Ciudad | Botnia UPM | Medioambiente

Botnia construirá una pastera con capacidad de 2,1 millones de toneladas

La empresa finlandesa UPM confirmó este martes una inversión de más de 3.000 millones de dólares para construir una polémica segunda planta de producción de pasta de celulosa en Uruguay.

La inversión contempla 2.700 millones de dólares para una planta industrial en el departamento de Durazno (centro) y 350 millones de dólares en instalaciones portuarias y logística, según un comunicado de la empresa.

La otra planta de UPM está sobre el río Uruguay, pertenecía a Botnia y fue durante años el centro de un grave conflicto diplomático entre Argentina y Uruguay, alentado por el gobierno kirchnerista.

La usina comenzará a funcionar en el segundo semestre de 2022 y los trabajos de construcción arrancarán "de forma inmediata".

El gobierno uruguayo del izquierdista Tabaré Vázquez y UPM negociaron durante años un acuerdo -cuyos términos no fueron revelados- para este emprendimiento industrial que se instalará sobre el principal río interno del país, el Río Negro.

El proyecto ha generado críticas de científicos, ambientalistas y ciudadanos de a pie que temen por el futuro del curso de agua, y de la oposición política, que cuestiona las concesiones del Ejecutivo a la empresa.

De los pocos datos que se conocen del acuerdo firmado entre la empresa y el gobierno del Frente Amplio resalta que la planta funcionará en un terreno en régimen de zona franca, con exoneraciones fiscales que otras empresas no tienen.

Según UPM, pagará anualmente por esos beneficios unos siete millones de dólares.

La construcción de esta planta industrial, la tercera "papelera" de gran porte en este país de 3,4 millones de habitantes, ha estado rodeada de polémica.

UPM afirma que la usina "representa lo último en tecnología en la industria" y promete "excelentes niveles de seguridad y desempeño ambiental" en consonancia con "recomendaciones internacionales para las plantas modernas". Además, asegura que "el desempeño ambiental de la planta se verificará con un monitoreo integral y transparente". Estas aclaraciones se dan en el contexto de una ciudad que se ha levantado y ha marchado en 13 oportunidades contra la contaminación de sus ríos y su aire.

Dejá tu comentario