de que no tenía lesiones visibles compatibles con este tipo de elemento.

Con sangre escribió "perdonen, los amo"

Además de la trágica escena del cadáver del pequeño Samir, los investigadores encontraron en una de las paredes una leyenda que decía "perdonen, los amo".

El acusado quien está imputado por el delito de homicidio doblemente calificado por el vínculo y alevosía, aparentemente con la sangre de su hijo realizó el escrito que estaba dirigido a sus familiares.

Los expertos realizaron extracciones de la sangre para ser cotejada. Una de las sospechas de los investigadores sostiene que el menor podría haber sido atacado de un certero cuchillazo mientras dormía, ya que nadie lo escuchó gritar.

Mientras que la otra hipótesis indicaría que Torres Murad le habría tapado la boca para que nadie pudiera auxiliarlo.

"Tomá matame", le pidió el homicida a su hermano

Si bien hasta ahora todo es materia de investigación y los expertos trabajan bajo total hermetismo por orden del fiscal interviniente, los detectives habrían recreado las últimas horas de la familia y del niño. Según las primeras averiguaciones, la familia había tenido una noche "extraña", ya que habían hecho fumigar la casa por una invasión de hormigas y recién pudieron dormir casi al amanecer. Cerca de las 10.30 la familia había desayunado y cerca de las 11.30 nuevamente se acostaron a dormir, todos menos el atacante.

Al contrario de cómo sucedía todos los días, el pequeño en lugar de ir a dormir con su abuela, se acostó en la cama cucheta donde dormía su padre.

En tanto que Germán quedó en la planta baja, más precisamente en el sector de la cocina, ya que debía preparar el almuerzo para todos. No se sabe aún qué pasó enseguida, cómo se dieron los últimos minutos de vida del pequeño. Cerca de las 13, el acusado con su cuerpo completamente ensangrentado a los gritos despertó a su hermano avisándole lo que había hecho, y mientras amagaba con entregarle un cuchillo sierrita, le decía "matame, dale matame". Allí Fernando corrió hasta donde estaba el niño y al ver que ya no tenía signos vitales llamó a la policía, ubicada a dos cuadras de su casa.

Pericias toxicológicas y psiquiátricas

Pasadas las 20.30, el último parte médico indicaba que Torres Murad se encontraba internado en la sala de Terapia Intensiva con pronóstico reservado, tras haber sido intervenido quirúrgicamente ya que una de las heridas le habría perforado el pulmón. Según se supo, presentaba lesiones en el cuello, brazos, pecho y a la altura de la muñeca.

La Fiscalía a cargo de la causa solicitó que la policía custodie al sujeto a quien además se le practicaron análisis toxicológicos. Otra de las medidas que el representante del MPF solicitó sería pericias psiquiátricas, las que serán realizadas según su recuperación.

¿Brote psicótico o venganza en contra de su ex pareja?

Según se supo, desde hace un año y medio el menor había sido entregado por su madre (que residía a dos casas del lugar) a su padre para que él se hiciera cargo. Desde entonces con ayuda de la abuela del niño, el homicida criaba al pequeño. Los efectivos recibieron testimonios a los otros moradores de la casa quienes indicaron que Germán era violento con el niño a quien consideraba "muy inquieto" y por ello el niño recibía brutales golpizas.

Además, según la información recolectada por los expertos, el imputado es adicto a las sustancias tóxicas y sin bien en la casa no hallaron ningún tipo de droga, sospechan que podría haber tenido un brote psicótico, producto de la desmedida ingesta.

El brutal homicida habría mantenido una pelea con su ex pareja la noche del lunes. Al parecer la mujer le había manifestado que quería mudarse ya que está en una nueva pareja con quien tiene un bebé.

Según fuentes que trabajaron en el lugar, la intención de la mujer era llevarse al niño a vivir con ella. Al cierre de la presente edición, los investigadores tratan de establecer qué sucedió entre las 11.30 y 13 donde Germán mató a su hijo, sin que haya testigos del macabro hecho.Fuente: El Liberal

1 ComentariosEnviarImprimir

COMENTÁ LA NOTA

Dejá tu comentario