Espectáculos |

Benjamín Vicuña sobre el casamiento: "Sé que puede funcionar o no"

El protagonista de ATAV se refirió a su futura boda con la China Suárez, madre de su hija Magnolia, en una nota con la revista Gente.   La vida cotidiana de Benjamín Vicuña (40) y la China Suárez (27) se da en el ámbito familiar, como padres de Magnolia (1), y en el laboral como compañeros de elenco de Argentina, tierra de amor y venganza. Esa permanente cercanía, lejos de generar cortocircuitos, los unió más como pareja. Así es que, luego de vencer varios prejuicios propios y hacer caso omiso a los comentarios de la gente, los artistas decidieron formalizar su amor ante el registro civil. "¡Voy a casarme por primera vez y a los 40 años! Y quiero hacerlo formalmente, sin subestimar ni exagerar ese rito hermoso de reunir y celebrar el amor. Todo se da en una instancia perfecta: cuando mis hijos pueden ser testigos conscientes de esta gran decisión. Sé que, como todo en la vida, puede funcionar o no. Pero voy valiente, avanzando sin miedo. Porque sino uno queda en lo pequeño, y así no se construye", exclamó el chileno en una entrevista con la revista Gente. Por otra parte, Vicuña también reflexionó sobre los pruritos que enfrentó al momento de enamorarse de la China, una mujer 13 años menor que él: "Estoy convencido de que, para bien o para mal, el amor se trata de intuición e impulso. Cuando comencé a enamorarme de ella, sabía que era más joven que yo. Y que eso tan intenso que se había encendido en mí tendría muchos 'pero'. Luego esa emoción tan fuerte, esa complicidad especial y las risas juntos, fueron más poderosos que cualquier prejuicio. Porque a la hora de enfrentarse con el amor en serio, siempre aparecen miedos… Y yo no tuve demasiado que pensar". Al final, Benjamín Vicuña llenó de halagos a la China Suárez y compartió uno de los secretos de la solidez de su vida conyugal: “Eugenia es una mujer con una madurez maravillosa. Entiende la vida como pocos. Entiende el presente como un regalo. Ella tiene una alegría que desborda la casa. Y cuando el amor es sano y potente, como el que ella me trajo, ilumina todo. Limpia todo. Es una gran compañera. Y entre menudencias cotidianas, es tremenda cocinera, pero mejor bailarina…¡Siempre hay baile en casa!".

Dejá tu comentario