Provincia |

Bettina Hill: "Trabajamos para que Irazusta vuelva a ser un pueblo pujante"

La joven y activa presidenta de la Junta de Gobierno de la mencionada localidad que próximamente pasará a ser comuna, entrevistada por ElDía, en el salón multiusos del Club San Martín, habló del pasado, presente y futuro del pueblo rural.

Fabián Miró

La localidad de Villa Eleonora, Estación Irazusta, mantiene la calma de un pueblo rural. Cuenta con trescientos habitantes que se ilusionan con la pavimentación de la Ruta 51. Los de mayor edad añoran los tiempos en el que toda la actividad se concentraba en la estación de Ferrocarril.

El asfaltado de la Ruta 51, desde Larroque, está llegando a la localidad. Falta muy poco para la culminación de una obra que terminará con el aislamiento que sufrió durante décadas el poblado debido al pésimo estado del camino que, en cada lluvia intensa, se tornaba intransitable.

Bettina, 34 años, contó que llegó a “conocer otra Irazusta, la de una localidad que sufrió con el cierre del ferrocarril, hecho que alteró a la población y redujo el número de habitantes”, además del aislamiento que “sufríamos cada vez que llovía por no tener un camino en condiciones”. Sumadas las dos problemáticas daban como resultado una “situación casi terminal para el pueblo”.

“Ahora, desde mi puesto de trabajo como presidenta de Junta de Gobierno, aspiro a que nuestra función tienda a reflotar en la localidad montones de cuestiones que hacen a los pueblos del interior; necesidades que se vayan cubriendo, y que con la culminación de la ruta 51, Irazusta logre recuperar tantas cosas perdidas”.

Señaló que en la zona trabajan muchas “producciones que se corresponden con actividades primarias, tales como agricultura, ganadería bovina y ovina, avicultura y apicultura”.

Destacó que muchas personas, oriundas de la localidad, terminada su etapa laboral, se jubilaron y “decidieron seguir viviendo en el poblado”; mientras que “otras emigraron”. Es por esa gente muy arraigada a su terruño, por los que siguen trabajando y viviendo, por los que quieren retornar que “trabajamos para mejorar la calidad de vida y apostar a las nuevas generaciones”.

Respecto a la concreción del asfaltado de la ruta 51, tramo Larroque-Irazusta, aseguró que es “un sueño que se va a hacer realidad y dejará de ser un camino desolado”. Señaló que la empresa que se hizo cargo de la obra “está en condiciones de seguir los trabajos”. Acotó que “ahora viene el tramo más complicado que es el comprendido entre nuestra localidad y Parera”. Dijo que la “empresa, adjudicataria subcontrató a dos empresas de Concordia que son las que se van a dedicar a la construcción de alcantarillas, puentes, dividiéndose los tramos Parera-Colonia Stauber y esta con Irazusta.”

Contó que la “obra original de la R51 fue modificada en lo que respecta a la ampliación y acceso a la localidad de Irazusta, modificación que permitirá urbanizar el pueblo y acceder a “una serie de beneficios”.

La salud

Recordó que “cuando el camino se cortaba y quedábamos aislados, como en las lluvias e inundaciones del año 2014, una chica que estaba próxima a dar a luz, hubo que sacarla del pueblo unos días antes de la fecha de nacimiento, debido que no podíamos correr el riesgo de que rompiera bolsa en Irazusta y no se la pudiera trasladar”.

Dijo que “ahora que se puede entrar y salir, abordamos con mayor tranquilidad un tema tan delicado como es la salud con el centro que funciona en el pueblo y en con conjunto con el hospital de Larroque, distante 13 kilómetros de nuestra localidad y de ser necesario un traslado al Hospital de Gualeguaychú”.

La Ruta 51

Una vez culminada unirá Larroque con Urdinarrain, pasando por Irazusta, Parera y Almada, pueblos rurales, de la mano del ferrocarril, que supieron ser prósperos tiempo atrás, que sueñan con un futuro mejor, la radicación de gente con ideas emprendedoras, siendo el turismo rural un atractivo a tener en cuenta.

Bettina indicó que los beneficios que traerá la ruta, cuando esté asfaltada en su totalidad, se dividen en dos partes. Una, la más importante, pasa por la “parte humana y la posibilidad de trascender a nivel local con un una mirada positiva al futuro”. Por otro lado, la unión de dos ciudades (Larroque y Urdinarrain), triangulando las rutas provinciales 20 y 16, ejercerá una acción muy importante en lo productivo.

Finalmente, en lo personal, destacó que “anhela desde la función pública hacer crecer este pueblo y devolverle lo que supo ser. Una localidad pujante que en el año 1930 tenía más habitantes que la propia ciudad de Larroque. Queremos solucionar, ponerle fin a una serie de falencia que transformaron a Irazusta, como otras localidades, en un pueblo relegado”.

Dejá tu comentario