Policiales |

Bruno Oroño despertó del coma farmacológico y hay optimismo en su recuperación

Los médicos bajaron la medicación y por primera vez en más de un mes de internación en terapia intensiva, el joven de 18 años que recibió un piedrazo en su cabeza, abrió los ojos. Lo mantienen con asistencia respiratoria y sigue siendo un paciente de riesgo, pero responde a los estímulos. Ayer se abrió una luz de esperanza para la familia Oroño. 36 días después de ingresar al Hospital centenario con un grave traumatismo cráneo encefálico, Bruno abrió los ojos, reconoció a sus padres y respondió a los estímulos.  “Estamos muy contentos y esperemos que siga así, porque la alegría que tuvimos hoy fue increíble”, indicó el padre en declaraciones a ElDía. Daniel Oroño no pudo ocultar su alegría por esta muestra de gran avance en la recuperación de su hijo, luego de muchas horas de angustia y de impotencia que incluso contó con la movilización de familiares y amigos la semana pasada hasta los Tribunales, en reclamo de justicia para el agresor de Bruno. “Lo despertaron un poquito y está más conectado con la realidad, responde a los estímulos. Lo que le preguntas lo entiende realmente, antes movía la cabeza pero nos sabíamos si era por instinto, pero hoy (por ayer) estaban muy contentos los médicos porque lo despertaron, abrió los ojos y respondió”, indicó. Se lo mantiene conectado al respirador artificial, “pero lo tiene por prevención me dijo el médico para que no se exija demasiado con la respiración porque ahora, al entrar a conocer a la gente que está a su lado, se excita demasiado y los médicos no quieren que se altere, porque al entrar en razón es como que quiere hablar con nosotros, quiere moverse, hacer cosas y se desespera entonces le ponen el respirador a un 40 por ciento”. Bruno continúa alojado en la Terapia Intensiva del Hospital Centenario como desde el primer día, pero tras los signos que mostró ayer en su evolución, el optimismo es otro. “Su estado sigue siendo crítico y tiene una falla hepática por toda la medicación que ha tomado en este tiempo, y los médicos están trabajando en tratar de solucionar eso, pero la parte neurológica va más que bien, mucho mejor de lo que se esperaba”, comentó el padre del joven de 18 años. Mientras la familia aguarda por la evolución de la víctima, en la justicia prosigue la causa por el delito de lesiones que se abrió contra el adolescente de 17 años que habría sido quien arrojó la piedra a la moto que manejaba Oroño. El lunes 7 se realizó una marcha que convocaron los familiares y amigos del joven hospitalizado en reclamo que la investigación que lleva adelante la fiscal Lucrecia Lizzi cambie de imputación a una tentativa de homicidio porque según lo indicó la familia, el dolo estaría probado. El 11 de diciembre, Bruno recibió un fuerte golpe en su cabeza cuando transitaba a bordo de una moto. El supuesto responsable es un adolescente de 17 años que habría manifestado ante la fiscal Lucrecia Lizzi que su intención no era lesionar a Oroño, sino al que iba como acompañante.El fuerte piedrazo con un adoquín le provocó una fractura de cráneo y una lesión cerebral que habría dejado secuelas. Daniel Oroño manifestó en el inicio de la marcha que la convocatoria partió con la intención de “concientizar a las autoridades, fiscales, jueces, de que los chicos a partir de los 16 años que son medianamente imputables y cometan un hecho grave, vayan preso. No puede ser que quede libre. Tiene que pagar de alguna forma, o bien yendo preso o que se le brinde una ayuda, pero no puede seguir lastimando personas por el solo hecho de que es menor. Si no lo internan o hacen algo para que se recupere, que vaya preso”.  

Dejá tu comentario