Deportes |

Boca no pasó sobresaltos, venció a Paranaense y sigue en carrera

Boca sacó pecho ante Paranaense: volvió a ganar, esta vez 2-0, fue superior en los 180 minutos y mostró personalidad para este tipo de duelos. Ahora en cuartos va con Liga de Quito. ¿Y con River en semi?

Boca pasó este miércoles a los cuartos de final de la Copa Libertadores 2019, después de vencer por 2-0 en La Bombonera a Athletico Paranaense, tras el 1-0 de la ida en Brasil.

El conjunto de Gustavo Alfaro demostró su superioridad en el primer tiempo, aunque recién en el complemento logró reflejarla en el resultado. En ese período inicial amenazó con Nicolás Capaldo (tapó Santos) y dos veces con Nahitán Nández, una vez con un disparo alto y otra con intervención del arquero.Después de la única llegada visitante de Nikao, el Xeneize volvió al ruedo con una clarísima de Capaldo que terminó con Pedro Henrique madrugando a Carlos Izquierdoz y con un remate por arriba de Ramón Ábila.

Pero en el complemento el arco se abrió. Wanchope dominó por derecha y definió con potencia a los 11 para el primero. Enseguida, Marco Ruben perdió con Esteban Andrada y Mauro Zárate desperdició un mano a mano con el arquero.

Boca

Con los ánimos ya calmados, en el quinto minuto de descuento Eduardo Salvio se dio el gusto de gritar su primer gol con la azul y oro: recibió por derecha, enganchó y definió al primer palo. Fue la frutilla del postre de una noche de solidez xeneize.

Ahora, Boca ya piensa en Liga de Quito, su próximo escollo camino a su sueño.Y si bien en cuartos de final de la Copa Libertadores tendrá a los ecuatorianos, será inevitable que el hincha xeneize tenga un motivo más para querer pasas de rueda: es que si Boca pasa y River le gana a Cerro Porteño, habrá un nuevo Superclásico copero, esta vez en semifinal.

El detalle emotivo del partido estuvo en la despedida de Nahitán Nández: el uruguayo salió reemplazado a poco del final por el Toto Salvio, y la Bombonera, literalmente estalló en aplausos. Es que Nández demostró hasta el último partido con la camiseta de Boca que su dedicación fue absoluta, que su entrega inmediata y que en su último partido hasta le peinó la pelota a Wamchope Ábila para dejársela servida al 9 para que haga el gol. Sin dudas, el uruguayo será uno de esos jugadores que se extrañará y que tendrá por siempre las puertas de Boca para volver.

Dejá tu comentario