Me-Gusta-960x120-CARO
Deportes |

Boca estuvo más fino en los penales ante Patronato y está en semifinales

Boca Juniors volvió a pasar de ronda en la Copa Argentina por penales, esta vez ganando 4 a 2 luego de igualar 0 a 0 frente a Patronato en los 90 minutos regulares. Ahora se cruzará en semifinales con el vencedor de Argentinos Juniors y San Telmo.

El arranque le resultó prometedor a Patronato, ya que casi hasta el cuarto de hora no solamente le jugó de igual a igual a Boca, sino que hasta se arrimó con algunas posibilidades concretas al arco defendido por Agustín Rossi.

Pero conforme pasó ese tiempo de los entrerrianos en el partido, Boca empezó a tomar el contralor del encuentro por el propio peso jerárquico de sus individualidades, y por ende las acciones de riesgo se mudaron hacia el arco de Matías Ibáñez.

El final del primer tiempo dejó la sensación de que Boca podría acercarse a la victoria, quizá más por decantación que por juego, ya que la falta de ideas, salvo Almendra, conspiraba contra esa posibilidad.

Pero apenas iniciado el complemento se lesionó Juan Ramírez y entonces el mediocampo boquense se quedó sin la única fuente de dinamismo que tenía, máxime cuando su reemplazante fue un jugador tanto lento de movimientos como Cardona, que fue Diego González.

A partir de entonces fue que el desarrollo del encuentro se emparejó y hasta promediar la segunda etapa ese equilibrio hasta le permitió en una acción ciertamente aislada y propiciada por el arquero Agustín Rossi con un error de cálculo, que el amonestado Gabriel Gudiño, de flojo desempeño, dilapidara una muy buena opción para abrir el marcador.

La función de Gudiño fue la de controlar a Frank Fabra y se terminó desgastando en esa tarea, dejando de lado lo que mejor sabe hacer, que es profundizar por el costado derecho del ataque de su equipo.

La paridad en las acciones se mantuvo hasta la media hora del segundo período, cuando el conjunto Rojinegro empezó a mirar con cariño el empate que lo podía llevar a los penales, y entonces Boca fue el que volvió a tomar las riendas del encuentro.

Apenas superados los 30 minutos el colombiano Fabra hizo lo que mejor le sale, que es proyectarse por izquierda, y un centro bajo suyo recorrió toda el área chica sin que la estirada de Orsini le permitiera convertir su primer tanto con la camiseta de Boca.

Los cambios de Battaglia parecieron tardíos, porque si bien Boca terminó apropiándose del terreno defensivo de su rival, le faltó tiempo para poder perforar la muralla que Patronato edificó delante de Ibáñez con el único objetivo de esperar la llegada del pitazo final del árbitro Pablo Echavarría.

Llegaron los penales, apareció la figura de Rossi para atajar un penal clave y Boca metió los cuatro penales que ejecutó para dar otro paso, sin merecerlo demasiado pero con el oficio necesario para seguir en carrera.

Embed

Dejá tu comentario